Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

13. TRAS EL VIENTO, LA TEMPESTAD (Ángel Saiz Mora)

La cabeza le pesa igual que un obús de gran calibre. El hígado lucha desde hace horas para metabolizar el alcohol. Empiezan a sobrevenirle ráfagas de lucidez.

Le localizaron gracias a las redes sociales. La cena con los compañeros de colegio resultó sumamente grata. El viaje atrás y la evocación ilusionada de anécdotas se abrieron paso entre calvicies, vientres excesivos y caderas abultadas por la maternidad.

La melodía del móvil y el timbre del fijo no han dejado de atronar, estridentes cañones aunados para martillearle las sienes. A ello se unen los alaridos de su mujer, auténtica metralla como respuesta a las voces femeninas que preguntan por él.

En el local con aires de otra época sonaba Waterloo de Abba. Entre copa y copa se inició una batalla de besos desinhibidos. Una antigua novia y otras que pudieron serlo anotaron sus números. A partir de ahí todo fueron lagunas, alguien debió llevarle a casa, parecía venido del frente, con el rostro cuajado de sangre de carmín.

Escucha chasquidos de maletas que se cierran con violencia, seguidos del estampido de un portazo. Todavía no piensa con claridad, pero intuye que ha comenzado una guerra.

67 Respuestas

  1. La Marca Amarilla

    JJAJAJAJA … Joder, GENIAL!!! Me encantan todas las referencias, los símiles, el sentido del humor del relato a pesar del drama que se avecina.

    Ángel, tienes mis bendiciones por tan gran relato, mientra suena Waterloo de Abba!!!

    Un saludo! 😉

    1. Ángel Saiz Mora

      Donde se ve el hombre por su mala cabeza, rebosante, además, de resaca. Por lo menos, que no le falte Abba.
      Muchísimas gracias, campeón

  2. auro

    Tomaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!! Es genial!!! Me ha encantado, es superdivertido y real como la vida misma!!!!!

    Este año tengo la celebración de los 25 años fin de COU!!!

    Me lo quedo dedicauuuu!!!

    Beso.

    1. Ángel Saiz Mora

      Seguro, Aurora, que tú serás mucho más sensata que el protagonista de este relato; como seguro es, también, que apenas has cambiado en estos 25 años.
      Me alegro de que te haya gustado y claro que te lo dedico.
      Un abrazo

    1. Ángel Saiz Mora

      Está claro que de ésta no podrá salir bien. No sé si será consuelo, pero parece que no le faltará apoyo femenino externo mientras transcurra el proceso de su previsible separación.
      Gracias, maestro
      Un abrazo

  3. Has liado una buena batalla, Ángel. De las que se prometen cruentas. Bromas aparte, te felicito por el relato y por las referencias tan bien trabajadas (genial la de Waterloo, pero también el obús, las ráfagas, la metralla…). Aunque el tono puede parecer ligero y leemos con una sonrisita divertida las “aventuras” del protagonista, el final es un golpe en el estómago y nos ofreces otro tema más profundo: cómo el error de una noche de juerga puede hacer peligrar un matrimonio y una familia. Una muy buena propuesta, enhorabuena.

    1. Ángel Saiz Mora

      A mí lo que me parece bueno es tu comentario. Un desliz, cana al aire o como se le quiera llamar, apenas unas horas equivocadas, puede dar al traste con muchas cosas.
      Muchas gracias, Belén. Un abrazo

  4. Lola Pacheco

    Hay cosas que es mejor dejarlas como están, en esa parte de nuestra memoria en la que se idealizan los recuerdos y hasta las hombreras y el pelo cardado molan.
    Muy divertido, Ángel. Muy bien traídas todas las referencias, y esa ambientación decadente con música de ABBA.
    Te deseo suerte.
    Un abrazo.

    1. Ángel Saiz Mora

      Un vistazo al pasado es positivo siempre que sirva para ponernos en perspectiva, pero otra cosa muy distinta es recrearse en una nostalgia mal entendida, que haga olvidar el presente.
      Un abrazo, Lola

    1. Ángel Saiz Mora

      Y yo feliz y más allá de que lo hayas hecho. No sé si lo merezco, lo que si sé es que estoy encantado por el detalle.
      Un abrazo, Ginette

  5. Muy bueno Ángel, intuyo una guerra y peligrosa de las que no dan tregua.
    Mucha suerte!!(Me gusta toda la descripción que haces de esos encuentros de los que personalmente suelo huir…jeje)
    Un beso,
    Sandra.

