Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

28. La canción del verano (Aurora Rapún Mombiela)

El perro mueve el cabezón descoyuntado sobre el salpicadero al ritmo de Shakira. A mí, sin embargo, lo que se me remueve es el desayuno. Por lo poco que veo desde mi asiento, todavía faltan unas cuantas curvas para llegar a destino. La cartica que guarda donde le escribió no sé qué se me clava en el cerebro mientras la espalda se arquea en cada nueva sacudida. 

Mi hijo mayor se empeñó en sacarme de la tranquilidad de mi casa para llevarme con su familia de vacaciones y tantas veces me lo dijo que no fui capaz de negarme. Me repitió hasta la saciedad, como si fuera tonto en vez de sordo, que el clima suave iría bien para mi salud. En lo que llevamos de viaje, he estado a punto de vomitar, me duele todo el cuerpo y estoy perdiendo el gusto por la música pachanguera. No sé si la brisa marina irá bien para algo, pero lo que está claro es que a mí otro año no me vuelven a llevar de viaje ni en coche ni en bicicleta.

7 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    La vida del turista es más dura de lo que parece, lo que ocurre es que se suele entregar uno a ello con tantas ganas que se sobrelleva. Con todo, lo peor suele ser el desplazamiento.
    Este buen hombre seguro que acabará disfrutando con su familia allá donde se dirijan, aunque él, la verdad, estaba tan a gusto en su ambiente. Los años y las circunstancias nos transforman.
    Un relato real como la vida misma, hace que nos pongamos en el papel del protagonista.
    Un abrazo, suerte y buen verano, Aurora.

  2. Hola Ángel, muchas gracias por la lectura atenta y el comentario. Yo también creo que el pobre hombre acabará disfrutando de una feliz estancia, aunque también es cierto que él donde mejor pasa las vacaciones en en su propia casa. Un abrazo fuerte.

  3. Esperemos que la estancia con su familia supere las vicisitudes del viaje, a veces las buenas intenciones no son todo lo objetivas que sería de desear pues tendemos a pensar de forma idílica y a creer que la opción que elegimos para los demás es la que les conviene. En fin, un relato que muestra la otra cara de los viajes en autobús.

    Un abrazo, Aurora.

Dejar una respuesta