Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

59. Término

Aquel día puso mucho empeño. Rechazó cualquier ingesta y dijo a su mujer que no le molestasen bajo ningún pretexto. Los últimos meses lo había ido dejando pero se acercaba la fecha de entrega. Había aceptado el encargo anónimo porque el adelanto adjunto era sustancioso. El resto, sin determinar, le sería abonado al término de la obra. Rejuveneció, rescató su imaginación del desguace etílico. Las ideas procreaban en su cerebro. Renacido, se paseaba por el pueblo con el porte petulante de otrora, cuando le llovían los pedidos. Poco a poco arrinconó la efigie y se abandonaba desganado a la molicie del aguardiente. Un telegrama recordatorio hizo que se enzarzara de nuevo con la frialdad de la roca. En su taller, rodeado de espátulas y buriles retomó la tarea. El cincel mordía enérgico, rastreaba febril en las entrañas de la piedra, olisqueaba y apresaba los sentimientos agazapados. Con cada golpe de martillo la escultura se volvía más real. Trabajó sin pausa y, en la noche lo encontraron gélido, abrazado a la figura que, con aquellos rasgos tan humanos, y el gesto satisfecho por la labor terminada, presidiría más tarde la lápida de la tumba de su autor.

10 Respuestas

  1. Mª Belén Mateos

    Un estupendo relato. Un trabajo prometido a un anónimo que bien pudiera ser la propia muerte, que se quiere cobrar algún pacto que hiciesen , como quizás el éxito en su vida. Una sonrisa final por su promesa cumplida y entregada. Queda abrazado a su última obra, la que siempre estará presente entre sus cenizas.
    Me encanta, suerte, abrazos.

  2. Me ha gustado mucho la manera en la que vas dejando ir una historia que te empuja en su lectura para saber qué ocurre en realidad. Y respecto a la manera de decirlo, y las figuras que has utilizado, solo puedo que quitarme el sombrero. Mucha suerte 🙂

Dejar una respuesta