Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

38º Microscopio : Vagosto en mi callinga

Tras el paréntesis de esta semana santa volvemos con un nuevo microscopio, quizás a alguno le parezca más un calidoscopio psicódelico, sí, pero aquí cabe todo tipo de relatos. Para la ocasión hemos invitado no a tres opinadores sino a cuatro, dos ejercen de ángeles y dos de diablos, ya que es un texto que no os dejará indiferente.

 

En esta misma callinga Gina se ha topado con Los Talking Head  canturreando «Burning down the house»

Vagosto en mi callinga

Todo repurgió sin precursorias. A menudo las reyurtas se hulerean en el baire de mi callinga. Te asomascas al balcanio y sopicirras que estrepina una al caer. Pero posta vez, no. Posta vez, los cabriolos se cruzariaron en mediante de la calzadora. Uno, aburronaba a regañamuelas el bartu de Juancho, el otrorio salíase sin trumbo dende el portalejo de frentesga. Que se carrocharan en plena callinga fue investindable.

– ¡¿Pero quenisque te crees tú?! – bramobró el bocharro de la diestranga

– ¡Yo seo el amaringo de pesta callinga! – correntestó el otrorio sin aminolirse.

– ¡Imparenosible! ¡El amaringo de pesta callinga seo yo!

De custas paraboleas a las mandolias solo hubico un pasingo. En cuestina de munitos los cabriolos esteban enzargazados de pies y maneos.

Juancho, que no quierese escandalopios y policémanos en la puertinga de su bartu, intentaraba aseparitarlos. Pero era impostunable.

Desde los balcanios la vecindanga alecintábamos a uno u otrorio. Las trompiñas voliantaban en todas diractrices aunque la moyarguía no acertinaban en el blanquenio.

El que habiase aburronado el bartu de Juancho, cayose de redillolas sobre el asfalinte. El otrorio no acerticaba a patelearle los dentistes aunque lo teniase lo que se decise a tirolino.

Un cocherno acertuno a pasonear por nostraga callinga. Los cabriolos bocharrados tutevieron que aponerarse en pie. El bocharro de la diestranga acayudó al otrorio a llegar hasta la acerinda. El cocherno aparconeó a unos pocos metrágonos. Desde los balconios animalamos a los carrochantes a contunuriar con la pelisga.  Pero la maginda ya habiase quebrandicado.

Los cabriolos camintonaban abrazitados por la acerinda mientras conturrenaban un tangrio desonifado.

Dicepconados, los vecindangos volvenimos a nostras ocuperaciones. Unos a fritonar pescochos, otros a pasingar la aspidorea, y los más cantagruélicos como yo, a enfitonar las narices entre los apunteos de Lenguada Castellangona que Vagosto estase por terminorar y antovía no hemos estaudinado ni la mitadrenga.

 

Nos dibonja este trelatovich tan, tan, tan Amparo Martínez Alonso (Petra Acero)

38_Vagosto_BORRACHO

 

 

31_angel El ángel de la guarda protege relatos

ANGEL 1

Lo que hace un angelito, si o si, es decir siempre cosas buenas. ¡Ah! Además no puede mentir, así que cuando digo que este relato vagostiano me gusta es porque es la más genuina de las verdades.

Y es que aúna una serie de virtudes:

1º  Es sencillo. Su sencillez radica, a mi parecer, en que no cuenta nada. O lo cuenta todo, según como se mire. Desde mi punto de vista relata una escena costumbrista, dominical, veraniega, pueblerina. Al estilo Delibes narra una tarde aburrida de domingo veraniego en la que, como nunca pasa nada, los vecinos del pueblo están deseando que ocurra algo, para asomarse al “balconio” y tener algún entretenimiento.

2º Al hilo de lo anterior, nos cuenta con estupenda sencillez y sentido del humor lo absurdo de algunas peleas provocadas por el alcohol. En esta ocasión, si bien los dos borrachos se enfrentan y llegan a las manos por una bobada, de la misma manera, en cuanto surge la mínima ocasión, pasan, como está mandado, a la fase de exaltación de la amistad, “tangrio desonifado” incluido. Nótese que no se ha traído a colación el típico y mítico “Asturias patria querida”. Buen toque de originalidad (a no ser que el autor sea argentino, ejem…).

