Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

01. LA BANDADA

Benigno criaba canarios hasta que se le empezó a morir la gente que quería. Liberó a los más viejos y limpió sus jaulas para acoger allí a los ángeles que encontraba en la terraza, cuando salía a echar el pitillito y ver encenderse el faro del puerto.

Todo comenzó cuando falleció su amigo Miguel. Apareció por allí un ángel con su misma cara de muñeco irlandés: pelirrojo, flaco, con orejas de soplillo. Como Miguel, prefería escuchar que dar discursos, y le gustaba silbar a las jovencitas de la academia de enfrente.

Un mes después del accidente de su hijo, encontró a Víctor. Lo llamó igual, claro. También era simpático, ocurrente… “una fiesta con alas”. Los domingos, Benigno encendía la radio para que Víctor escuchara el fútbol. Era del Madrid también, lo que le permitía hacer bromas con su “uniforme”… tan blanco.

Al que recogió cuando una embolia acabó con Remedios le gustaba cantar, como a ella. Tarareaba la discografía de Raphael al completo… “Como los ángeles”, bromeaba Víctor.

A Benigno le ha vuelto a pellizcar ese dolor del pecho. Ha abierto las jaulas, las ventanas y la terraza, y les ha comunicado que anda planeando darse un garbeo hasta el faro.

8 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Inteligentes, simpáticos, gráciles y etéreos. Si existe la reencarnación y se puede elegir no me importaría ser un ave, es lo más parecido a la idea que tenemos de un ángel.
    Benigno también hacía honor a su nombre, asociado a lo afable, benévolo y piadoso, por ello sus personas queridas, concluidos sus ciclos vitales, vuelven a él en lugar de volar en busca de otros lares, sin importarles las jaulas con tal de seguir a su lado.
    Su momento también llega, le imaginamos volando hacia ese faro, que puede simbolizar la luz que a la postre, según creencias, será la próxima parada.
    Un relato lleno de sensibilidad.

Dejar una respuesta