Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

9. Servicio de habitaciones

La empresa daba muestras de deterioro, y Jaramillo, preocupado por lo que parecía ser el fin de su prostíbulo, prefería matar el tiempo reparando desperfectos en aquel renqueante negocio. En las habitaciones vacías, entraba y se ocupaba de la instalación, y en uno de esos cuartos observó algo que lo desconcertó. Unos cables pelados se asomaban al cabezal de la cama y amenazaban con descargar su fuerza en quien los tocara. Vio que no era como para causar grandes males o la muerte, aunque sí podría ser doloroso el menor roce. Mientras se afanaba protegiendo los hilos, que por cierto no alimentaban ninguna lámpara o aparato, entró un cliente casi desnudo, acompañado por una joven que le vendaba los ojos, le ataba las muñecas y lo tumbaba sobre la cama. La chica, acostumbrada a las estrecheces, se mostró indiferente a la presencia de otras miradas, y así sacó una fusta, se puso un antifaz, quitó las protecciones de los cables y echó al incrédulo electricista del cuarto. Mientras cerraba la puerta, la chica le guiñó un ojo y se dirigió a él en una lengua desconocida. Ya en el pasillo, Jaramillo escuchó unos gemidos desconsolados.

31 Respuestas

  1. Comentado en tu casa, pero añado e insisto que algo encendidos habrán acabado los personajes o al menos morados. :))
    Un abrazo y me alegro de tu retorno con el personaje más hecho de este mundillo nuestro.
    Saludos Juan manuel

  2. Eduardo Iáñez

    Con razón dicen que sobre gustos no hay nada escrito… ¿O era que sobre gustos ya está todo escrito? En fin, que es la tuya una propuesta interesante, sin duda.
    Saludos.

  3. Ángel Saiz Mora

    Un mundo curioso y extraño que combina el placer y el sufrimiento y, como testigo de excepción, nuestro amigo Jaramillo, quién mejor, que tuvo que ir a ejercer sus dotes de electricista a otra habitación. Si las paredes de estos establecimientos hablasen tendrían mucho que contar, o tal vez que callar.
    Suerte y un saludo

  4. Mª Belén Mateos

    Me encanta la naturalidad de la mujer cuando quita las protecciones de los cables, esta señorita se las sabe todas. Buen relato juan.
    saludos

    1. En la penúltima entrega, Nani, nuestro Jaramillo había abierto un cabaret de gordas, y en esta se cuenta el momento en que decidió abrirlo. La cronología está alterada para dar unidad a los micros, aunque estos se hilvanen.
      Un saludo
      JM

  5. Juan en la vida hay que probar de todo dime la dirección de este hotel, jajaja,seguro que le dejó el culo morado. Y la meretriz, sí, señor una autentica profesional. Muy divertido, un abrazo, Sotirios.

    1. Esa es la idea, Lorenzo, y de hecho ya tengo el esquema y un tercio escrito, pero me falta tiempo. Las píldoras que cuelgo en el blog y en los concursos son para ver cómo funcionan. Espero poder ponerme en septiembre a ello.
      Un saludo
      JM

  6. Rafa Heredero

    Si ese prostíbulo ofrece este tipo de propuestas no está mal que mantengan a un electricista, por si se corta el suministro. El personaje de la chica, con toda su profesionalidad e indiferencia, genial. Nos dejas otro micro divertido para este mes, a pesar de terminar con esos gemidos desconsolados.
    Suerte y saludos.

Dejar una respuesta