    1. Ángel Saiz Mora

      Se intuye una guerra encarnizada donde las haya, con todos los puentes de entendimiento rotos. Quizá no haya peor campo de batalla que aquel en el que el amor se tornó odio.
      Lo de huir de esos encuentros es una opción respetable, y posiblemente una actitud prudente. Al fin y al cabo, lo pasado, pasado.
      Muchas gracias y otro beso para ti, Sandra.

  6. Además de los aciertos que ya te han mencionado, yo quiero resaltar algo: la estructura. Me gusta como has alternado en párrafos diferentes presente y pasado. Nada es de casualidad, cada detalle del relato está medido y meditado.

    1. Ángel Saiz Mora

      Buena observación, Edita. Salvando la enorme distancia y como les sucede a muchos, soy admirador de “Ciudadano Kane” y su estructura en flash-back. Por otro lado, algo debe de haber cierto cuando dicen que las causalidades no existen.
      Muy agradecido por tu amable comentario y un abrazo

    1. Ángel Saiz Mora

      Una guerra incruenta, sin duda, precisamente por ser doméstica. No debe haber peor campo de batalla que ese lugar que has considerado tu hogar. Por otro lado, quizá porque voy sumando años y musicalmente soy un poco nostálgico, todos los homenajes a Abba me parecen pocos.
      Muchas gracias, Paloma. Un abrazo

  7. bocejo@ono.com

    Ay que ver que débiles son algunos pobres angelitos, en cuento toman una copa demás pierden la cabeza, ja, ja. Para mí, este es el mejor de todos los relatos que te he leído. Realmente genial. A ver si se me pega algo….Un saludo.

    1. Ángel Saiz Mora

      Si a este personaje le ha sucedido algo así es porque no tenía los pilares bien asentados, sólo necesitaban un empujoncito, que se dieran las circunstancias para que se derrumbasen de forma estrepitosa.
      Seguro que hay relatos mejores y los que nos quedan por leer, entre ellos el tuyo.
      Un saludo y muchas gracias

  8. Ángel, tu personaje tiene un encanto especial que se lo digan a esas excompis que se mueren por sus ‘balas’. Es un relato el tuyo de los que no se escriben en diez minutos y eso se agaradece. Se nota que está muy trabajado y es muy gracioso con ese final en el que creo que el que va a salir perdiendo es él. Muy bien, Ángel, siempre escribiendo con clase.

    1. Ángel Saiz Mora

      Posiblemente, tras años de apacible vida en pareja, había olvidado que aún podía conservar algún encanto, el que se lo recordasen le hizo entrar en un frenesí donde obvió su verdadera realidad, algo que, inevitablemente, tendrá consecuencias. Gracias, Lorenzo, pero déjame decirte que tú si que eres un ejemplo de clase y buen hacer.
      Un abrazo

  9. Nicolás Megías Berdonce

    Guauuuu…. pedazo de relato Ángel, me ha encantado como has mezclado las dos escenas, el día de resaca y los recuerdos de la fiesta de la noche anterior… Entiendo a esa pobre mujer, la pobre quedaría hasta las narices de tantas llamadas… Solo me queda decirte, Felicidades…

    Un abrazo…

    1. Ángel Saiz Mora

      Como humanos e imperfectos que somos quizá podamos identificarnos, al menos en parte, con el protagonista, pero seguro que mucho más con su pareja, dolida en extremo y maltratada sin merecerlo.
      Muchas gracias por tu amable comentario y otro abrazo para ti.

  10. Si la pareja del protagonista ya tenía la costumbre de despertarlo con alaridos, a lo mejor su escaramuza nocturna había sido más premeditada de lo que parecería a primera vista.

    Por lo demás, tenemos una buena historia salpicada con múltiples referencias bélicas; y como apuntaban más arriba, todo un acierto intercalar presente y pasado en la trama.

    Saludos cordiales, Ángel.

    1. Ángel Saiz Mora

      Como bien dices, Carles, cabe dentro de lo posible que esa noche de “batalla” no haya sido una casualidad o un accidente pasajero, sino que sucedió porque algo en su relación personal ya flojeaba previamente de alguna forma.
      Muchas gracias y saludos

  11. Pablo Núñez

    Ángel, me encantó tu relato.
    Las palabras que parecen más apropiadas para una guerra que para una juerga de antiguos alumnos, son muy acertadas y parecen que quieren augurar, el final que le espera, que es el principio de una guerra.
    Me cuidaré mucho de perder la cabeza en la próxima reunión de antiguos alumnos, aunque se escuche Waterloo de Abba.
    Saludos admirados.