3º Aunque el autor o autora lo escribió (si no me falla el calendario) antes del fallecimiento del gran Umberto Eco, no puedo evitar pensar que aquí estamos ante un homenaje a ese gran lingüista y a sus idiomas inventados, dado que coincide en el tiempo con ese deceso. Aunque yo soy más de Tolkien, para el que se me agotarían los adjetivos…

4º La mezcla entre el contenido de la historia y el idioma inventado me hace pensar en que pueda tratarse de un relato semi-autobiográfico. Me explico. El autor pasaba unos calurosos veranitos en el pueblo, no era el o la mejor de los estudiantes y, como todos en la infancia y la adolescencia, alguna vez ha jugado a hablar con sus amigos en un idioma inventado “para que nadie nos entienda” (ilusos). En mi caso era el idioma Pi, el cual consistía en pronunciar “pi” delante de cada sílaba. Agotador y poco práctico, realmente.

5º Supone un ejercicio de escritura, de lectura, de esfuerzo mental meritorio. La persona que lo ha escrito ha sido muy aplicada en su ejecución y se merece respeto, admiración y agradecimiento. Me hizo reír desde el primer renglón y el hecho de que se trate de un relato gamberro y divertido no le resta mérito, puesto que nos ha regalado su tiempo y su esfuerzo para que nosotros/as vayamos y se lo destripemos. Yo no, claro, porque soy un angelito. Es más, he visto un par de fallos, pero hago como que no los he visto…

 

ANGEL 2

Título (+). En prefetuskaconcordatoria con el restongo de peste cuextrañoso y drivertierorelatorso. Sonobro, allamasela aterencionela del lectoru y acrerinda su curiosidable.

Protagonistas (+). Dos secuendarios que mantieneinga una tramalinaparalelable, la que oblígale a la descrupción del narraguía, ínclave en la progresoriadramaticarle.

Historia (+/-). Aljoflojosinga en sí. Pero lo que importunea es cómo está cantoda y para qué sobre todu. Daba igualdable el hucheso que nos maliobrase, además. El desenlapiojustifrígano lo pesuno y lo posotro (y lo de pmás allá, si se me permiste la licencerregia).

Desenlace (+++). Divertidable. Aunoriaunfrondo y formiloria, y explicativoria todo el relatorso con una solucónoriginalisga.

Baste esta pequeña chanza como introducción para señalar dos aspectos de Vagosto en mi callinga que me parecen esenciales: la originalidad a la hora de plantear un texto y la dificultad que supone inventarse no una palabra, sino todo un lenguaje coherente que permite contar una historia de forma diferente y además perfectamente entendible, pese a su aparente dificultad.

Hay quien considera la literatura como un juego en todos los sentidos, como un arte que no puede quedarse estancado, que debe buscar nuevas formas para renovarse, que tiene que experimentar con la forma, el fondo, los géneros, la gramática, el lenguaje… Vagosto en mi callinga es un buen ejemplo de todo ello. Quizá no estemos tan acostumbrados a las vanguardias literarias y por eso un texto como este nos puede sorprender al principio e incluso hay quien lo rechace de plano sin darle una oportunidad. Si no somos capaces de vencer la “dificultad” de su lectura lo lógico sería que nos echáramos para atrás. En realidad solo hay que prestar un poco de atención y saber entrar en la propuesta que propone. Ese es otro de los aspectos que destacaría de este relato. La gran mayoría de los microrrelatos que leemos son fácilmente entendibles, por su lenguaje, por su forma de contar, por su estructura… es como si nos lo dieran todo hecho y nada nos exigiese ningún esfuerzo. Con este texto hay que poner algo de nuestra parte, esforzarnos en entender lo que nos quiere contar, y sobre todo cómo nos lo cuenta. Transgredir siempre requerirá la complicidad del lector, especialmente si hablamos de vanguardia.

Si atraídos por la curiosidad, “entramos en el juego”, veremos que no es tan difícil comprenderlo, pese al lenguaje utilizado. El narrador cuenta una reyerta que ve desde su balcón, al igual que otros vecinos, entre dos hombres que se encuentran en la calle, pelea en la que los dos se muestran tan torpes que no llegan a atizarse ni una sola vez, y que se acaba cuando pasa un coche que los hace ayudarse mutuamente. Pese a que todo el mundo quiere que continúen, ellos se van abrazados mientras que los espectadores ocasionales regresan a sus quehaceres. El fondo de la historia en realidad no resulta interesante ni en realidad lo pretende. Es solo una excusa para utilizar un extrañísimo lenguaje que encuentra justificación en el desenlace. El narrador habla de esta manera porque ha suspendido Lengua Castellana y todavía no ha estudiado ni la mitad. Es lo que convierte al texto en una gran broma de la que podemos disfrutar si nos olvidamos de todo prejuicio previo. Es la ironía que desprende este final el que acaba por convencernos de que no se trata solo de un intento vacío por realizar algo diferente.

