Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

12º Microscopio : Patrones

Este día tan traicionero como es el 23F, os traemos un texto de un estilo poco visto por ENTC, el de misterio, policíaco.

Como siempre estupendamente ambientado con la música de «El resplandor» que nos trae nuestra amiga Ginette Gilart

 

y la terrorífica ilustración de Eva García que tan bien ha captado el clímax del relato.

12_patronooss

PATRONES

Era el tercer aviso que recibíamos ese día. El mismo patrón: yonki acribillado a flechazos y pequeños mordiscos en la cabeza. La diferencia era que este seguía vivo. Justo en el momento en que nos echaban del quirófano le escuchamos musitar “santos inocentes”. Desde comisaría nos confirmaron que a las afueras existía una parroquia en ruinas con ese nombre.

La iglesia estaba cerrada, pero en la puerta mohosa había un agujero, suficiente para entrar de costado. Olía a humedad. Nuestras linternas barrieron el suelo; ratas, excrementos y sangre. En el altar descubrimos un santo martirizado a flechazos. “SanSebastián”,  rezaba la placa; igual que el nombre de mi compañero. Le quise hacer una broma, pero él sudaba nervioso escrutando el techo donde juraba notar movimiento ¿Murciélagos? La luz nos descubrió una bóveda repleta de angelotes  a los que despertamos de su letargo. Abrieron sus bocas llenas de dientes afilados y se abalanzaron sobre nosotros. Yo llegué primero el hueco de la puerta mientras oía silbar las flechas. En ese momento me alegré de llamarme Judas, y seguí corriendo.

 

Letra_X

(=) En las primeras lecturas, efectuadas en diferentes días, me he encontrado un relato policial y de terror en el que no encuentro nada mal ni nada que me emocione. No me crea terror. Incluso tengo la impresión de que se trata de un chiste.

(+) El título es acertado al hacer referencia del patrón que siguen los asesinatos y el nombre del santo de los policías.

(+) Un primer párrafo que a mí me parece muy completo, bien conseguido por su brevedad para ponernos perfectamente en situación. Nada más empezar ya ha establecido el género literario y el narrador primera del plural. Agredido, pista.

(+) El segundo párrafo nos describe también con eficacia el escenario y la atmósfera.

(=) La forma de describir a San Sebastián nos dice que es un policía un poco ignorante, dado que es difícil de entender que nadie que no sea de la EGB no sepa cómo murió San Sebastián.

(=) El uso de «rezar» no acaba de convencerme, está dentro del argot de lo eclesiástico pero es la única palabra de dicho argot que se usa. Es decir, creo que quedaría mejor «dice».

(-) «igual que el nombre de mi compañero». Aquí hay una exposición forzada del narrador hacía el lector, la necesidad de comunicar el nombre del compañero. La forma de evitarla es al inicio del relato haber dicho, por ejemplo, «nos echaban a Sebastián y a mí del quirófano», y dejar al lector que haga la asociación por sí solo.

(+) Lo de los murciélagos y los angelotes está muy bien, es difícil condensar en tan poco espacio.

(-) «Abrieron sus bocas llenas de dientes afilados y se abalanzaron sobre nosotros». Aquí está el giro de la narración y personalmente nunca hubiera asociado dientes afilados a unos angelotes. Creo que le falta un poco de tensión, algo que acojone al lector, pues está escrito como si fuera un hecho normal.

(-) La acción de huir es tan rápida que no produce nada en yo lector.

(=) Creo que este relato tendría que haber sido algo más extenso para meter el miedo en el lector.

(-) El final se bastante forzado, muy forzado, vamos, para borrarlo y rehacerlo. Es otra exposición forzosa la forma de comunicar al lector que se llama Judas, además de ser el justificante del título. Pero es que es increíble que en medio de una huida y caída en pánico el tipo se alegre de llamarse de ninguna manera. Además, tampoco se cuenta nada de ninguna maldad que le haga al compañero para justificar su regocijo en llamarse Judas. Otra cosa sería que en la huida el tipo hiciera «trampa» al compañero. Dejaría de ser forzoso si al llegar a la iglesia, por ejemplo, el compañero le dice, «Judas, pasa tu primero que para eso eres el jefe», no sé. Y de esa forma el lector tiene datos para asociar todo.

