Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

SEP97. UN VOLUNTARIO, de Juan Fuente (Barlon)

Empujé la puerta con sumo cuidado y cierto temor. Me sorprendió que cediese con tanta facilidad. Accedí a una habitación atiborrada de cajas, trajes coloristas y objetos varios descansando en un caótico orden. En el otro extremo había una salida, y de nuevo el miedo acarició mi piel; habían sido unas extrañas experiencias las últimas vividas allí. No sabría cómo contarlo cuando regresase. La hoja me cedió el paso sumisa, y penetré en un gran salón, en realidad un escenario, conviviendo en aparente poca armonía con los palcos y el patio de butacas.

La escasa luz y la soledad hicieron que me sintiese actuando ante una congregación de fantasmas que en aquel momento estuviesen aplaudiendo mi aparición. Por un momento creí ver a alguien cruzando la entrada que yo atravesé una vez, pero me sobresaltó una sirena lejana que parecía estar presentando mi número a gritos. A pesar de todo me reconfortó el sonido familiar.

El local estaba cerrado, ni siquiera el eco de mi presencia habitaba allí. Una sensación a lugar muerto me oprimía, pero solo podía esperar a que abriesen.

Me pregunté sonriendo qué pensaría Rosa cuando aquel mago me hizo desaparecer.

36 Respuestas

    1. ¿No será que te estás comiendo un polvorón? Aún así sera cosa de pasar el plumero y la escoba. Pues sí, Marca, David ha hecho un cameo:era el tipo que pasaba por allí. Y este mes he tenido que descartar dos relatos, no sé que me ha pasado, será la primavera.

      Saludísimos, amigo.

    1. Lo de la intriga forma parte de mi vida, Monty; cuando nací no sabían con certeza si era niño o alimaña. La suerte la voy a necesitar, me temo, cada vez que lo veo pierde un poquito más de brillo para mí.

      Saludísimos.

    1. Ya te dije en tu caseta que llegué a pensar que te me habías adelantado. Por suerte hemos cultivado relatos complementarios. Evidentemente el tuyo es mejor.

      Está bien ambientado porque uso ambi pur aroma percebe.

      Gracias por mentirme y llamarlo estupendo.

      Ah, la chica sí estaba, sí. La vi abrazadísima a Brad Pitt y a George Clooney.

      Abracísimos.

  1. El final lo escribí con la tapa del tarro de colacao, por eso es como una pelota. Los subjuntivos puede que necesiten un poco de aceite, sí. La cosa es que me salió el cuentecito así, todo subjuntivado y lo acepté como era. Pobrecico.

    Muchas gracias por dignarte a leerme y el abrazo te lo multiplico por diez.

    Saludísimos.

  2. La verdad es que a mí este tipo de relato me agobia, me crea angustia al no saber qué está ocurriendo, si es un teatro o un sepultura. Una vez leía la frase final requiere la segunda lectura para de verdad disfrutar… o no, que sigo sin ubicarme. Imposible, me pierdo. Veré comentarios. No me entero, lo siento. Desaparece, pasa unas experiencias extrañas vividas allí (tras el escenario), hay otra salida que da a otro escenario, distinto del que desapareció? En fin, problema mío, seguro.

    1. Que maaaaaaaala señal tener que explicar un relato. Pero he de reconocer que un poco confuso si ha quedado. En fin, todo sea por la paz interior.

      La idea es que el voluntario desaparece en un sabe dios donde, a imaginar por el lector, por culpa del error de un mago. Luego de ciertas aventuras o desventuras, también a imaginar por el lector, la cosa es que el hombre de algún modo consigue volver, pero se encuentra el teatro cerrado y en penumbra (no abrirá todos los días a todas horas). El ambiente tétrico me salió un poco solo, pero es que uniendo magia a sitio solitario y con poca luz fue lo que me surgió. El señor ese que entra es otro pobre voluntario perdido, creo que meterlo fue el mayor error del relato.

      Eso es lo que hay, y el problema no es tuyo, no.

      Saludísimos.

