Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

100. Sonsoles y Arístides

Sonsoles sigue soñando con aquellos pasodobles en la plaza del pueblo cada noche de fiesta pero, desde hace ya tiempo, se conforma con imprimir un movimiento rítmico a su mecedora. Situada junto a la ventada, solo el ronroneo de Arístides sobre sus rodillas es capaz de sacarle una sonrisa. Cada noche de luna llena, el minino parece embrujado, se revuelve dentro del pequeño piso y araña los cristales hasta que Sonsoles le deja salir de jarana.

Arístides tardará en volver. Días, semanas… Sonsoles le sueña disfrutando sus siete vidas mientras ella despide, meciéndose cada vez más despacio, lo poco que queda de la suya. De vuelta al hogar, esta vez Arístides se queda en el alféizar de la ventana. Cauto, mira al interior. La nueva inquilina, inmóvil, agudiza el oído. No encuentra el origen de ese crujido acompasado de la madera y se pregunta qué quiere ese gato famélico maullando a la luna.

15 Respuestas

  1. Cómo me gusta, Mar, el crujido acompasado que dejas sonando en la madera. Cómo provocas la imaginación, estableciendo sutilmente un paralelismo en las vidas de Arístides y Sonsoles. y el vínculo que todavía busca el gato… Que relato más elegante, Mar.
    A ver si no va a ser mérito tuyo… Porque me han dicho que la luna provoca verdadera magia.
    Felicidades

  2. Si hay animal que sabe que quien muere nunca termina de irse, ése es el gato. Qué bien por Arístides (para que no extrañe tanto) y qué mal por esa nueva inquilina, tan poco perceptiva ella 😉

    “Arístides tardará en volver. Días, semanas… Sonsoles le sueña disfrutando sus siete vidas mientras ella despide, meciéndose cada vez más despacio, lo poco que queda de la suya.” : estas frases son la perla del texto.

    MAR, ha sido un gusto leerte.

    Cariños, Mariángeles

  3. Precioso relato. Está muy bien dibujado. Un tránsito que al final duele pero que endulzas de una manera maravillosa conjugando la soledad de la protagonista, el minino y por supuesto la Luna. Mucha suerte 🙂

Dejar una respuesta