(-) Al margen del título, si se quita la última frase el micro gana algo. Es decir, si termina » Yo llegué primero el hueco de la puerta mientras oía silbar las flechas», el texto gana en terror, esa escena huyendo (sin ánimo de chiste) y sin decirnos claramente que le pasa a Sebastián pero que el lector intuye.

(=) Creo que si se narra en tercera se resolverían mucho los problemas de este micro. «Era el tercer aviso que Judas y Sebastián recibían ese día…»

En resumen: Un micro que necesitaría eliminarle la parte de «chiste», darle algo más de extensión para evitar las exposiciones forzosas e incorporar algo de pánico, de modo que el lector tenga «miedo» y saque la conclusión por sí solo de que los nombres de bautismo (o de los personajes) no es casual. Mis felicitaciones al autor pues los relatos policiales son los que necesitan más extensión que ningún otro género, en mi modesta opinión, para presentar escenarios, inspectores, armas, pistas, etc.

 

Letra_Y

El microrrelato está muy bien escrito, casi listo para presentarse, por ejemplo, a un concurso. No obstante, tengo un «pero» que dejaré para lo último.

(=) El título es correcto, aunque siempre cabe la posibilidad de haber buscado uno más original. Cuestión de gustos.

(+) Las primeras líneas atrapan al lector y lo persuaden de seguir leyendo.

(+) Bien hecha la división en dos párrafos.

(+) El lenguaje está cuidado y fluye sin trabas.

(—) Cuando se transcribe lo que dice un personaje debe hacerse siempre con mayúscula inicial, aunque vaya entre comillas (preferentemente las angulares). En el texto: …musitar “santos inocentes”…; puede ser: …musitar «Santos inocentes»…; o bien: …musitar: «Santos inocentes»…

(—) Ojo: «San Sebastián».

(—) Después de movimiento falta el punto.

(—) La palabra angelotes rompe un poco lo cuidado de la prosa (demasiado coloquial), quizá cabría cambiarla simplemente por ángeles o, mejor aún, querubines.

«El “pero”»

Un texto puede tener, entre otros, dos tipos de errores: aquellos provenientes de la ortografía, la sintaxis, etc.; y los que devienen, por ejemplo, de un desenlace inadecuado. Los primeros son objetivos; los segundos, subjetivos (según cada lector pueden o no ser errores). Desde mi punto de vista, el presente micro padece una falla de esta última clase. Me explico: el texto desarrolla una historia policial y de misterio, en primera persona del plural, bien narrada, y con un tono marcadamente serio. Perfecto. Sin embargo, en la línea final se vira drásticamente de rumbo: «En ese momento me alegré de llamarme Judas, y seguí corriendo»; es decir, pasamos a un tono jocoso, un final que quiere sorprender a través de una estocada de humor. Humor que no cubre las expectativas del lector (o al menos las mías). Ahora bien, en este punto cabe preguntarse ¿pero realmente este desenlace no funciona? Como funcionar, funciona; incluso puede agradar; pero es un final que (repito, según mi punto de vista) no está a la altura del resto del relato, lo desaprovecha, lo que es una pena. Sé que se puede alegar que lo de Judas no es gratuito, y que a lo largo del relato se juega con eso: se hace mención al nombre de la iglesia, y luego, aún más importante, al nombre del compañero (es decir, se crea una línea de conexiones), cosa que terminará con el nombre del protagonista, desde esta perspectiva el juego está bien armado. No obstante, mi consejo es reelaborar el final en un tono «serio». ¿Cómo? Bueno, eso ya es patrimonio del autor.

Por último, y más allá de lo dicho, creo que estamos ante un muy buen micro. ¡Felicidades!