  3. Te has abonado a los escenarios polvorientos y caducos ;o). He de confesar que me ha pasado un poco como a Ximens, al final no se muy bien si el voluntario reaparece vivo o muerto porque me pierdo un poco entre las puertas abiertas y cerradas y los sonidos. Espero, sinceramente, que Rosa no se llevara un disgusto.
    Unos besos pa ti.

    1. Lo de polvoriento no sé de donde lo habeis sacado, pero supongo que lo sugiero sin darme cuenta. Mea culpa, me fustigaré por tanta confusión. Rosa a lo mejor se lleva más disgusto si vuelve que si no :O)

      Abracísimos.

    2. A ese, a ese disgusto me refería yo, que quién sabe si no le empujó al voluntariado ese compinchada con el mago. El tiempo no me sobra, mentiria si dijese que leo todos los micros, asi que suelo seleccionar la ración diaria por autor primero, por título después, por que me cuadre que estén en primera página en ese momento o por el clásico pito-pito-gorgorito-aquí-pincha-el-ratoncito. Lo de comentar todos, ya se sale fuera de mi capacidad.
      A lo que íbamos: la mención del mes pasado me pareció merecidísima, á mi tampoco me salen siempre igual las lentejas, eso, aparte de imposible, sería aburrido.
      Pues decididamente, pásate cuando quieras y mira a ver si estoy. O sino, nos encontramos a medio camino, en ‘la capi’. Yo a la playa ya por estas fechas no voy,a no ser que haga temporal ;o)
      Un par de abrazotes

  4. Intrigante final, muy sorprendente, no lo esperaba. Por algo no me gustó salir voluntaria a ningún espectáculo ni de magia ni de hipnotizadores.
    Y nos dejas con el suspense, volvería no?
    Saludos

  5. Huy, Asun, que no sé yo si no me habrá quedado un texto demasiado intrigante. Y sí, la idea es que el individuo regresa y le toca esperar a que alguien abra el teatro. Cosas de no tener móvil.

    Muchas gracias por pasarte.

    Abracísimos.

  6. Me recuerda al personaje que hizo desaparecer Yolanda en su micro. Y con esa idea en mi cabeza, este voluntario invisible vagará por el teatro y los camerinos eternamente, porque el mago se murió y no hay vuelta posible.
    Un abrazo.

  7. Yo tampoco me ofrezco voluntario para acabar buscando una salida en un sitio como ese. Me parece un relato imaginativo por situar la narración “en el otro lado”, por así decirlo. Y me gusta esa mención a Rosa al final del relato, con todos los interrogantes que parece sugerir acerca de lo que supuso la desaparición del protagonista. Ya sé que no cuentas quién es ni qué relación tienen entre ellos, pero
    estoy seguro de que la mayoría ha pensado inmediatamente en que es su novia o su mujer. Y eso tiene la escritura de bueno, poder asociar dos ideas sugeridas en el papel sin que explícitamnete se expliquen.
    Saludos y suerte.

  8. Pues sí, Rafa, esa es la idea: Rosa es su mujer. Gracias, hombre, tus palabras me animan un poco; con este relato se me ha quedado la sensación de tener una buena idea pero no haber sabido contarla.

    Saludísimos.

  9. Efectivamente, Barlon, menuda putadilla. Por eso yo nunca me presto voluntaria a los trucos de magia. Porque eso de “truco” me parece un truco. Menudo relato complementario os habeis marcado Yolanda y tu. Estoy pensando en contar el intermedio. Ese donde tu chico y su chica se encuentran en el otro lado y surge el amor… Aunque no sé qué tal le sentaría a Rosa… Esto da para una novela muy divertida!! Mundos paralelos y paralelas (jiijijij).

    En fin, Juan, que tu relato me ha ENCANTADO!! Menuda vuelta!! Un abrazo.

  10. Barlon, ya me gustó tu relato del mes pasado y este no es menos. Eres genial inventando historias originales con finales sorprendentes y mil o dos mil matices que enriquecen tus atmósferas de misterio. Me encanta leerte. Abrazos.

  11. Me está sorpendiendo que me digais que os gusta, pero siempre se agradece. Con respecto a lo del misterio no sé si es tendencia mía o ha coincidido. Veremos como evoluciona la cosa. Muchas gracias por pasarte.

    Abracísimos.

Dejar una respuesta