Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

52. Viaje sin parada (Manoli VF)

Hoy he viajado en el tren de la memoria. Los abetos que rodean el sendero lucían llenos de luces y cintas de navidad. Las águilas que custodian la inmensa cancela estaban engalanadas con coronas de acebo. Desde la entrada, bajo el contraste de sombras del atardecer, pude ver que las luces de la casa comenzaban a encenderse. Tu habitación, con las cortinas de encaje y la lámpara de perlas tenía la luz prendida. Te imaginé, con tu carita de niña enmarcada por el negro azabache de tu pelo, tus ojos azules como el cielo a mediodía. Por un momento, el tren se detuvo y estuve a punto de bajar. Pero la memoria no es lineal y se desplaza, caprichosa, de uno a otro lugar, conjuga tiempos jugando con nuestro corazón y, mirando de nuevo por las ventanas del tren, pude ver el sendero abandonado, los abetos fundidos con la vegetación, las águilas llenas de madreselva, la cancela cubierta con la herrumbre del olvido, la casa en ruinas y tus ojos, cerrados para siempre en el camino.

35 Respuestas

  1. Jesús Garabato Rodríguez

    Tu texto es de los que me gustan, en el que nos muestras una historia evocadora y la realzas, muy acertadamente, con una sutil melancolía poética. Suerte, Manoli. Saludos.

    1. Muchas gracias, Jesús. A veces el encanto del recuerdo se pierde a medida que avanzamos en el tiempo o, como decía el gran Borges: la vida siempre acaba devorando el recuerdo, y más cuando este se reviste de dolor a posteriori. Por eso el viaje de la memoria es traicionero porque nos encontramos en los vagones con nuestras emociones.

      Un abrazo.

  2. Creo que a eso se le puede llamar muy bien nostalgia…y dicen que cualquier tiempo pasado fue mejor pero eso sólo es porque el instinto de supervivencia nos hace olvidar lo malo y deja en nosotros esos momentos mágicos y felices.
    Este tiempo es bueno para viajar y estrenar vivencias asi que dejemos que el tren siga su curs. Muy bonito y evocador tu relato Manoli. Feliz noche. Feliz sueño.

  3. Gracias, Mercedes. El instinto de supervivencia, como bien dices, hace que nos aferremos a los instantes y los hagamos nuestros, por eso la memoria es una suerte de inventora que se fija en aquello que nos marca y obvia todo lo demás, de suerte que nadie guarda el mismo recuerdo del mismo hecho por mucho que sea partícipe del mismo, ya que cada uno de nosotros representa un papel único.

    Gracias por tus bellas palabras y bellos deseos. Felices sueños también para ti.

  4. Los pelos de punta me has puesto, Manoli. Cuánto sentimiento en este relato.
    Muy bien llevado ese cambio radical, ese choque de emociones del protagonista que contagia al lector.
    La vida como un tren, como una película, como una realidad que supera toda imaginación. Tu imaginación, sin embargo, nos conduce a ese tren, a ese sueño, a esa realidad que es una bella ficción.

    Un abrazoooo, Manoli.

  5. Muchísimas gracias, Amparo. Me alegra que hayas visto tan bien esa metáfora de la vida como un tren en el que la memoria no hace un recorrido lineal, si no que visita tiempos que no pertenecen al presente pero siguen dentro de nosotros.

    Otro abrazo grande para ti.

  6. J. Ignacio

    Hola. Yo creo que el tiempo idealiza los recuerdos, y la realidad nos baja de esa nube para hacernos notar que no pasa en vano. A veces las cosas cambian demasiado respecto a como las recordamos, o a como queremos recordarlas, aunque también hay veces en que todo parece permanecer inmutable pese al transcurrir del tiempo. Es ocmo viajar al pasado, y eso a la vez resulta mágico y extraño. El problema es que suele haber una excepción: las personas que una vez estuvieron, pero ya no están.

    Un abrazo y feliz verano.

  7. Muchas gracias, Ignacio. Hasta cierta edad, mientras somos niños, vivimos el tiempo presente en cada segundo, después parece como si las emociones y los sentimientos se nos acumulasen tanto que tengamos que volver, una y otra vez, a recibirlos para procesarlos. Debe ser un defecto de serie el nuestro.

    Gracias por tu lectura y palabras. Feliz verano.

