Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

39. Sidi Bou Saïd (Ginette Gilart)

Abda camina por las calles empedradas y empinadas de aquel pueblo; calle arriba, calle abajo, vía principal bulliciosa y callejuelas laberínticas más silenciosas. Sube hasta el faro y contempla el mediterráneo, regresa y pasa ante las tiendas de artesanía, ante los cafés que ofrecen té caliente de menta. Se cuela en callejas, para un rato a recobrar aliento bajo un balcón cargado de buganvillas; en las fachadas cuyo blanco daña a la vista trepa el jazmín que la embriaga un instante.
Da vueltas y vueltas pero no encuentra la salida, prisionera del lugar, sin escapatoria. Mira las puertas y ventanas que compiten con el azul del cielo, levanta la mirada hacia él y hacia su creador, justo en el momento preciso en que el pintor plasma su firma en el lienzo.

51 Respuestas

  1. Ines Z. López

    Nos has descrito de forma magistral un pueblo precioso. Maravilloso final, me gusta mucho tu relato de este mes.
    Besos, Amélie.

  2. Modes Lobato Marcos

    Bonjour, mademoiselle.
    Este mes te has superado.
    Así de simple.

    Una narración repleta de detalles, hecha de pequeños fragmentos que nos introducen de lleno en la historia.

    Y olemos la brisa del mar, y el jazmín.
    Y saboreamos el té…

    Y finalmente, como tu protagonista, nos damos cuanta de que estamos atrapados en un cuadro.

    Un beso y enhorabuena.

    1. Amélie

      Mon cher Modes, te agradezco el comentario.
      Lo que son las cosas, este relato no me ha costado tanto escribirlo y sin embargo parece que gusta bastante.
      Un beso.

  3. Una mujer presa en el laberinto de su propio cuadro o, más bien, del cuadro de quien la pintó. Me ha encantado, GINETTE, no solo por la sencillez con que se cuenta, sino por la belleza de la trama y lo preciso del argumento, que parece propiamente un mecanismo de relojería.

    Da gusto leer piezas de tal perfección.

    Un saludo,
    Mariángeles

    1. Amélie

      Bueno, bueno, me abrumas con tu comentario, sobre todo la última frase, no será demasiado? Pues muchas gracias, Mariángeles.
      Un beso.

  4. Izaskun

    Precioso el lugar al que nos trasladas en volandas, y muy bueno el final sorprendente, Gina. Has conseguido un relato sensitivo e interesante. Enhorabuena. Un besote.

  5. María Ordóñez

    Todo lo que pensaba decir al terminar de leer el relato, ya lo han dicho. Felicidades. Me ha encantado. Hay un pueblecito en el Perú, dónde también las puertas y las ventanas recrean el azul del cielo… No cabe duda, somos hijos de los mismos padres… ¡Lindo!

      1. María Ordóñez

        Se llama Paucartambo, y está en el Cusco. No lejos del Valle Sagrado de los Incas. Mi primer abuelo español, llegó allá en 1710. En el pueblito, las puertas y balcones son de ese azul que describes o que he imaginado gracias a tu hermoso relato. ¡Un abrazo!

        1. Hola María, fui a Google a conocer el pueblo del que me hablas y es cierto que las ventanas son del mismo azul que en Sidi Bou SaÏd, pero en lo demás son bastante distintos. Pásate por Google y teclea, ya verás que bonito es.
          Besos.

          1. María

            ¡Muchas felicidaes Amélie! Estoy encantada con la premiación. Mira, tus palabras me hicieron imaginar ese azul, que finalmente resultó ser el que tú también pensaste al escribir tu relato. Eso me parece fantástico. El pueblito que te digo es muy indígena, por lo tanto, en todo lo demás no debe parecerse al tuyo… Jaja! ¿No es maravillosa la literatura? Nos lleva crear y recrear hasta el infinito. ¡Un gran abrazo!

  6. María Cotero

    Al leer tu relato he sentido el deseo de volver a visitar a algunos de los bellos pueblos de la costa malagueña que coinciden con tu descripción. ¡Enhorabuena!

    1. Amélie

      Sí también son preciosos los del sur de España, como Mijas por ejemplo.
      “Pueblos blancos, calles empedradas….” cantaba Antonio Vega.
      Gracias por comentar, María.
      Un beso.

  7. Nos llevas a los cálidos pueblos de paredes blancas, al borde del mediterráneo y con olores embriagadores. Y el final que da sentido a ese laberinto, pone el broche perfecto.
    Saludos.

  8. Qué bonito el final! He sentido que estaba allí sentada delante de una puerta azul contemplando la escena. no sé si dentro o fuera del cuadro¿?

    Un abrazo, y gracias por tu lectura en Onda Cero, me gustó mucho

    Reyes

  9. Es un relato para enmarcarlo. No solo porque hable de un cuadro, sino porque has descrito el pueblo tan bien que lo has dibujado en nuestras mentes, haciendo que lo veamos con nitidez. La sorpresa final muy ingeniosa. Enhorabuena y suerte, Ginette. Saludos

  10. Blanca Oteiza

    Precioso relato que nos lleva por ese pueblo tan bien descrito que creemos verlo, sentirlo y olerlo. El final sorprendente y magistral.
    Un abrazo

  11. Ángel Saiz Mora

    Has dibujado tan bien este laberinto que, lejos de escapar de él, lo que se despierta el deseo de no salir nunca. El protagonista queda finalmente atrapado en ese lienzo, pero pienso que no debe de importarle, al fin y al cabo, que más puede pedirse que estar en el Cielo, o en un lugar que compite con él, en coincidencia de color y belleza.
    Muy buen texto, Ginette, te felicito.
    Un saludo y suerte.

    1. Amélie

      Precioso lugar sí, muy parecido al cielo, pero creo que a mi protagonista le gustaría poder salir libremente de él.
      Gracias por tu comentario,Ángel.
      Un beso.

  12. Precioso el retrato que nos has mostrado. Coincido con los comentarios anteriores. Protagonista, cuadro, lector… todos se encuentran curiosamente en el laberinto que tan bien has descrito. Mucha suerte 🙂

  13. Hummm…me has transportado con tus palabras, Gina. A mi no me importaría perderme en tu laberinto y quedar plasmada en él. me ha gustado mucho tu relato de este mes. Enhorabuena y un beso.

  14. bmateosg@hotmail.com

    Amelie. Preciosas pinceladas las que muestra tu relato, me llega la luz y el aroma de esos jazmines. Buen cierre.
    suerte, un beso

  15. Un relato lleno de sensaciones: imágenes, colores, olores y hasta sabores impregnan tu narración. Y la firma final del lienzo me parece majestuosa. Pintas muy bien Amélie, con pinceles muy finos y llenos de color.
    Suerte y abrazos

  16. Ana Fúster

    Creas un laberinto tan hermoso y sensual que dan ganas de no salir de él, pero al fin y al cabo es un laberinto, con todo lo que conlleva de pérdida de libertad. Afortunadamente, la protagonista queda para siempre congelada en el tiempo en un momento en el que al parecer es feliz, y además viendo cara a cara a su creador. Muy bonito. Saludos y suerte.

  17. Amélie

    Belén, Ana U, Anna, Ana Fúster, María y Elysa, muchísimas gracias por vuestros amables comentarios. Me alegro que os haya gustado mi laberinto.
    Besos a todas.

Dejar una respuesta