Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

140. TERAPIA DE GRUPO

-Bienvenido Mut, ahora eres parte de nuestro grupo.

No he sido capaz de traspasar la verja, pero puedo oír la reunión mensual de Gatos Ladradores. Lince me habló de ella el otro día cuando estábamos en la peluquería felina. Son un grupo de gatos que se sienten perros. Me aconsejó acudir porque según él mi cerebro está atrapado en el cuerpo de un ser que no le corresponde. Tiene razón. Lo que no le he confesado es que esta desazón la arrastro desde la época de Tutankamón, cuando al morir junto al faraón éste me concedió un alma eterna, y desde entonces me reencarno cada cincuenta años en una raza de gato distinta a la anterior.

6 Respuestas

  1. J u a n P é r e z

    ¡Quién fuera intérprete en esa pequeña Onu de Aristogatos! No pudiste escoger mejor el nombre de la protagonista, que cada vez “alumbra” una especie singular y diferenciada de la que ya ha gozado. Tu mente preclara ha acertado eligiendo la enigmática y más que milenaria mitología egipcia para ir al “no va más” en las literaturas de animalillos. Creo, que allá a lo lejos, se remueven risueñas todo tipo de dunas y arenales……y esfinges…..¡¡¡Bien por Tí, me dicen…..

  2. Martín Zurita

    Hola, Estibaliz.
    Después de lo comentado por Juan, poco cabe añadir. Salvo, en plan genérico, que me ha gustado mucho esta terapia de grupo con sorpresa del antiguo Egipto. Besos.

  3. Ángel Saiz Mora

    Estar atrapado en un cuerpo que no corresponde debe ser uno de los peores dramas, cuando la verdadera naturaleza dice una cosa, pero el envoltorio, obstinado, nos encasilla en otro ambiente que produce infelicidad. A todos nos da miedo la muerte, la posibilidad de desaparecer para siempre, pero si la eternidad es esto no sé si firmaría. Es muy original traer Egipto a nuestros días, como también pensar que los animales pueden más conciencia de la que parece y que no puedan expresarla como querrían, aunque adopten terapias psicológicas modernas para ir tirando.
    Un abrazo Estíbaliz. Suerte

  4. Jesús Garabato Rodríguez

    Esto, más que una concesión, parece la peor de las maldiciones egipcias. Además, suponemos que llegará un día en el que no haya más razas gatunas en las que reencarnarse. Curiosa historia la que nos cuentas, Estíbaliz. Saludos y suerte.

  5. Una buenísima forma de abordar tangencialmente temas tan controvertidos y trascendentales como lo son la reencarnación y la identidad de género, y todo con una cuota del exotismo y misterio de los gatos del Antiguo Egipto…

    Diez de diez, ESTIBALIZ. Me encantaron tus gatos ladradores.

    Cariños,
    Mariángeles

Dejar una respuesta