  8. Ángel Saiz Mora

    La memoria es selectiva y solo conserva aquello que interesa, recuerdos que un día fueron mágicos, aunque entonces no nos diéramos cuenta. Ha de pasar el tiempo para otorgar a las vivencias la importancia que tienen. A veces necesitamos años para ello, sin darnos cuenta de que todo cambia y lo que una vez nunca volverá a ser lo mismo, pues todo tiene su momento. El recuerdo idealizado permanece vivo, mientras que el ambiente que lo sustentaba sufre las consecuencias del abandono. A veces sería mejor que los viajes no tuviesen parada ni retorno. Lo pasado pasado, siempre carretera adelante.
    Un relato evocador, bien contado y con mucho contenido.
    Un abrazo de verano, Manoli. Suerte

  9. Muchas gracias, Ángel. Como siempre, tu comentario resulta muy atinado en cuánto al paso irrevocable del tiempo, es verdad que el recuerdo permanece inalterable en nuestra memoria y aún, si es el caso, enriquecido, mientras el entorno sufre el deterioro y el cambio inevitable. Verdad también que, por eso mismo, es mejor a veces no volver atrás o, de hacerlo, tener siempre la vista puesta hacia adelante, para no estancarnos.

    Que pases un feliz verano. Un abrazo muy grande. 😉

  10. ¡Qué preciosidad! Cuánta ternura luchando, vía contra vía, travesaño contra travesaño, con la cruda realidad del arrogante paso del tiempo. Este texto desborda belleza, y te felicito por ello, querida amiga Manoli. Un fuerte abrazo.

  11. Muchas gracias, querido amigo Patxi. Me alegra mucho leer tus generosas palabras. Entre la ternura de algunos recuerdos se mece muchas veces el dolor, como un precio demasiado caro que en ocasiones pagamos sin querer.

    Te deseo que pases un feliz verano. Un abrazo y un beso muy grandes. 🙂

  12. Vernay Juillet

    “La memoria conjuga tiempos”… una frase que por sí sola ya se merece un gran aplauso. Enhorabuena, Manoli… tu personaje es más valiente que yo… yo, muchas veces, salto del tren de la memoria en marcha.?

  13. María José Viz Blanco

    Los recuerdos son caprichosos y aparecen cuando menos lo esperamos. Otras, en cambio, queremos que acudan a nosotros, y son esquivos. Te felicito, Manoli, por tu bello relato.
    Un abrazo.

  14. Muchas gracias, Dominique Vernay. Siempre me ha llamado la atención como nuestra Memoria conforma nuestra historia a la medida de nuestras emociones, tantas veces caprichosas y selectivas.

    Lo del tren en marcha no es nada recomendable aunque a veces, y en según que parajes, todos lo hagamos alguna vez.

    Feliz verano y felices letras, Dominique. Un beso.

  15. Muchas gracias, María José. El viaje de la memoria es un viaje que recorremos, una y otra vez, y en el que nos movemos a distintos espacios y tiempos sin que podamos llevarnos más que nuestras emociones, pues son ellas los motores que nos impulsan.

    Feliz verano. Besos.

  16. Manoli, has narrado un bello viaje a través de la memoria, con el recuerdo de una casa en la que hubo felicidad y, quizá, alguna pérdida. Pero la memoria es caprichosa y salta de una escena a otra hasta que aterrizamos en el presente.
    Un relato muy evocador. Enhorabuena y un abrazo.

  17. Muchas gracias, Carmen. La memoria juega, en efecto, con el tiempo y con nuestras emociones y, además, es amiga de los contrastes y le gusta enfrentarlos. Es importante, por eso, tener siempre un punto de anclaje que nos haga volver y evite que caigamos en sus trampas demasiado tiempo.

    Saludos y feliz verano.

  18. Isabel

    Es suave tu retorno a un pasado de tanta belleza en el que apetece quedarse y repente esa realidad y esos ojos cerrados para siempre que dejan el corazón muy triste.
    y nos transportas y nos contagias con tu recuerdo.

    Un saludo,
    Isabel

  19. Nos subes al tren de la memoria, con una gran dosis de poesía, aunque dejando claro que ese tren no efectúa paradas. El tiempo es inexorable. La nostalgia, evocadora.
    Suerte y abrazos.

Dejar una respuesta