    1. Ángel Saiz Mora

      Estas reuniones pueden tener cierto peligro, tratar de recrear el pasado en el presente quizá no sea muy aconsejable a veces, porque las circunstancias, a la fuerza, son distintas, y las consecuencias, probablemente, nada buenas. No obstante si, como apuntas, se tiene cuidado de no perder la cabeza, seguro que es posible conjurar esos riesgos.
      Agradezco mucho que te hayas pasado por aquí para comentar, eres un fenómeno.
      Un abrazo grande, Pablo

    1. Ángel Saiz Mora

      No dejes de ir a ese tipo de reuniones, Inés, si se te presenta la ocasión. Eso si, es mejor tener presente las sabias palabras de Pablo Núñez en el comentario anterior, en el sentido de “cuidarse mucho de no perder la cabeza”.
      Gracias Inés, un abrazo

  12. Towanda

    Hola, Ángel.
    Guau, cómo se lo montó el protagonista para liarla parda.
    A mí me parece un relato buenísimo y divertido, aunque ese portazo no traiga nada bueno.
    En fin, felicidades y mucha suerte.
    Un besabrazo gigantomórfico.

    1. Ángel Saiz Mora

      Posiblemente ni el protagonista pueda llega a distinguir si la iniciativa fue suya o se dejó arrastrar por las circunstancias, el caso es que parece que habrá un antes y un después tras ese portazo.
      Cómo me gusta ese “besabrazo gigantomórfico”. Como no se me ocurre nada mejor, con tu permiso, también te mando otro.

  13. Ángel, con este relato, una vez más, haces gala de tu buena es-critura. Es un micro al que no le falta ni le sobra nada, te has es-merado en los detalles, esa simple reunión de excompañeros la has convertido en una historia muy original. ¿Tengo que decir que me ha gustado?
    Saludos.

    1. Ángel Saiz Mora

      La imaginación puede volar muy lejos, pero a menudo la existencia cotidiana ofrece suficiente materia prima para recrear todo tipo de historias.
      Me alegro mucho de que te haya gustado, Beto. Saludos

  14. Margarita del Brezo

    Me ha gustado mucho, Ángel. No voy a entrar en más detalles. Poco a poco has ido conquistándome con tus historias y ahora deseo que llegue pronto la siguiente.
    Un saludo.

    1. Ángel Saiz Mora

      Gracias por pasarte por aquí y por tus palabras, Margarita. Hace tiempo que tus letras me conquistaron a mí de forma pacífica, sin necesidad de disparar una bala.
      Un abrazo y gracias otra vez

  15. Calamanda Nevado

    Ángel Saiz, como en las otras guerras parece que la negociacion se va a hacer inprescindible, ese final ya pone sobre aviso. Original y bien contada esta historia llena de situacion y humor. Suerte y saludos

    1. Ángel Saiz Mora

      Estoy de acuerdo contigo. Esperemos que no se cierren las puertas al diálogo, que al final es lo único que puede detener un conflicto. Agradezco tu comentario y aprovecho para felicitarte otra vez por tus éxitos continuados, tantos y tan brillantes que haces que parezca fácil triunfar.
      Un abrazo

  16. María Jesús Briones

    Bueíisimo el paralelismo que haces entre la guerra y una situación muy actual. El relato está lleno de imagenes reconocibles y cotidianas.
    Felicidades.

    1. Ángel Saiz Mora

      Quién no sufre escaramuzas, realiza contraataques o inicia ofensivas en su día a día, No hace falta que haya sangre y explosiones para darse cuenta de que la vida es lucha.
      Gracias, María Jesús, me alegro de que te guste.
      Un abrazo

  17. Salvador Esteve

    Los días de gloria pasados junto con el aroma etílico han inhibido cuerpo y mente. Mucho me temo que la guerra ya la ha perdido. Ángel, grande también en los textos cómicos (léase “La leyenda de El Brus”), aunque esta vez con daños colaterales: para la próxima reunión de compañeros de estudios mi mujer dice que viene conmigo, jajaja. Abrazos y mucha suerte.

    1. Ángel Saiz Mora

      Estoy contigo, Salvador, el protagonista parece tener la guerra perdida nada más iniciarse. Me satisface mucho que te acuerdes de aquel texto jocoso en torno a las artes marciales. Por otro lado y ahora que lo dices, podrían acusarme de fomentar la desconfianza conyugal con este relato, al final, el del daño colateral va a ser el propio autor cuando vengan a pedirle cuentas.
      Muchas gracias por tu amable comentario y un abrazo

  18. Virtudes

    Eso de llegar a casa con el rostro cuajado de sangre de carmín, es de juzgado de guardia.
    ¿de qué se hicieron los cubatas? jaja.
    Bueno, que tu soldado se ha quedado sin refugio.Por lo menos esta noche duerme al raso. Así espabila. Me encantó, un abrazo.

