Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

82. Sin noticias(Juan Fuente/Branlon Mrando)

Era un pueblo pequeño, imperceptible en el mapa del condado de
Somerset, ahogado de cielos grises y días cortos. Por las calles los
chiquillos jugaban en cámara lenta gritándose unos a otros en
silencio. Sus madres se levantaban cada mañana de una cama enorme y
fría, vistiéndose de un luto desteñido e invisible. Reanudaban sus
tareas pensativamente: una sembrando con James, otra preparando el
desayuno con Bill. George se escondía entre las sábanas que Helen
aireaba con desgana y varias ordeñaban a sus animales con Irving y
Kevin, o bajaban a la fuente con Mike o Scott. Pero cada atardecer
todas se reunían en una misma casa, apiñándose en una sola habitación,
siempre preparadas para llorar. La voz sonaba armónica y animosa,
desentonando con la concurrencia casi fantasmal, y tras el parte de
guerra, divulgaba, de un modo más solemne, la lista de bajas.

Muy de vez en cuando el aparato le gemía a alguna el motivo para no volver.

27 Respuestas

  1. Virtudes Torres

    Triste, muy triste es el panorama que nos has dibujado.
    En esa isla(a la fuerza) de mujeres, la tristeza estaba latente.
    Me ha parecido ver a esos niños jugar a cámara lenta y gritar sin voz.
    Buena apuesta. No deja indiferente.
    Saludos.

    1. Ese “No me deja indiferente” me encanta. Gracias por el piropazo. He intentado reflejar la ausencia, la tristeza y el miedo. Este es uno de esos momentos en que la vida no da tregua a muchas alegrías. Muchas gracias.

      Besísimos.

  2. Es triste, pero muy tierno y profundo. Yo creo que has descrito muy bien lo que puede ser el amor. Ese sentir de que estás con alguien todo el día, aunque no esté presente y, si te falta, aferrándote a un recuerdo porque te niegas a admitir que tal vez no vuelva.
    Ay, qué bonito.
    Abrazotes.

    1. Pues muchas gracias. He intentado dotar al texto de profundidad, aunque en muchas ocasiones no se consigue. Es muy difícil vivir en la incertidumbre, parece que cada día pese más. No puede dejar de reagradecer tu visita y tus palabras.

      Besísimos.

  3. Esperanza Tirado Jiménez

    Casi se siente el frío y la humedad de las tierras inglesas. Me ha venido a la cabeza The Village, una serie de la BBC sobre ese mismo periodo histórico.
    Es como ver una fotografía con los tonos cada vez más desvaídos por el paso del tiempo y los recuerdos.
    Muy triste, pero preciosa historia.

    Suerte.

    1. Seguro que los guionistas esos de Te Viyaje se inspiraron en mi relato, más claro agua turbia. Si he logrado transmitir el ambiente ya me doy por satisfecho. Muchísimas gracias por tu comentario.

      Besísimos.

  4. Ángel Saiz Mora

    Un refugio de mujeres que cuidan de los niños, mientras sus maridos se juegan la vida en una contienda de la que puede que no regresen. Solidaridad y falsa seguridad cuando están juntas, que se disipa al atardecer, cuando el receptor les recuerda que hay una guerra implacable con sus bajas.
    Fantástico, Branlon, me ha gustado mucho.
    Suerte y un saludo

  5. Ángel, para elevar la moral tú. Siempre dejas unos comentarios muy alentadores. Es un verdadero placer que visites mi chabola, y si realmente te ha gustado mucho ya ni te digo. Muchísimas gracias. Aunque creo que no has pillado la idea. Los nombres son los de sus maridos, no de sus hijos, pero yo te quiero igual.

    Abracísimos.

  6. Señor Barlon. Ya le comenté en privado que el relato tenía miga, pero de la buena. Toca la pena de cerca y la amargura de fondo. Me ha gustado mucho, pero mucho. Le felicito y le deseo suerte 🙂

    1. Barlon Mrando

      Pues he de agradecerle doblemente, y más viniendo de alguien de su categoría. Pero no me diga cosicas tan bonicas que aluego me hago ilusiones y al final me llevo el palo. He de confesarme que hasta me gusta a mí un poquito. Suerte necesitaré.