Y es mérito del escritor haber podido mantener esa capacidad de invención a lo largo del texto, sin que resulte pesado (invito a que cualquiera haga la prueba de escribir algo similar para comprobar lo difícil que resulta). En textos de este tipo, en los que se juega con el lenguaje de manera tan drástica, es fácil caer en la repetición o el agotamiento de la propuesta, sobre todo porque se basa más en la técnica que en el contenido. El hecho de que Vagosto en mi callinga no se haga pesado es un síntoma de que se ha logrado un buen equilibrio, con toda la dificultad que eso supone.

Otro rasgo a destacar es haber utilizado el humor como vía para introducir esta propuesta. Parece que es una de las mejores formas, o por lo menos más asimilables, a la hora de poder atraer al lector, dada su mayor expresividad.

Aunque ya lo he mencionado, quiero destacar otra vez el lenguaje que ha creado el autor/autora. No se trata de palabras inverosímiles o inventadas, que no signifiquen nada en sí mismas o que estén vacías de contenido. A través de ellas, sobre todo de la modificación de los originales, la historia se sigue sin mayor problema. Cuando un autor consagrado hace algo similar, se pueden escribir sesudos tratados para alabar su imaginación sin que resulte extraño. La literatura es de todos, y está muy bien que haya quien se atreva a realizar inventos similares. No debemos tener límites ni encorsetarnos.

Por lo que respecta a un comentario tradicional acerca de la ortografía, gramática, sintaxis de este texto, como es lógico, nada puedo decir, salvo que si debemos ser coherentes, y respetar las reglas gramaticales como parece que se hace en este lenguaje inventado, los meses del año se escriben con minúscula, y por tanto  así debería ir el “vagosto” que está incluido al final del texto.

En resumen, si el lector ha sido capaz de asumir la invención y se ha dejado seducir, habrá podido disfrutar del texto e incluirse en la lista ángeles; si no, acabará aborreciéndolo como un demonio. Y para terminar con esta posible polémica, dejo una frase de Cortázar.  Nadie mejor que el inventor del lenguaje gíglico para definir lo que supone Vagosto en mi callinga: “El buen escritor es ese hombre que modifica parcialmente el lenguaje”. Sea quien sea el autor/autora, espero que sepa apreciar este piropo del mismísimo Cortázar.

31_demonioEl malvado diablillo revienta cuentos

DEMONIO 1

Fue abrir el documento en word y una llamarada roja, la del subrayado de la palabras incorrectas, me obligó a entornar los ojos para proteger el iris. Pensé que estaba escrito en otra lengua, así que uno por uno lo sometí a la revisión de la veintena de idiomas que el corrector de la herramienta me ofrecía. Vano intento, el sublineado, rizado y colorado, permanecía.

Pensando que podía tratarse de castellano antiguo, se lo pasé a un filólogo y Catedrático de Lengua y Literatura. Me lo devolvió enseguida. «Unas cuantas preposiciones y artículos no le dan la categoría de castellano», me dijo.

Recurrí entonces a un ufólogo y este tomó más interés en el asunto. De hecho, elaboró una teoría según la cual el texto procede de la época Maya y que su origen es una lengua de otra galaxia que fue traída a la Tierra por el mismísimo astronauta de Palenque. Del imperio Maya pasó a lo que hoy se conoce como Europa y, por evolución, dio lugar al castellano. Nada pues de raíces latinas ni, mucho menos, de su expansión en sentido inverso. Es probable que, en breve, lo veamos en Tercer Milenium.

No del todo convencido, consulté con un antropólogo y su teoría, y creo que más plausible, es la de que al terminar la guerra civil, alguna aldea recóndita, probablemente en lo más profundo de algún bosque de la cordillera cantábrica, quedó durante años incomunicada de la civilización. Por allí no aparecerían ni feriantes, ni guardias civiles, ni curas, ni maestros. Y se notó en la lengua, que quedó al albur de la forma de hablar y de escribir de cada cual, incluidos tartamudos, afónicos y disléxicos, dando como resultado esa especie de dialecto con reminiscencias godas. La autora, sin duda, fue criada, que no educada, en ese entorno y nos dejó «pestiños» como el que nos ocupa. Al parecer, en él se describe una escena cotidiana de la aldea, pudiera ser una celebración familiar o una fiesta patronal, y está escrita en un tono muy serio y académico, lo que le resta frescura e interés. Bien haría la frustrada escribidora en reculturizarse y asistir a clases de español para extranjeros.

