Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

44. Un gran baile

23 horas. Acuden los invitados, personalidades engalanadas con sus mejores trajes y joyas. El aderezo perfecto para  aquel ostentoso lugar, el Palacio de los Duques de Medinaflor. Comienza la fiesta de máscaras.

Su anfitrión, el Duque  Don Jaime,  exhibía vanidosamente su máscara de fulgentes diamantes y rubíes. Y aquel que osara adquirirla, asumiría deshacerse  de una verdadera fortuna.

Don Jaime estaba inquieto, miraba una y otra vez aquel reloj victoriano que tic taqueaba solemne, como si cada sonido fuera la orden de un general a su ejército. El grandioso salón, la joya de Palacio, se impregnaba del júbilo que los invitados  desprendían cómo nunca en aquella velada. Pero se sentía totalmente solo. Le falta algo, o quizá alguien. Sí, le faltaba ella. Pasado un buen rato, apareció. Se acercó a él. Éste le invitó a bailar. En el baile, la mirada de la dama enmascarada, penetraba más y más en los ojos de Don Jaime.

De repente, el Duque cayó al suelo. Todos los invitados se escandalizaron, algunos incluso llegaron a emitir gritos de horror. Don Jaime yacía tumbado, boca arriba. “¡No tiene ojos!”, repetían una y otra vez.

Lo consiguió, poseía aquella valiosa máscara. Ella reía a carcajadas. Lejos.

9 Respuestas

Dejar una respuesta