Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

Tras el objetivo (Izaskun Albéniz)

Salió del pequeño valle dejándolo todo a su espalda, sin mirar hacia atrás, y comenzó una nueva vida al otro lado de la frontera, lejos del peso asfixiante de sus apellidos. Se alistó persuadido de que hacía lo correcto, e ingresó en filas como tantos otros, sin conocer el alcance de sus actos, ni las consecuencias que estos tendrían en su vida. Todos hablaban de la guerra que había comenzado como si fuera algo breve y lúdico, casi cercano a una partida de ajedrez y por ello, nunca imaginó que casi cuatro años después, su vuelta a casa estaría diezmada en fortuna, vida e ilusiones.

El frente le había provisto de disciplina, orden y cierta frialdad necesaria para la supervivencia que le había sido útil hasta la última mañana del mes de mayo cuando, tras el visor, reconoció un ademán familiar en las filas enemigas. Parpadeó sorprendido por lo que había contemplado mientras una sensación amarga sacudía su estómago y dudó un segundo antes de disparar; el instante preciso en que una bala certera recorrió la breve distancia que le separaba de los ojos grises de su hermano menor. Fue su última fotografía de la batalla.

12 Respuestas

  1. Mª Belén Mateos

    Si la guerra ya de por si es cruel y sin sentido, nos relatas esta historia entre dos hermanos en distintos frentes con trágico final.
    Muy bueno. un beso Izaskun

  2. Salvador Esteve

    Izaskun, las guerras son terribles, y la visión de un hermano en el punto de mira de su arma refleja la tragedia en toda su crudeza. Muy bueno. Y reiterarte mi gratitud por tu bonito regalo (PDF) de los Microrrelatos del Azar. Abrazos.

  3. Izaskun, te llevas el premio a la imagen más ‘preciosa’ del mes. Le has sacado mucha rentabilidad literaria a ese final. Los ojos grises, todo lo que dicen esos ojos grises haciendo referencia al bando contrario es fabuloso. Cuando lo he leído me he imaginado unos ojos grises maravillosos, da igual que en tu relato estén puestos en el que acaba disparando; incluso me ha dado la sensación que es el
    Color de tus ojos aunque supongo que solo en la ficción. Y lo de la fotografía es escalofriante y deja grabada otra imagen final en blanco y negro. Fenomenal a ver si este mes es el tuyo y no me habías dicho nada eh jeje suerte y abrazos.

  4. María Ordóñez

    Qué bien has descrito la carne de cañón que alimentan los ejércitos en las guerras. Uno no supo ni a qué, ni por qué iba a dejarse matar o a morir, y el otro cayó víctima de lo mismo…seguro… Redondo relato. Felicidades!

Dejar una respuesta