Letra_Z

(+) Escritura: Perfecta y muy apropiada para la historia que se nos cuenta. Ágil, clara y directa. Ni falta ni sobra nada, y presenta un muy buen equilibrio en el empleo de sustantivos, adjetivos y verbos. Todas las palabras están elegidas con precisión y propiedad. Gracias a ello, la lectura del texto resulta rápida y eficaz, no exenta de tensión.

El autor/ la autora domina el microrrelato, y demuestra su oficio y buen hacer.

(-) Título: En mi opinión, el título desmerece del texto. Se entiende su intención, pero no brilla como el relato, desentona, y pierde la oportunidad de ser un broche de la historia.

(+) Estructura: La trama, dividida en dos párrafos de acción, aporta movimiento al relato al cambiar de escenario. Dicha división se efectúa sin brusquedad, de modo que los dos párrafos tienen una continuidad natural.

 

(+/-) Argumento: Idea muy interesante, original y ocurrente.

Conflicto: ¿A quién o por qué atacan los angelotes?

Al principio del relato se nos dice que las víctimas son “yonkis”; sin embargo, en la escena de la iglesia -en cuyo altar está San Sebastián-, quienes son atacados son los dos policías y aquí se hace referencia expresa a sus nombres, Sebastián y Judas (pelín rebuscado). En la frase final, Judas se escapa corriendo y abandona a su compañero Sebastián, con quien se cebarán los angelotes.

Creo que el desenlace no está bien resuelto (no resuelve nada) y que hacer tanto hincapié en los nombres no tiene mucho sentido y crea confusión.

Existe un cuadro de Rubens titulado “San Sebastián rescatado por los ángeles”, y me pregunto si puede estar ahí la solución del relato. Es decir, que los ataques de los angelotes no vayan dirigidos concretamente a yonkis o a personas con determinado nombre, por supuesto, (entonces, ¿qué importa cómo se llamen los policías? ¿Por qué uno de ellos tiene que llamarse precisamente Sebastián?), sino que lo que hacen los angelotes es defender al Santo contra cualquier intruso que penetre en esa iglesia, contra cualquier amenaza. Se trataría pues de una revisión actualizada del tema del rescate de San Sebastián por los ángeles. Y la existencia física de esas criaturas me lleva a pensar que San Sebastián no es una estatua, sino el propio Santo. La verdad es que el relato resulta intrigante e inquietante. ¿Qué pasará después?

Por último, adjudicar el nombre de Judas al policía que sale corriendo sería un simple toque de humor para justificar el abandono al compañero, sin más.

En resumen, opino que es un microrrelato estupendamente escrito, que falla en cuanto al conflicto que plantea y queda sin resolverse al no haber un desenlace propiamente dicho.

15 Respuestas

  1. Paloma Casado Marco

    No voy a entrar en detalles que ya se han comentado. Solo quiero decir que esa imagen de angelotes con dientes afilados me parece magnífica, tanto, que ya pertenece a mi archivo de terrores.

  2. Creo que el relato está muy bien escrito y muy bien creado el ambiente de misterior y terror. Sin embargo, y coincido con el análisis de Y, el giro hacia un desenlace humorístico desvirtúa el buen trabajo previo. El lector, que ha entrado en la intriga, se puede sentir engañado ante un desenlace que basa su chispa en el nombre del narrador -Judas- sin que previamente haya dejado en la trama ninguna «judiada».
    En cualquier caso, gratitud a «Judas» por prestarse al análisis de sus actos.

  3. Gracias Paloma y Rafa. Paloma, si quieres te cuento la procedencia de cada elemento de la foto: hay gárgolas de Astorga, santos de Lugo, flechas de Zelda, una sombra anónima que huye y todo ello dentro de San Pedro de Rocas, en la Ribeira Sacra. Después estiras un poco por aqui,pincelas un poco por allá…me alegra enormemente que te haya gustado, o tal vez debería decir horrorizado, tanto ;).

  4. Es un micro de esos que te deja la sensación de que ganaría en el formato largo, es decir, como argumento de una novela de terror, por ejemplo, y siempre me he preguntado si al leer un micro y quedarte con esta sensación esto es positivo o negativo. En cuanto a lo demás poco se puede añadir a lo dicho por el resto de los compañeros; solo incidir en que para mí lo más negativo ha sido ese brusco final basado solo en el nombre del personaje y lo positivo lo fácil que es inmiscuirse en el argumento de una historia que te atrapa desde el inicio.

