Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

47.- El chicle (Adrián Pérez Avendaño)

De su boca ha comenzado a salir una pequeña pompa rosa que, sin embargo, a cada soplido, va haciéndose más grande y traslúcida. Sopla como quien respira y, aunque apenas puede verlo, la elástica esfera rosada va atrapando todo lo que tiene delante: su móvil casi sin batería, la bicicleta de su hermana, el cerezo en flor, la casa con corral de sus abuelos, la piscina del pueblo atestada de niños, la iglesia románica, kilómetros y kilómetros de vías de tren abandonadas… Y todo por puro aburrimiento, por no tirar el chicle, que, desde hace un rato, ya no sabe a nada.

 

 

12 Respuestas

  1. Nuria Rozas

    El aburrimiento es muy malo, pero en este caso, y sin darse cuenta, le ha dado para jugar a explotar un buen rato la imaginación. Me he vito de pequeña, con mis historias ocupando el vacío de unos chicles que me costó un mundo aprender a inflar. jajajjaa ¡Suerte con él!
    Saludos.

    1. Nuria, sabes tan bien como yo que aburrirse de vez en cuando no es tan malo. Es algo que quería reivindicar con esta historia (no sé si lo he logrado) porque parece que cada vez nos cuesta más permitirnos el lujo de aburrirnos, y eso es algo que no creo que sea bueno que ocurra. Gracias por tus palabras.

    1. Belén, ahora que hablas de estío, me ha venido a la cabeza la maravillosa novela de Ray Bradbury: El vino del estío. El prota bien podría ser este niño o esta niña capaz de convertir un momento de aburrimiento en algo maravilloso; gracias por pasarte por aquí.

  2. ton pedraz

    Hola, Adrián.
    Me encanta tu relato con tintes de surrealismo, y no carente de matices del cine de terror, con ese globo de chicle que, a medida que va creciendo, todo lo hace suyo.
    Muy bueno, te deseo suerte.

Dejar una respuesta