Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

13. TRAMA Y URDIMBRE (Jesús Alfonso Redondo Lavín)

─ Este hombre, cada vez está más huraño y más sordo. Mira lo que nos ha traído. Lo titula la boda. Fíjate, el novio parece un mono y el cura un tragaldabas.

Las tapiceras, en la Real Fábrica de Tapices del portillo de Santa Bárbara, expertas ya por muchos años en la rutina de su trabajo, ponían tanta concentración en el charloteo como en su oficio. La trama de lana, de idéntico color al fijado en el cartón-modelo, manejada con habilidad por sus dedos, quedaba anudada en la urdimbre; un corte de tijera y un golpe de espátula para apelmazar; vuelta a un nuevo nudo y de vez en cuando un rapado de superficie para enrasar.

─ Me dijo mi tío, el palafrenero de palacio, que un sangrador le aconsejó que abandonara el albayalde,  que aquel montón que tenía en su casa era el origen de todas las desgracias de su familia y de su sordera.

En el altillo abalconado del taller otras tejedoras, a media luz, charlaban de sus cosas cuando una de ellas interrumpió la tertulia. ─ ¡Uy!, perdonad, me voy corriendo, me están tirando de la pata, debe ser el moscardón que entró esta mañana con Goya.

12 Respuestas

  1. Calamanda

    Jesús Alfonso, que bueno, cuanta informacion y fantasia. El albayalde decian en mi familia era muy toxico, no se por tu tierra se verá igual. Suerte y saludos

  2. Ángel Saiz Mora

    Un repaso de lo más interesante al arte de tejer tapices, que se desprende de la conversación de unas mujeres artesanas que trabajan a partir de un cartóm de cierto sordo genial, cuya carencia física y mal genio se atribuyen a un componente que será tóxico, pero tiene una denominación bien bonita.
    Un abrazo, Jesús. Suerte

  3. Jesús Alfonso Redondo Lavín

    Albayalde: Carbonato de plomo; muy tóxico; es causa del saturnismo que produce anemia y destrucción de la mielina de los nervios que entre otros efectos causa sordera.

  4. Nuria Rubio

    Relato “bien tejido”, uniendo realidad y ficción (observo que tienes querencia por el relato con base histórica; eso me gusta).
    Entre la trama y la urdimbre, leo/escucho las voces de las artesanas tapiceras y descubro qué es “albayalde” (ya me vale, amando como amo la pintura…)
    Un saludo con suerte, Jesús Alfonso

  5. Jesús Alfonso Redondo Lavín

    No solo se empleaba en pintura, las mozas, para parecer más “blanquicas” se lo ponían a modo de maquillaje y terminaban todas enfermas. También se achaca a la pila de Albayalde que Goya tenía en su casa de Madrid, que era también su taller de trabajo, la causa de la muerte temprana de 6 de los 7 hijos que tuvo con su mujer, Pepa Bayeu, que también murió joven. No me extraña el mal carácter que se le puso a Goya con los años.
    Sí, la historia da pie a muchos relatos y a veces es más sencillo eso, que imaginarse otra cosa. Además aprende el que lo escribe y el que lo lee. Seguro que no vas a emplear más el carbonato de plomo. Pero, no dejes de pintar.
    Gracias por tu comentario.

    1. Nuria Rubio

      Ayer soñé que volvía a pintar (hace tiempo que no lo hago). Advertí al proveedor de material que no me diera “albayalde”… Ya ves, lección tan aprendida, que hasta la sueño.
      Nota: No sé si leerás esto. Pero me apetecía contártelo.

Dejar una respuesta