Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

33. Senilidades (Sara Lew)

Desovillo mis recuerdos, pero soy incapaz de seguir el hilo, que se esparce descontrolado sobre la alfombra. Ahora es el gato el que juega con mi primer beso, el que se enreda con los entresijos de mi vida conyugal, el que se afana en deshacer aquellos nudos enquistados de ira que ni el tiempo logró redimir. Entono un quejido imperceptible. Michi, siempre atento, salta enseguida sobre mi regazo y me devuelve las hebras de mi memoria. Las siguientes horas las dedico a ovillar pacientemente aquel embrollo mientras veo la televisión.

8 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    A cierta edad los recuerdos son lo único que queda y no siempre son placenteros. La trayectoria vital y sentimental de tu protagonista parece marcada por algo que le produjo ira, de lo que por un lado quisiera acordarse, aunque por otro quizá sea mejor que no aflore, porque es negativo. La memoria tampoco le funciona muy bien. Tal vez la naturaleza sea sabia en verdad y le haga ver que es mejor dejar el pasado, abandonarse a la plácida compañía de su gato y ver la televisión, no pensar ni remover nada durante el tiempo que le quede.
    Una historia creíble, unas pocas líneas para describir con belleza y metáforas el final de una vida.
    Un abrazo y suerte, Sara

    1. Gracias por tu análisis tan certero.
      La rabia no canalizada se acumula, deja poso, que es como un corrosivo que poco a poco carcome y desgasta.
      Quizás el olvido que sobreviene con la vejez ayude algo a la protagonista, pero el dolor sigue ahí.
      Un saludo.

  2. Barceló Martínez

    Hola, Sara.
    Me viene a la memoria ese refrán que dice «donde hubo fuego siempre quedan brasas», quizá aquí ya se apagaron y solo quedan cenizas, pero si aún duele el recuerdo, aunque sea difuso, es porque todavía pica, por mucho que tu protagonista no sepa identificar muy bien que es lo que sigue encendido. Me encantó la forma de narrarlo.
    Un cálido abrazo.

  3. María Jesús Briones

    A través del gato, desarrollas la historia de la protagonista con una sensibilidad muy especial que me ha atrapado desde la primera letra.
    Felicidades por hacer literatura.
    Besito virtual

  4. Qué hermoso micro… qué hermoso juego literario esa imagen del desovillo de recuerdos que hace la protagonista, que a la vez desovilla la memoria, pero la senilidad y el gato le juegan una mala pasada y terminan enredándolo todo, con el consiguiente y laborioso reovillo de todo lo que está enredado… Una imagen dulcísima de un tema muy triste y muy doloroso…

    Me encantó, Sara.

    Cariños,
    Mariángeles

Dejar una respuesta