Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

60. Siluetas descalzas (Calamanda Nevado)

La noche del catorce de Abril, Neptuno, sus caballos blancos, ninfas y náyades, escucharon al mar murmurar que su fría morada oceánica albergaba cientos de aturdidos náufragos.
Antes que Poseidón, así lo llaman en las profundidades y en sus castillos dorados, reaccionara, sus delfines y corceles lo deslizaron por la marea, atraídos por música de violines que ellos y las olas bailaban, y él tarareaba maldiciendo la persuasiva desobediencia de su mundo acuático.
Extrañado y furioso, las aguas siempre le rendían pleitesía para no provocarlo, se dejó llevar por sus caballerías hasta un lujoso buque, hundido en el caos.
Observaba las miradas inocentes sumergirse cuando, sin dar crédito a sus ojos, vio abrirse paso a los espíritus de los jinetes del camarote ciento quince, cabalgando sobre elegantes monturas marinas. Trotaban una y otra vez sobre las aguas, trasladando pasajeros hasta embarcaciones de rescate.
Mientras, la neblina desdibujaba abrazos y sonrisas.

49 Respuestas

  1. J u a n P é r e z

    Lo primero que he hecho ha sido pellizcarme para ver si estoy despierto o soñando: ¡No he leído nada tuyo que me guste y me trastorne tanto como este micro! Estupefacto me he quedado por este soberbio cambio de registro con el que nos obsequias. Debe, impepinablemente, llegar muy lejos tu composición. Mientras tanto, a mí ya me tienes como galeote amarrado voluntaria y dichosamente a esta obrita inaudita y fantasiosa.
    Esplendoroso C a l a m a n d a. No olvidaré este momento taciturno en que te lo escribo.
    E l T o r r e r o E b r i o J u a n .

  2. Towanda

    Hola, Calamanda.

    Es soberbio, mitológico, impresionante… Un lenguaje cuidadísimo, por cierto.
    Digo, como Juan, que me tienes como “galeota” también.
    Besazos y suerte.

  3. Ángel Saiz Mora

    El protagonista no es el famoso trasatlántico, sino la mitología marina, algunos de cuyos personajes se convierten en héroes al protagonizar los rescates de los supervivientes; ellos, aun siendo semidioses, no pudieron salvar a todos, lo que está escrito nadie puede cambiarlo.
    Un abrazo

    1. Calamanda Nevado

      Ángel, quiza sea cierta esa idea ultima de tu comentario, y las cosas sean dificiles de cambiar; peo la posibilidad del cambio está ahí y se puede intentar. Gracias y abrazos.

  4. Esperanza Tirado Jiménez

    Un cuento submarino precioso. Casi te vas moviendo como las algas al compás de las mareas. Como La Sirenita versión Titanic.

    Felicidades
    Y mucha Suerte.

    1. Calamanda Nevado

      Amparo, fue tan teremendo lo que allí ocurrio, que no me atrevia a verlo así para contar alguna versión del suceso. Dentro de la tragedia que intenté que llegara la esperanza. Gracias y abrazos

  5. MªBelén

    Con que bellas imágenes nos has deleitado. La mitología siempre tiene algo de poesía y tu has acertado con ella… “cabalgando sobre elegantes monturas marinas” Me encanta !!!
    Besossss.

  6. Virtudes Torres Losa

    Calamanda, vaya estampa mitológica que nos ofreces.
    Se ve, se palpa, es todo tan bonito que dan ganas de estar ahí entre los jinetes, las sirenas, o los aturdidos náufragos.
    Aunque tu micro se desarrolle en las profundidades del mar, se merece estar en lo más alto.
    Suerte y besos.

    1. Calamanda Nevado

      Ximens, gracias por tus deseos. Pensé en los ocupantes del 115 como jinetes, y, fatalmente, en que fueron las primeras victimas para así ayudar a los demás. Saludos.

  7. Calamanda, ¡Qué bonitoooo! Con qué naturalidad has llevado todo el relato tratando temas y seres posiblemente inexistentes. Y digo posiblemente porque tú los haces prácticamente reales. Eso se consigue con un lenguaje sin artificios, y una imaginación extraordinaria. Me encanta la plasticidad de la última frase. Te deseo lo mejor.

  8. Ton Pedraz

    Enhorabuena Calamanda por esta dramática y bella escena poética. Estoy convencido que allá en las profundidades, Poseidón y sus secuaces no descansarán hasta que sepan del éxito obtenido.

  9. Isabel

    Madre mia Calamanda, has escrito un relato precioso, has colocado el hundimiento del Titanic entre los seres fantásticos que habitan las profundidades marinas, con palabras bellísimas.

  10. La música de violines, me ha despertado de ese cuento encantado, que “cuentas” con ese despliegue de personajes fantásticos que empleas en el relato. Esa música de violines tan atrayente y dulce, que a unos les hizo bailar y a otros dormir eternamente… Precioso…

  11. Antonia

    Bonito y mágico cuento con aires de leyenda antigua. Me gusta la riqueza de seres marinos y como navegan.Tus nos llevas por esas aguas a un final feliz. Mucha imaginación. Me encantó. Suerte y abrazo.

Dejar una respuesta