Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

SEP38. FILOSOFÍAS PARA SEPTIEMBRES, de Miguel Jiménez Salvador

De nuevo aquí, de nuevo ahora.
Mis relojes comienzan su lenta procesión de retrasos, unos segundos cada día, armónicos, sincronizando mi cuerpo a una realidad, hoy un autobús que se marcha, demasiado pronto. Demasiado pronto para hacer tardes.
Mientras: me busco en los bolsillos, doblo erguidas esquinas, camino en círculos, presiento la crecida de las noches, un silencio pardo va conquistando el parque por el norte,… En el otro extremo, el jardinero resiste, parapetado tras los setos, mojando a los transeúntes, musitando después una disculpa de niño travieso.
Nunca es tarde para las puertas abiertas.
No me voy cariño, ni a por tabaco ni a por nada; me vuelvo, conmigo,… Me llevo, como alforja, un buen viaje, iniciático, en toda la boca.

23 Respuestas

    1. Si es que me lío Anna, me lío.

      Si hay requerimiento popular me comprometo, más adelante (me gusta ver qué desentiende cada uno), a destriparlo.

      De todas formas te adelanto lo de las tardes, y es que este pobre infortunado está todavía tan confundido que, por confundir, hasta confunde las palabras por el deseo, por el deseo, y donde venía tarde le vienen las tardes que ha pasado con los pies descalzos sobre la hierba y el reloj en un cajón y… (no estoy seguro de haberlo arreglado, je je)

      Gracias Anna, un saludo.

  1. Me quedo con lo de ‘Nunca es tarde para las puertas abiertas’. Pero, Miguel, es mucho mejor filosofar en primavera :o). Espero tu destripe porque adivino estampas muy personales en tu collage de ideas. Suerte y un abrazo.

  2. Un relato intimista para la vuelta a la realidad y a las rutinas, intuyo en él una cierta depresión postvacacional. Míralo desde un lado positivo, encontrarse de nuevo con las letras de los amigos es siempre una fiesta.

    Suerte y un abrazo.

  3. A mí me haces pensar que estas escribiendo poesía, ese decir interior que solo entienden los lectores de poesía y los que están en situaciones parecidas. Únicamente las tres frases finales me hacen caer en las separaciones que se producen al regreso de las vacaciones. En tu relato, quizás, el protagonista es más cobarde y bocazas que realmente quiera dar la segunda oportunidad al matrimonio. Uff, que difícil es esto de interpretar.

Dejar una respuesta