 

DEMONIO 2

Veo que en anteriores análisis del microscopio el crítico se ha extendido lo suficiente como para destripar el relato. En esta ocasión yo no voy a extenderme más de lo necesario, es decir nada.

Comencemos con el título. Una palabra lo resume: “simple“. Me recuerda a las redacciones colegiales, en las que el niño ha de contar sus vacaciones de verano y el título elegido es “Vacaciones de verano”.

Creo que con el comentario del título me quedaría para el análisis del texto, pero voy a continuar.

Cansa leerlo. Si el autor no hubiese embadurnado el texto con palabra ilegibles y dando solo pequeñas pinceladas, el relato hubiera ganado y mucho.

Entiendo, que el protagonista no domina (por decir algo) el castellano, pero es curioso como algunos términos como “reyurtas” por reyertas,” bramobró” por bramó, o “mandolias” por mandoble, aunque no sabe escribirlas y supongo que ni decirlas, sí las conoce, cuestión que no es creíble que pueda ser así para alguien que está aprendiendo un idioma, y sobre este mismo tema, sí sabe cómo o donde se acentúan determinadas palabras,(  como ejemplo  “ Tú “ u otras agudas o esdrújulas ) pero insisto , no conoce el castellano, tampoco es creíble, ¿ Tal vez lo primero que le enseñaron fue a acentuar?

En definitiva, es un texto empalagoso, espero que el escritor no haya querido emular a Cortázar, porque ni de lejos hay parecido con el estilo cortazariano, y si puedo decir algo en favor del texto, es la valentía del autor al escribirlo y aún más a someterlo a crítica.

 

 

 

35 Respuestas

  1. Apostaría todos los derechos sobre mi obra -la que estoy haciendo en el garaje- a que el autor podría ser un tal Mrando. Por lo menos encaja en su estilo. Y si no lo es, que el autor o autora lo tome como un elogio que los escritos de Barlon me encantan.
    Buen trabajo de los opinadores,estupenda ilustración de Petramparo y acertada elección musical de Ginette.

    1. Rafa, deberías haber tirado para el lado del Atlántico y cruzarlo entero como para acertar… comprensible que te hayas quedado trabado en el norte, qué vamos a hacer…
      Pronosticando campeones de copa serás un crack, pero adivinando autores misteriosos…

  2. auro

    Rafa, si sigues así te quedas sin litoral!!! Te vas a caer al agua y vas a terminar en Mikonos!!!

    Lo siguiente es una bilbaina, no?

    Un besote.

  3. Pues yo ni idea pero el texto es MARAVILLOSO. Me ha chiflado empitonadamente. No rasquiacierto a dilurredar si prentende elevandundiar el simbioma de los etínlicos o demostarrrear que los dicciondarrios no son equinsarios en realidancho, pero es magnificiencio, restupendo y lo he regozando una barbarie.

  4. Reve Llyn

    Es divertido leerlo. En unas clases de escritura hicimos algo parecido basándonos en uno de los ejercicios de estilo de Raymond Queneau…y no es nada fácil. Al autor/a (yo no apuesto ni una monedita de cobre, no tengo ni idea de quién puede ser) le felicito por el trabajo. Creo que logra su objetivo de ser un texto gracioso con una pequeña historia (anécdota en este caso) detrás y una vuelta de tuerca en el lenguaje para hacerlo diferente. Ahora, también he de confesar que leer tres o cuatro de estos seguidos cansa.
    Un saludo.

  5. Ha llegado el momento de dar un paso al frente y confesar. El intuitivo señor Modes tenía razón, la autora de Vagosto en mi callinga, que sin duda ha perdido unos cuantos tornillos, soy yo.
    Me lo he pasado genial leyendo a mis celestiales opinadores (a los dos bandos, sí). Y sobre todo, ante los desorientados esfuerzos de mi estimado Rafa Olivares por descubrir al creador de semejante disparate.
    Quiero decir Gracias, Gracias, Gracias a cada uno de vosotros por el tiempo que me habéis dedicado. Ha sido un regalo de cumple genial.

    Gina:
    Muy acertada tu selección musical, es como si los estuviera viendo en mi calle. Sé que habrá sido difícil, y por eso lo aprecio aún más. ¡Gracias por tu tiempo y tu buen hacer!

