Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

76. Tetas

Como una anguila, me escurrí entre las  piernas de mi madre al nacer. Mi extrema delgadez no le hizo ni cosquillas en el parto. Broté esmirriado, famélico, enclenque; vamos, una birria.

Los pechos de mi madre fueron mi baluarte, dos cántaros de leche inmensos que, frente a todo pronóstico, me sacaron adelante.

Nunca sabré si fueron las mamas opulentas de mi madre, las de aquella mujer que Fellini nos mostró en Amarcord, o las de la Jurado, las que como una ola de espuma blanca y rumor de caracolas, me llevaron desde párvulo a desear siempre a mi lado a una mujer de senos grandes, descomunales; un escarpado y voluptuoso  paisaje donde retozar mi menudo cuerpo.

Me casé con tres mujeres: Elisa,  Felisa y Basilisa y no, no puedo decir que no fuera feliz. He amado, he reído y llorado, pero sólo ahora lo hago a mi manera.  No me asusta el final a pesar de sentirlo cada vez más cerca, creo que al fin he encontrado el sendero; quizá sea por  Bárbara,  la nueva recepcionista del asilo, quien me aporta suficientes razones para seguir de pie, o al menos dos.

 

24 Respuestas

  1. Margarita del Brezo

    Una manera delicada, elegante, sugerente y divertida de hablar de las tetas. Y una sinopsis perfecta de toda una vida.
    He disfrutado con la lectura, y de qué manera.
    Saludos navideños, Raquel.

  2. A mí parece un relato muy bueno Raquel, felicidades. El comienzo me recuerda un poco al protagonista de la novela de “El perfume” (te lo digo como un halago porque es una novela que me encanta).El resto del relato sigue una línea humorística que, en mi opinión se acerca a lo esperpéntico, si caer nunca en lo chabacano (que sería lo fácil).
    Me ha encantado. Espero que el jurado sepa apreciarlo como se merece.
    Besos navideños!
    Sandra.

  3. Ángel Saiz Mora

    Un relato valiente, rompedor y muy simpático, con un protagonista con las cosas muy claras, tocado por la suerte de tener siempre la compañía apropiada para seguir ese rumbo vital suyo de la forma que siempre deseó, disfrutando a su manera. A pesar de ser una birria debe tener un gran atractivo, porque las encandila a todas.
    Un abrazo Raquel. Suerte y saludos navideños

  4. Raquel, tu relato confirma eso de que “sin tetas no hay paraíso”. Reconstituyente, además de divertido. Se deduce que las tres esposas, e incluso la recepcionista, eran teutonas, no cabe duda. Una pequeña errata: en la frase “He amado, he reído y llorado” se te ha caído una “m”.
    Gracias por las risas que nos regalas,
    Besos.

    1. Querido Maestro, yo no sé si en el paraíso habrá tetas, pero espero que haya siempre sonrisas, eso sí. Bien grandes.
      Quizá no se entienda bien el relato, pero las 3 esposas no son teutonas, de ahí sus nombres acabados en “lisa”, es por ello que sigue buscando “su paraíso” hasta el final de sus días. My way.
      Besos de vuelta.

  5. MªBelén

    Un buen y generoso homenaje a las tetas. Divertido, Rápido y lleno de detalles que tras una segunda lectura ves que han sido trabajos, elegidos y puestos con la idea de realzar la historia,como esos nombres de sus mujeres que todos terminan en “lisa”.
    Un relato original, diferente. Tienes arte para las letras y aquí hay una muestra.
    Un beso grande Piel.

  6. Reve Llyn

    Jajajajaja…genio y figura hasta la sepultura el de tu prota. Y claro que si amó a sus tres mujeres, lisa y llanamente, sin sobresalientes.

    Un saludo Raquel.

  7. La vida de tu personaje gira alrededor de dos buenas tetas y eso se convierte en el eje de su personalidad y de su forma de vivir. Un buen argumento para el “my way” de esta convocatoria.
    Suerte y besos

Dejar una respuesta