Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

7. ¡YA TE VALE, NANO! (PURIFICACIÓN RODRÍGUEZ)

Todos los años lo mismo. Aún me parece estar viendo la escena que, invariablemente, se repetía cada navidad en nuestra casa.

Mis padres, mi hermano pequeño y yo sentados a la mesa, a punto de empezar a tomar las uvas para celebrar el año nuevo. Todos pidiendo en nuestro interior un deseo, con la irracional esperanza de que se cumpliría sin falta en los siguientes doce meses.

Entonces, a mitad de las campanadas y con la boca llena de uvas a medio tragar, el nano empezaba a hacer aspavientos, a agarrarse el cuello y a ponerse cada vez más rojo hasta que, a punto ya de la asfixia, mi padre lo ponía boca abajo y lo sacudía hasta que todo lo que atesoraba en su garganta salía de golpe y volvía, al fin, a respirar de nuevo.

Algún año, incluso nos quedamos todos sin uvas y sin campanadas porque teníamos que echar a correr con el dichoso niño a urgencias, cuando el color de su cara pasaba del  rojo vivo al morado pálido y el bolo alimenticio le había cogido especial cariño a su faringe.

Desde que creció y vive solo, el jodío no se ha vuelto a atragantar.

18 Respuestas

  1. Ana Fúster

    Parece que lo que le iba al nano era el afán de protagonismo y darle la noche a la familia. Claro, ahora que ha perdido el público no tiene ningún sentido montar el númerito. Besos y suerte

  2. M Carmen Guzmán

    Ay, la familia. Este micro me trae recuerdos.
    Éramos ocho hermanos, mi padre, mi madre, mi tía solterona y el perro.
    Alguien daba la nota, siempre.

  3. Mª Belén Mateos

    Ese pequeñajooo….que rollo de navidades daba. Ni las uvas podían comer tranquilos. Me gusta esa naturalidad que le has dado al relato, quitando importancia a ese hecho de atragantarse ya que era una tradición más de la navidad.
    Un beso

  4. Calamanda Nevado

    Purificación, esta historia del Nano es especial para tí creo entender por tu comentario, aún así tu forma de contarla es original. Está dicha con cariño. Suerte y felices fiestas

  5. Purificación Rodríguez

    Quizá las confundía con aceitunas, como dices, Luis. El nano era tan chico que ni siquiera se acuerda. Gracias a todos, amigos.

  6. J u a n P é r e z

    Sólo puedo decir una cosa: Me he sentido muy cómodo leyendo las tribulaciones del nano porque algo de su actual misantropía, la disfruto en alguna vertiente cómica de mi personalidad. La lectura ha sido celérica y también he sonreído mucho. Afortunadamente, tu arte no hará que te atragantes, sino que seguirás haciendo surco. Le doy la matrícula por original.
    Juan , El Devorador de Azufaifas, porque a mí me va más el peligro que a tu protagonista….
    Post Scriptum : ¡Y que merezca todos los parabienes en enero!
    BUENAS NOCHES, SALADA. ” J “

  7. Isabel

    ¿Por protagonismo? Pues sí que es atrevido y algo suicida. No, me lo imagino más del estilo torpón y ahora, con unos cuantos años más ya ha aprendido a comerse las uvas, incluso me imagino quitando sus titos e incluso pelándolas, como dice Eva.
    ¡Bravo por tu simpático Nano!
    Y besos para ti.

Dejar una respuesta