    Amparo:
    Qué honor que hayas ilustrado uno de mis cuentos. Me parece una imagen que complementa muy bien la historia que a pesar de que no se vea fácil, se está contando en mi cuento. ¡Eres una genia! ¡Mil gracias por tu regalo!

    Angel 1:
    ¡Qué decir después de recibir tantas palabras bonitas! Creo que has captado muy bien mi intención de sencillez (a pesar de lo rebuscado del lenguaje) y de apelar al sentido del humor. Es cierto que mis raíces argentinas se han colado en ese tangrio desonifado, nunca se me hubiera ocurrido introducir un “Asturias patria querida”, para qué mentir. Y no se trata de un toque de originalidad en mi caso.
    Me encanta lo que dices de Umberto Eco, pero sí, es cierto que lo escribí bastante antes de su muerte.
    Lo de autobiográfico es relativo. En Argentina (donde me crié y estudié) agosto es pleno invierno y no estás estudiando para recuperar asignaturas. Tampoco tengo pueblo, esas cosas no existen en Argentina. Aquí todo el mundo parece tener uno, pero yo no. Lo que sí hacía era hablar en jeringozo con mis amigos, que era un idioma inventado en el que a cada sílaba se le agregaban las sílabas pa, pe, pi, po o pu, siguiendo la vocal de la sílaba. Una chorrada que hacía las conversaciones interminables.
    Gracias por haber hurgado en el relato superando el primer rechazo que entiendo puede generar, y gracias por tu crítica tan favorecedora. Normal en un angelito como tú, pero muy muy currada, y eso se nota.

    Angel 2:
    La primera parte de tu opinión me ha hecho reír muchísimo. Que hayas hecho el esfuerzo de escribir en esta locura de lenguaje me ha encantado. Habrás visto que no es fácil mantener la coherencia, pero no me puedes negar que es muy divertido, ¿no?
    Coincido contigo en que es un texto que te obliga a poner algo de ti al leerlo. Por lo menos el esfuerzo de intentar comprenderlo. Me gusta que sea así. Prefiero lectores activos que lectores pasivos que se dejen llevar. Será porque como lectora me gusta que no me lo den todo fácil, quiero que me dejen poner de mi parte. Por eso aprecio que resaltes ese aspecto de mi cuento.
    Que me compares con escritores “consagrados” me enorgullece y me da un poco de vergüenza también. Claro que aprecio el piropo final, aunque no estoy segura de merecer tanto.
    Y con respecto al Vagosto del final, tienes razón, debería ir en minúscula.

    Demonio 1:
    Tu devenir de uno a otro especialista me ha parecido un cuento maravilloso. Gracias por haberte tomado semejante trabajo, o por lo menos por haberlo imaginado.
    Me he reído muchísimo. ¡Qué bueno lo que puede disparar un texto loco!
    Tienes razón, tendré que reculturizarme y asistir a clases de español para extranjeros, porque lo cierto es que lo soy (extranjera, digo).

    Demonio 2:
    El más fiero de todos los demonios. Gracias a ti también por tanto trabajo como te has tomado. Tienes absoluta razón con lo de los acentos. Ahí se me ha colado la escritora meticulosa en castellano, que tal vez debería tomar menos clases de español para extranjeros.
    No, claro que no he querido emular a Cortázar, aunque sea de mis más admiradísimos. No le llegaría ni a la suela del zapato.
    Valiente he sido, sin duda. Se aprecia que lo reconozcas.

    Espero que este microscopio un poco loco y polémico haya sido divertido para todos. Para mí lo ha sido y mucho. Mil gracias.

  6. Mel

    Hola Patricia, nuestra Vagostiana predilecta.
    Como ya te dije la semana pasada, sin duda uno de los microscopios más locos, todos querían ser demonios, luego ángeles, luego un poco de lío si llevo cuernos o alas, vacaciones en medio, pcs descacharrados, guasap va y viene… porras, intentos de soborno.
    A los seis, gracias por vuestro trabajo generoso. A Patricia, gracias por prestarnos tu texto,

    al resto de microscópicos, hasta el martes que viene!!!!!

  7. aurora

    Hola a everybody!!

    Patricia, un absoluto placer tu relato, aunque complicado de analizar. Me lo pasé bomba leyendo y releyendo. Y me voy a aficionar a los tangos, aunque yo desonifo de lo lindo. Soy el Angel 1. Ya me gustaría que el señor Olivares hubiese seguido hacia el Cantábrico oriental y se hubiese tenido que detener en Bilbo, porque eso significaría que tengo tanto talento como vos.