      Abracísimos.

  7. La ausencia retratada con magistral realismo. Esa imagen de la mujeres realizando sus tareas en “compañía” de sus amados ausentes me ha parecido muy original y acertada.
    Suerte y abrazos

    1. Me ha salido un relatico serio y tal. Cosas que tiene uno. Me gustaba la idea que ellas los tuviesen consigo a pesar de la distacia y el miedo. Siempre intento ser original, aunque a veces con poca suerte. Inmenso placer que te pases por mi morada.

      Besísimos.

  8. Esther Gomez

    Las guerras siempre dejan islas de mujeres que se arropan entre ellas para no sentir el frio de la soledad , el abandono y la incertidumbre. Me gusto mucho.
    Un beso

    1. No sabes como agradezco tus palabras, Esther. Las guerras dejan demasiadas cosas expuestas al frío. Multiplican todos los males de la humanidad. Y en momentos difíciles te apoyas en quien sea aunque no lo conozcas. Gracias de nuevo.

      Besísimos.

  9. Barlon, un microrrelato que juega con los lectores hasta el final, pues nos engañas como chinos, o como inglesas en este caso. Me gusta lo que cuentas, cómo lo cuentas y, sobre todo, lo que ocultas.

    Un buen trabajo.

    ¡Suerte con el concurso!

    Abrazos.

    1. Contar sin explicar es de lo más difícil, sí he logrado acercarme ya me doy con un diente en los cantos. Tus alentadoras palabras valen el doble cuando vienen de un maestro. Te las agradezco once.

      Muchos abracísimos.

  10. Blanca Oteiza

    Qué historia tan bonita aunque muy triste. Has narrado y descrito muy bien el pueblo, a las mujeres y esa espera de noticias.
    Un saludo

  11. Sí, a veces las historias tristes también pueden ser bonitas, aunque parezca incongruente. La debilidad une a la gente, se espanta la soledad, se atenúa el miedo y se consuela el dolor. Malas vivencias para el que haya de sufrirlas. Enormes gracias.

    Besísimos.

  12. Sorprendente, me gusta que los relatos no sean parecidos a ningún otro, por su tema o por su forma. Y el tuyo cumple la primera, le has dado una vuelta al tema del mes y además nos has metido en esa habitación con las mujeres a la espera de las malas noticias.
    Abrazos

    1. Eso es lo que intento, Asun, pero no siempre se consigue. Y yo no creo que estén esperando malas noticias, solo aguardan el alivio de no oir ciertos nombres. Me postro a sus pies por dignarse a visitar mi morada.

      Besísimos.

  13. Hola, ya llego a tu isla aunque sin resuello. Las mujeres, esas heroínas de la guerra sin medallas que trataban de mantener una vida mínimamente normal sin perder la cordura, sin ayuda y, muchas veces, sin esperanza. Tu relato se me antoja en gris y verde, con pequeños algodones ovinos. Suerte, amigo.

  14. Pues no tengo palabras para agradecerte las tuyas ¿Acetarías un euro de chopolate? Lo cierto es que tienes razón, el introducir a los niños aporta un pelín de confusión, pero quería acercarme al pueblo desd elejos y mostrar como era la vida en él. Puede que haya fallado. Miy y una gracias por pasarte.

    Besísimos.

  15. Antonia

    Uy, aún no lo había comentado. Tienes un buen principio y un excelente final. Lo del medio muy bien llevado, y aunque tuve que leerlo dos veces para enterarme de tanto personaje, luego vi que era como debía ser, y me parece que se merece como mínimo mención, por su contenido también. Así que mucha suerte y un abrazo.

  16. Rafa Heredero

    Está bien tu retrato de la campiña inglesa (si el condado de Somerset puede incluirse en esa categoría), o lo que sea, por cómo nos cuentas que la vida sigue allí, a pesar de la guerra, aunque sea en silencio y a cámara lenta. Me encanta la retahíla de nombres masculinos que utilizas, prescisamente los ausentes, para destacarlos aún más. Y la angustia que nos sabes transmitir de las mujeres que escuchan el parte de bajas, esos nombres que son los que no quieren oír.
    Suerte y saludos.

Dejar una respuesta