  5. Para que no se me olvide como de costumbre, empiezo por felicitar a Ginette y a Eva por sus respectivas aportaciones.

    A mí este relato me gusta tal cual está, incluso con la gracia final porque ya se ve unas líneas antes como el tipo intentaba hacer otra broma con el nombre de Sebastián. Ese antecedente le da sentido a la última frase. Yo creo que el escritor introduce la referencia al nombre de Judas para justificar la huida dejando al compañero en la estacada. Solo señalaría un error tipográfico que me parece que nadie mencionó: en “Yo llegué primero el hueco de la puerta”, supongo que querría haber puesto “al hueco”.

  6. Felicidades a Ginette (ya sé como se escribe) por la ambientación, y a Eva por esa ilustración que junto a todo lo demás que voy encontrado en ella me tiene alucinado por su arte, y sí ahora ya sé que eres madrileña. Un placer haber compartido fin de semana en Santander.
    Y de la autora del micro no tengo más que decir, bueno sí, que me encantó volver a estar contigo.

  7. Gracias de nuevo a todos por la parte que me toca. Si es que no sé decir que no…casi nunca…a nada :). A mi la ilustración me da miedo, como suena, pero es que el relato también, jajja. Besos a repartir.

  8. Mel

    Buenooo, tras el resacón monumental y maravilloso de este fin de semana en vivo y en directo, retomo el microscopio.
    Lo primero para desvelar que la autora SOY YO!!!!
    Qué creíais que me iba a poder resistir en ponerme por una vez al otro lado, pues no, este texto es mío.

    Por partes, primero GRACIAS a Paloma, mi mami, compi, amiga etc etc, que me ha buscado a 3 MONSTRUOS de las letras para que me destripen el relato. A Gina y a Eva por captar en música e imágenes el cuore del texto.

    A mis 3 opinadores:
    Lo primero que me sorprende, y muy gratamente, es que coincidís los tres en que está bien escrito etc. Curioso, a mi me suena un poco abrupto el texto, me cuesta, y mucho, escribir en estas distancias cortas.

    X : coincido contigo, el género de misterio, suspense es de los más difíciles, para mi era un reto condensar tanto en tan poco espacio. Es un texto que como también dice Lorenzo, pide a gritos un desarrollo largo. Lo haré sin duda. La escena de los angelotes, sí, ganaría desarrollándola más, y el final, como todos apuntáis, necesita una vuelta. Me reí, ya te lo dije, con lo de la EGB, hay mucha gente que no sabe quién es San Sebastián (mi propio patrón, ya que yo nazco el 20 de enero) ni cómo murió, ni nada sobre su leyenda. Más adelante os desvelo alguna cosa.
    Ok con el “rezar”y me apunto la forma de introducir los nombres o usar la 3º persona.
    Tiene un toque de chiste, cierto, se puede interpretar así. Hay un punto en el que solo ha reparado Edita, graciasss, y es que introduzco el carácter del prota indicando que le quiere hacer una broma al compañero, pero efectivamente estaría mejor o mantenerlo en un texto más largo, o eliminarlo en un texto de esta extensión. No lo tengo claro, quizás haga las dos cosas, metiendo muchas muchas judiadas.
    Un placer volver a verte de nuevo, querido X.

    A Y :
    Me apunto todas tus correcciones y he reflexionado sobre el “pero” que comentas, me ha hecho pensar sobre algo que no suelo tener en cuenta y es el lector. Es decir, tiendo a escribir para mí, como me gustaría a mí descubrir o sorprenderme, y no en que otras personas puedan no entenderlo o sentirse defraudadas, es cierto, muchos lectores no entenderían ni les gustaría el giro al humor macabro del final del micro. Como tú, no sé si ganaría dejándolo todo en tono serio o no, pero, como bien apuntas este texto en un concurso puede tener ese mismo “pero” en el jurado.
    Me ha gustado mucho, el que hayas visto las conexiones que existen en el texto y leer un felicidades de ti, y tus parabienes al texto, un subidón para mi autoestima. Gracias de corazón.

