Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

4. VISTA DE PARÍS DESDE LA HABITACIÓN DE VINCENT (Mariángeles Abelli Bonardi)

Los tejados. El banco del Sena. El canal con lavanderas. El cartero Joseph Roulin, que termina su jornada. Un niño con una naranja. El doctor Paul Gachet, que se hace lustrar un par de zapatos. Vagones de ferrocarril. La colina de Montmartre. El viñedo rojo. Los campos verdes de trigo. El que siembra mira a las mujeres que cruzan los campos. Otro campo de trigo con cuervos. Un cobertizo con girasoles. El paisaje, bajo un cielo tormentoso. Lirios. Un almendro en flor; sus raíces de árbol esperan la lluvia. Llega la noche estrellada: ilumina el paisaje con dunas que tiene en la mente. Prepara los pinceles, busca un espejo y, ahora sí, empieza a pintar su autorretrato con oreja vendada.

31 Respuestas

  1. Jesús Garabato Rodríguez

    Nos dejas un hermoso itinerario pictórico, en forma de magnifico homenaje a un artista, también, excelso. Además, lo cubres, con acierto, de un luminoso velo de melancolía. Suerte, Mariángeles. Saludos.

    1. ¡Muchas gracias, JESÚS! Me encantó eso de “itinerario pictórico” porque realmente lo es y es lo que quise que fuera mi propuesta para este bimestre. En el link a la entrada que armé en mi blog, haciendo clic en los títulos listados abajo, se puede complementar la lectura contemplando las pinturas referidas en el micro.

      Cariños,
      Mariángeles

      https://mariangelesabelli.blogspot.com.ar/2017/09/vista-de-paris-desde-la-habitacion-de.html

  2. Martín Zurita

    Hola, Mariángeles.
    Un texto construido a pinceladas, nunca mejor homenaje al loco del pelo rojo, a ese incomprendido que tan bien llegas tú a entender, el que se cortó la oreja porque no estaba loco. Lo de la oreja vendada es un puntazo. Todo el relato lo es. Demuestras toda tu maestría con la paleta vuelta teclado. hay originalidad en tu relato, hay mucha verdad. En muchos momentos veo a Azorín, el maestro español, señero en la concisión. En otros te estiras en poeta. Enhorabuena por ello, felicidad perenne y un beso, como siempre, trasatlántico y grande.

    1. ¿Me puedo sonrojar aunque sea un poquito, MARTÍN? Es que me encanta todo lo que el micro te transmite, especialmente eso de la paleta vuelta teclado, porque justamente quise que todo se viera con los ojos de Vincent, no con los míos.

      Otro beso grande para vos,
      Mariángeles

  3. Calamanda

    Mariángeles, acertadas y bellas las imagenes que ofreces; hasta sentir la sensacion que todo eso lo reconfortaba antes de cojer los pinceles. Suerte y saludos

  4. Ángel Saiz Mora

    Colores y elementos de un artista único confluyen en este texto, en el que transmites, ademas de tu buen hacer con las letras, la admración y el cariño que sientes por el autor y su obra, sin olvidar sus obsesiones y extravagancias, que alcanzan su punto máximo en el célebre episodio de la oreja.
    Un relato bien hilado, redactado y documentado. Como siempre, encantado de leeŕte.
    Un abrazo fuere, Mariángeles

    1. Como siempre, me encantó tu comentario, ÁNGEL querido, y más por tu observación de relato bien documentado porque es cierto, tuve que investigar bastante sobre su vida y obra para saber qué quería escribir y cómo quería escribirlo. Con tremenda estrella nació este pelirrojo que nos ocupe, y para ilustrar lo que digo, cito:

      “El 30 de marzo de 1853, en la rectoría de Groot Zundert, la espera y el ajetreo se unen a las plegarias. Anna Cornelia Carbentus, esposa del pastor Theodorus van Gogh, está a punto de dar a luz. Hace exactamente un año, trajo al mundo a un bebé muerto, Vincent Willem. El niño que nace este día llevará su mismo nommbre: Vincent Willem van Gogh” (“Van Gogh: el sol en la mirada”, de Pascal Bonafoux, pág.13)

      Otro abrazo fuerte para vos,
      Mariángeles

  5. Salvador Esteve

    Un homenaje itinerante en el tiempo, golpes de talento al compás de un genio. Unas pinceladas de grafía que nos adentran en el universo del pintor. Muy bueno, Mariángeles. Abrazos y suerte.

  6. Has sabido sumergirnos con mucha maestría literaria en el universo de este genial pintor. Tu relato me ha parecido tan evocador que no he podido resistirme a contemplar en Internet cada una de las escenas pictóricas que tan bien nos muestras. ¡Enhorabuena, Mariángeles! Besos y suerte.

    1. Qué gusto, JUANA: encontrarme con tu comentario (pues hace mucho que no te leía por aquí) y que el relato te haya parecido lo suficientemente evocador como para contemplar las obras, pues lo escribí justamente con esa intención: que las palabras llevaran a las pinturas y las pinturas, a las palabras.

      Besos y suerte para vos,
      Mariángeles

  7. Me gusta, Mariángeles. Me gusta el repaso de la obra de un artista. Me gusta cómo lo cuentas.
    Nos acercas al pintor, al artista. Lo que ve, lo que plasma. Y me gusta la elección de cielo “tormentoso” como adjetivo del propio sentir del pintor como persona.
    Un abrazooo y suerte.

  8. Un recorrido vibrante por el alma de color de este pintor único. Hoy Barceló decía en Salamanca que ser artista es abonarse al fracaso. Con Van Gogh se cumplió totalmente en vida.
    Mucho arte en tus letras, Mariángeles, que descubren una amplia paleta: desde el homenaje documentado a la expresión delicada del rapto creativo.
    Un afectuoso saludo.

  9. Los tejados. El banco del sena. El canal con lavanderas… El viñedo. La realidad exterior que, en las manos del artista dolorido (con la oreja vendada) adquieren una tortuosidad latente en los ojos que los contemplan.

    Pinceladas de color, como ya te han dicho, Mariángeles, con su matiz de nostalgia y también, con su interrogación: la eterna pregunta del artista, manifestada a través del arte.

    Buen texto. Un saludo.

  10. Nuria Rubio

    Tarde pictórica la mía: vuelo de Modigliani a Van Goght… No sé cómo no reparé antes en esta “petit bijou”, Mariángeles.
    Conseguir que el lector vea una galería de cuadros trazados con palabras no es fácil. Y tú lo consigues.
    Mis mejores deseos para esta pequeña joya y para su autora (imperdonablemente tarde descubiertos ambos por mí)

  11. Hola, NURIA. Qué gusto que visitaras esta galería virtual. Considerando cómo fue su vida y cómo fue su obra, Van Gogh no merece menos, y eso es mérito de él, no mío.

    “Tarde, pero seguro”, dice el refrán. Agradezco tu comentario, que es una joya en sí mismo.

    Cariños,
    Mariángeles

  12. Blanca Oteiza

    Mariángeles, estupendo repaso a Vicent, esas obras tan únicas pintadas con la oreja vendada. Me encanta cómo los vas enlazando.
    Un abrazo

Dejar una respuesta