Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

SEP82. COMO UNA ESQUIRLA, de Javier Palanca

Se dice que Víctor Balbuena volvió ciego de la guerra.
Según los médicos, a causa de una esquirla de metralla alojada en su cerebro. Según él, no era más que vista cansada; un hartazgo de visiones insoportables que transformaron la miseria humana en resultados.
Aquel día, con la nieve blanqueando el pueblo, y cuando intuía que la frialdad de sus dedos anunciaba los últimos suspiros de sus agotados pulmones, me hizo llamar.
Ya junto a su lecho de hierro forjado,me dijo, con palabras entrecortadas por la fatiga, que su peor condena había sido no volver a discutir con mi padre tras la contienda, que no había vuelto a tener un contrapunto como él en aquellass tertulias del casino y en las entonadas lidias en fiestas.
Yo, desconcertado y emocionado, le pregunté si no había sido peor la ceguera, y fue entonces cuando él me regaló la complicidad:
-Tienes los mismos ojos verdes de mi añorado amigo Eladio.

31 Respuestas

    1. Gracias, Montesinadas, por el comentario. Para mi, la parte del amigo es el mensaje importante del relato. Vivían discrepando sin problemas hasta que se vieron enfrentados con armas que ellos no necesitaban.

      Mis abrazos

    1. Gracia, Juan Manuel, por apreciar el final, ya sabes que en los micros suele ser importante. En este no solo quise desvelar lo de la ceguera sino que también se viera la importancia del amigo perdido por estar en bandos contrarios en una guerra que a ellos no les hacía ninguna falta.

      Saludos y abrazos

  1. los demás comentaristas ya lo han dicho todo… así que decirte que a mi también me ha gustado tu relato…
    el héroe de mi propio relato ( el 52) podría haber reaccionado de la misma manera… quien sabe… quizás su ultimo vástago podría haber tenido los mismos ojos que su amigo del alma por ejemplo…

  2. Felicidades Javier por este relato. Tiene muchos matices, la ceguera “selectiva”, en este caso una preciosa idea, cuando ya se cansa uno de ver tanta sinrazón. Otro matiz, la vuelta y comprobar que al que más echas de menos es a aquel con el que aparentemente discutías. Y el broche final,cuando confiesa al nieto sus secretos mejores guardados.
    Me parece sencillamente perfecto.
    Un abrazo.

  3. Vaya Javier, bonita puesta en escena de la “ceguera selectiva”, cuento con ese trasfondo de dejar pensando al lector, tiene esa ternura de las historias tristes. Pregunta -ya sabes que soy preguntona- por qué el título es “COMO una esquirla”?? ese como se me hace curiosísimo.
    Abrazos

  4. Gracias Mel, por el comentario y la pregunta. El titulo se inspira en la frase más común de “como una espina clavada”.Esa espina para él es la perdida del amigo a causa de una guerra que los puso en bandos distintos. Como en el texto sale una esquirla inexistente puse en metáfora una que si está.
    Bueno, esa era mi idea.

    Mil besos

    1. Ahhh, gracias por la explicación. No es la primera vez que te pregunto por un título tuyo, pensarás que soy mema, pero es que no me gusta quedarme sin acabar de entender las cosas. Claro tampoco había caido del todo en que pudiesen estar en bandos opuestos, que pena verdad?. Gracias!!

Dejar una respuesta