Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

SEP183. ESTHER, de Francesc Barberá Pascual

Hace ya unos meses que me mudé a Stherling con la esperanza de rehacer mi vida. Sin embargo, cualquier intento por conseguirlo ha resultado esthéril. Todo me recuerda a ella. Por las noches duermo sobre su estherilla de playa. Veo una y otra vez aquellas películas con las que nos desthernillábamos de risa. Me sigo poniendo el jersey de poliésther que tanto le gustaba. Y por si fuera poco, he acabado cayendo en sus mismas adicciones. Ahora me fumo dos paquetes de Chesther al día y como sin ningún control. Me he abandonado totalmente. Apenas salgo de este esthercolero en el que se ha convertido mi casa. Ya no sé qué hacer. Ayer fui al médico para ver si me podía ayudar. Me dijo que vigilara el colestherol y me recetó unos estheroides para el asma. Además, me ha aconsejado que cambie mis hábitos y emplee el tiempo en otros menestheres. Lo he intentado, pero no puedo quitármela de la cabeza. Creo que ha llegado el momento de volver a encontrarme con ella,
pienso mientras me coloco el cuchillo a la altura del esthernón, dispuesto a escuchar, por última vez, los esthertores de la muerte.

48 Respuestas

    1. Muchas gracias, La Marca, o mejor dicho Miguel Ángel. Me doy por satisfecho si te ha hecho sonreir. Acostumbro a hacerlos más cortos, pero en esta ocasión no sabía por dónde cortar. Gracias por el consejo. Un saludo!

  1. Y yo me he desthernillado de risa por tanta gracia en esthe relato. Es lo que tiene la cosa que hay nombres que dan mucho juego o juegos que dan mucho nombre. Te deseo suerte por tu imaginación y trabajo.Abrazo.
    p.d. La próxima chica mira que no lleve nada intercalado o sí.

    1. Muchas gracias, Antonia. He de decir que la idea del relato se la pedí prestada a Jorge Fernández-Bermejo. Él escribió “El anacoreta”, que juega con el nombre de Ana. Y se me ocurrió hacer lo propio con Esther. Un abrazo.

  2. Es genial, Francesc. Aunque existe el nombre Ester sin hache (así es mi segundo nombre 🙂 sin duda tu micro gana con esa hache intercalada que hace más patente y potente el nombre de la chica y su constante recuerdo.
    El texto se lee con una sonrisa hasta el trágico final.
    Un abrazo.

    1. Gracias, Sara. Precisamente, en un principio lo titulé Ester y las palabras que conteían el nombre, no llevaban la hache intercalada. Pero lo di a leer a varias personas y practicamente nadie se percataba del juego de palabras, así que lo cambié. Un abrazo.

    1. Muchas gracias, Susana. La verdad es que empecé a escribirlo a partir de una lista de palabras que contenían “ester” y que no tenían nada que ver entre sí. Así que tuve que darle bastantes vueltas a la cabeza. Un abrazo.

  3. ¡Pero que bruta soy. Leyendo el comentario de Sara me he dado cuenta de que la historia es triste, pero es tan original el texto que no vi, o no quise ver ese final tan tristón. A veces una es mala lectora.
    Buen relato de todas formas.

  4. Hola Francesc, en este “menesther” de comentar decirte que me quedé sorprendida del gran amor por Esther que siente el protagonista. Lo has dejado patente durante todo el relato hasta ese final tan trágico. Te felicito.

    Un saludo
    Rosa.

Dejar una respuesta