    Z: directamente me quito el sombrero y te hago la ola.
    La primera vez que recibí tus comentarios a este texto y mencionabas el cuadro de Rubens, abrí los ojos como platos. ¿Cómo es posible que lo hayas descubierto? Hasta pensé que Paloma –que no sabía nada de cuadros ni gaitas- se hubiese chivado y supieses que era la autora, así que como sabéis los 3, os lancé un señuelo. Sí, sí, el autor dice que el cuadro de Rubens tiene mucho que ver.
    Es un honor recibir de ti todas tus alabanzas. Más aún que gastes tiempo y te pongas a investigar la vida de San Sebastián y la leyenda de los ángeles. Este texto está basado en ella, ¿Qué pasaría si fuese verdad y los ángeles siguiesen siendo los “patrones/protectores” del santo? Ahí el título también. Clavas la historia basada en el cuadro, así que no me extiendo.
    Falla en el conflicto y en el desenlace dices. Chica, sabiendo que está basado en el cuadro entiendo lo que dices, hay como que explicar más y ligarlo a la leyenda. Pero sin saberlo, vamos el otro 99% de los lectores, el conflicto es el que es de relato de suspense, policiaco, creo vamos y la mera relación con el cuadro es mi simple inspiración, vamos que no quería –ni en sueños se me ocurrió- que nadie se diese cuenta de ello. He alucinado mucho estos días con tu comentario-descubrimiento, como ya te dije en privado.
    No solo prometo hacer un cuento más extenso, sino que además te lo mandaré para que me vuelvas a deslumbrar. Un besazo, Z, por mucho más que este comentario, tú ya me entiendes.

    A Edita, además de ver la pincelada de “judiada” efectivamente hay un error de escritura, bien visto!!!

    Lorenzo, pues sí, lo que nos engancha siempre como que nos pide más extensión, me alegra haberte enganchado en mi pequeña historia. Gracias.

    Al capitán Olivares, mercis, que sí, que extenderé el texto, al menos una versión humorística, con más judiadas Un placer verte siempre por el microscopio.

    A Ana U. Me ha sorprendido tu interpretación del texto, no es lo que quería escribir, ni lo que creo que objetivamente he escrito. Es curioso como a cada cual los textos les sugieren cosas distintas. Pero te agradezco el tiempo que le has dedicado. Si que es cierto que todo el texto, como dice también Y, sigue un patrón de líneas de conexión.

    A la gran Paloma, muas y muacs, me alegra haberte sorprendido y que tengas una nueva imagen tu colección de horrores.

    Gracias a tod@s, volvemos el 9 de marzo, dando un campanazo por cierto.

    1. Susana, no creo que haya habido por parte de los opinadores ninguna intención de lapidación. Simplemente se han señalado, a la manera de ver de cada uno, aciertos y desaciertos, tal cual nos ha pedido Mel.

      Saludos cordiales

      1. Me he expresado fatal, lo reconozco. Quería incidir en que nadie saca pegas a los cuentos, salvo cuando son sometidos al microscopio. Personalmente, me parece que hay un exceso de cortesía a la hora de comentar, y nada de aportación personal o crítica. Que es lo que nos hace más falta.
        El microscopio me parece una sección genial. Y a sus opinadores quiero agradecerles el esfuerzo y los buenísimos consejos.

  9. Antonia

    Hola Mel, iba a comentar el relato, a releerlo una vez más, pero como ya lo hane hecho much@s y desvelada la autoría, hay una cosa que quería decir, y es que yonki, es yonqui.
    En conjunto me parece que tien muy buen ritmo, descripciones, fuerza y que el final, siendo el mismo, se pudo estructurar de otra manera para que resultara más potente. Pero muy bien en conjunto.
    Lo de no saber que santo es quien, pues se compra uno un santoral, o se investiga, o se aprende, que para eso estamos 🙂
    Abrazo.

Dejar una respuesta