    Un besote.

    1. ¡Muchas gracias, Aurora – Ángel 1!
      Soy consciente de que os compliqué bastante la vida. Gracias por el esfuerzo y por el cumplido. El señor Olivares a punto estuvo de caerse del planisferio…
      Tú aficiónate a los tangrios que si desonifas, no se noratá.

  8. ¿Cantábrico?, ¿Atlántico?, las mismas aguas son ¿o no?. En cualquier caso habrá que mirar el árbol genealógico de los Collazo. A mí me suena que hay muchos por el Norte.
    Ahora en serio, relato muy meritorio, porque no solo se entiende sino que además es divertido a rabiar. Todo ello a pesar de lo que haya dicho, y me descubro, como primer Demonio.
    Besos, Patricia.

    1. ¡Que sorpresa y qué honor, primer demonio!
      Sé que te he mareado un poco con tanta visita de especialista en especialista, por eso se te habrán confundido los océanos. Es entendible.
      Muchísimas gracias, Rafa. Un demonio de altura. ¡Has hecho un trabajo infernal!
      Besos

  9. Rafa Heredero

    Hola, Patricia. Me descubro como el segundo ángel. Me has hecho pasar un buen rato, como has podido comprobar. También he podido darme cuenta de lo difícil que ha tenido que resultarte, de tu capacidad de inventiva y de tu originalidad, que parece no tener límites.
    Un abrazo.

    1. Otro verdadero honor, tener entre mis opinadores a tanto talento reunido. Muchísimas gracias, ángel 2. Yo también he pasado un muy buen rato leyéndote.
      ¡Gracias por tu tiempo y por estas palabras!
      Un abrazo

  10. Vaya relato, su primera lectura me dejo perplejo, pero luego como Argentino (si con mayúscula) reconocí el estilo de aquel geringozo que otrora usábamos en la escuela.
    Si bien es complicado de leer no deja de ser original.
    Tarde he llegado a comentar, pero mis felicitaciones Patricia por publicar este raro relato, veo que soy el único que se deleita con este estilo. Si lo haces tu que eres tan especial yo continuo sin sentirme culpable.
    Un abrazo genia.

    1. Gracias, compatriota. Una alegría haberte llegado a ese recuerdo de la infancia.
      Admito que el relato es complicado y entiendo tu perplejidad. Presentar el texto fue una apuesta algo arriesgada, pero me ha dado muchas satisfacciones, entre otras este comentario tuyo.
      Un abrazo

  11. Begoña Heredia

    Hola admirada Patricia. Si, a mí me tocó ser tu segundo demonio,y tal vez el mas duro.Contesto ahora despues de unos dias de vacaciones no vagostianas sino vabrileras
    Confieso que me costó sacarle punta negativa y que tras varias lecturas terminé por engancharme al relato. Rebusqué lo que podia ser no tan bueno en el relato ,puesto que no podia expresar nada positivo y de esa forma interpreté que siendo extremista en mis opiniones sobre esas cosillas rebuscadas seria la única manera de llegar casi a la borderia, puro juego. Tal vez el título si que lo hubiera cambiado, lo de los acentos, bueno, una salida de tono que puede estar en lo razonable para considerarlo negativo, algo totalmente nimio y sin importancia ante un relato , eso si , complejo, pero bueno en definitiva.
    Un abrazo de tu demonio 2 .

    1. ¡Uy, mi querido demonio 2! ¡Por fin se ha manifestado!
      Muchísimas gracias, Begoña. Ha sido muy bueno para mí leerte. Por más que hayas exagerado o como quieras llamarlo. A mí me ha servido para poner más atención a pequeños detalles que se me habían escapado.
      Espero que tus vacaciones vabrileras te hayan sentado de lujo y hayas vuelto con renovada fuerza creativa.
      Un lujo de equipo opinador celestial que me ha tocado. Tú eres la pieza que me faltaba para completarlo.
      Mil gracias por tu tiempo y por tu esfuerzo, compañera de aventuras detrás del espejo.
      Un abrazo

  12. auro

    Hola, Patricia, estoy con dos amiguetes leyendo tu relato. Opinan q sería bonito un relatito en tono eroticofestivo usando tu idioma…

    No se q dirán las microscopistas!! Lo importante es q nos has hecho pasar un rato buenisimo!!

    Un besote

Dejar una respuesta