Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

4. Croquetas de limón

Siempre había detestado cocinar pero, tras la boda, lo asumió como un deber. Muy pronto empezaron a quedarse las cenas frías y Remedios, adalid de las limonadas, después de maquillarlas, fotografiarlas y colgarlas en las redes sociales, las repartía entre sus mascotas.

El día que murió el último gato no se desanimó, y decidió fomentar el veganismo  nocturno. Con su espíritu de reciclaje intacto, exploró ingredientes atractivos para inventar nuevas recetas. Descubrió que con cualquier hierbajo y dientes de león podía fingir preciosas ensaladas, perpetrar trampantojos de porrusaldas con las hojas caídas del parque o aparentar bizcochos de plátano con serrín y mostaza. Ya no existía la necesidad de que, además, fueran comestibles.

Todo ello impulsó rápidamente y a bajo coste su éxito como influencer y dio alas a sus planes para huir de los fogones. Cuando, hasta en China, se puso de moda cenar sus bolitas de cítricos con pipas de girasol (vistosos y originales trozos de gomaespuma rebozada en arena gruesa), consiguió culminar su sueño.

Como último gesto de responsabilidad conyugal compró un robot de cocina y lo dejó sobre el lecho antes de largarse para siempre. Estaba convencida de que su marido tampoco notaría la diferencia.

3 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Ese marido que no notaba la diferencia merecía lo que al final tuvo: la mayor de las indiferencias aunque, eso sí, con el rasgo de humanidad de recibir un robot de cocina como despedida. Debía sobrevivir para darse cuenta de lo que había perdido por su mala cabeza, una mujer bien interesante y creativa, una protagonista que invita a reflexionar sobre un mundo en el que las apariencias y la imagen lo son todo.
    Un abrazo y suerte, Eva

  2. Pablo Cavero

    Me gusta ese final con el robot de cocina, el relato es muy visual y casi se perciben olores. Muy buen trabajo Eva, enhorabuena y suerte.

Dejar una respuesta