    1. Ángel Saiz Mora

      Un soldado que probablemente sea expulsado del Ejercito y tenga que buscarse otro cuartel en el que pernoctar, o igual se lo han dejado para él solo, con lo que se le quedará tristemente grande. A saber también lo que bebió este guerrero maduro, para que luego digan de la juventud.
      Muchas gracias, Virtudes, otro abrazo para ti

  19. Ja,ja,.ja, Ángel, ¡¡Genial!! Me ha encantado el relato y como está escrito, fluido, de los que entran como un buen vino…Un beso y suerte, que la mereces.

    1. Ángel Saiz Mora

      Gracias, Reve. No sabemos si se arrepentirá o no de su noche loca, pero sí que le va a tocar cargar con las consecuencias.
      Un saludo

  20. Ángel Saiz Mora

    Puede que haya llevado las cosas a un extremo, pero es cierto que esas cenas tienen su peligro.
    Gracias por tu comentario y un saludo

  21. Mª Belén Mateos

    Genial y divertido. Cuentas de una manera excepcional cada escena. Alternado el pasado de una noche loca con su presente más real. Esas copas de más, el carmín, la resaca que borra los momentos divertidos y atrevidos de esa desbarrada juerga.¡Vaya fiestón!¡vaya relatón! Un portazo de que deja un final del que nos gustaría saber
    como sigue y como reacciona después de tomarse un ibuprofeno.

    1. Ángel Saiz Mora

      Mucho me temo que el ibruprofeno le pondría aún más en la realidad, que no es otra que asumir las consecuencias de una noche loca, que pueden ser definitivas para el resto de su vida. Unas horas de inconsciencia y todo cambia para siempre, así puede ocurrir.
      Muchas gracias, María Belén, me alegro mucho de que te haya gustado.
      Un abrazo

    1. Ángel Saiz Mora

      Mil gracias, Juan Antonio. Como ya sabrás, en esta ocasión estoy de jurado (por primera vez), así que este relato debe quedar fuera de concurso, pero qué más premio puedo desear que el de recibir comentarios como el tuyo. Por el mismo motivo, estoy reprimiendo las ganas de comentar como suele ser habitual en mí. Sí que aprovecho para reiterarte mi admiración por tu capacidad, constancia y merecidos éxitos.
      Un abazo

  22. Ángel Saiz Mora

    Hola Ana. Dicen que todo el mundo merece una segunda oportunidad. Por lo tanto, si ha sido la primera vez, puede considerarse un accidente y un desliz susceptible de ser perdonado, pero cada persona es un mundo y nadie sabe cómo va a reaccionar hasta que no se ve en la situación.
    Agradezco mucho tu comentario.
    Un abrazo

  23. Ángel, nos traes un relato que se inicia como escopetazos, esas frase cortas como estampidos de cañón. Buena utilización del ambiente y vocabulario de batalla que nos lleva a esas fiestas de añosos que quieren superar frustraciones pasadas. Me ha gustado ese “cuajado de sangre de carmín”. Un final clásico de estampida en vez de festejos al vencedor. Un abrazo.

  24. Ángel Saiz Mora

    A nada que nos fijemos la vida entera es lucha, así que no es muy difícil adaptar el lenguaje puramente bélico a cualquier tipo de situaciones. Como en una guerra, no siempre queda claro si hay un vencedor. También en los comentarios se nota la calidad de un autor. El tuyo me dan ganas de enmarcarlo.
    Este mes, como sabrás, estoy de jurado, así que el relato ha de quedar fuera de concurso, pero me alegro en todo caso de haberlo compartido.
    Gracias por ty visita, lectura y palabras.
    Un abrazo

  25. Muy bueno, Ángel. Muy bien llevado. Muy bien modelado en la temática exigida, pero con ese arte que solo manos expertas pueden llevar por derroteros novedosos, desviandos de la generalidad de las guerras comunes… de las malditas guerras.

    Un abrazo grande.

    1. Ángel Saiz Mora

      ¡Hola Amparo!
      Muchas gracias por tu comentario. Te lo agradezco mucho. Malditas guerras, seas cuales fueren, tú lo has dicho. Por cierto, estoy leyendo el libro de Begoña Heredia, ilustrado por una artista muy competente.
      Un abrazo

Dejar una respuesta