Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

54. Rosa coral (Anna López Artiaga / Relatos de arena)

Desde que pintaron la escalera con el color de moda la vecina “malaspulgas” del segundo me da los buenos días y sonríe aunque los niños bajen saltando los escalones de tres en tres. La hija de los del primero ha florecido repentinamente y la portería se nos ha llenado de muchachos adolescentes que acuden cual abejorros y que siempre, siempre, se equivocan de piso en el telefonillo. Además, la viuda del entresuelo ha mudado su vestuario y se rumorea que en los bailes del hogar ya no rechaza las invitaciones de los jubilados que la cortejan al estilo de antes.

Por contra, la mujer del presidente se ha fugado con el del quinto segunda y encima les ha tocado la primitiva. En la última junta, la vecina del quinto ha propuesto, entre lágrimas, que se pinte de nuevo la escalera. El presidente, al que todos llaman ya “el cornudo”, nos ha enseñado un muestrario de colores grises con el que pretende que la comunidad recupere la normal convivencia.

Personalmente, prefería el blanco, neutro y limpio, pero tengo por costumbre no bajar a las reuniones de escalera.

11 Respuestas

  1. Me parece que el presidente del consorcio se va a quedar con el muestrario de grises en la mano, porque salta a la vista que ese rosa coral que ha revolucionado la «buena convivencia» en el edificio les ha hecho más que bien a los inquilinos, incluso a la señora que prefería «el blanco neutro y limpio»…
    Este relato me hizo pensar en la famosa Cromoterapia o psicología del color, que se usa para paliar ciertas enfermedades por medio del uso de los colores. Según la cromoterapia, parece ser que «el rosa cura el dolor y la tristeza, restaura la juventud, y favorece la puesta en contacto con los sentimientos», de ahí que se entienda el efecto que produce en los vecinos…

    Un relato que place leer, y que en cierto sentido también me recordó a la vecindad del Chavo del ocho, jaja…

    Cariños,
    Mariángeles

  2. Ángel Saiz Mora

    El entorno influye en las personas y el color es parte fundamental de él. En el fondo late la ley de la supervivencia, que dice que los seres vivos se adaptan al medio. El pintar de rosa la escalera ha aumentado las ganas de vivir de los vecinos de ese inmueble, sobre todo en lo que a sensualidad se refiere. Creo que nadie ya querrá volver al triste gris. En toda revolución o cambio radical hay ilusión inicial, expectativas, resultados y damnificados. Sería cuestión de que los que más han perdido (la vecina del quinto y el presidente) se emparejasen y así todos contentos. La narradora, como corresponde, es ecuánime y equilibrada, para poder contar con objetividad, de ahí que su color sea neutro.
    Un relato muy divertido, que seguro que haría las delicias de genial Ibáñez, creador de 13 rue del Percebe, o que no dudaría en emplear los guionistas de «Aquí no hay quien viva».
    Un abrazo y suerte Anna

  3. María Gil

    Muy bueno este relato Anna. Me ha recordado a los habitantes de 13 Rue del percebe, una comunidad con vida propia, como la que has descrito. Lo que más me ha gustado es esa forma directa de contar los cambios producidos en cada rellano de las escaleras; secuencias que se hilvanan sin ningún problema. ¡Y todo por una manita de pintura!

    Un abrazo

  4. Nuria Rozas

    Un relato muy divertido. Me recuerda, como dicen los compis, a los cómics de toda la vida. Lo que hay que ver por la elección de un color u otro…
    Saludos.

  5. Maite Moreno

    Me he divertido estos vecinos, pero creo que el color azuza al alma, y normal tanto cambio, se quedará el presidente solito. Creo que bajaré un rosa bien divino para la próxima reunión. Un beso.

  6. Muchas gracias por vuestras lecturas, compañeros. Me halaga esa repetida referencia a Ibáñez. Esa viñeta final del TBO siempre fue mi favorita así que supongo que debía estar en mi subconsciente cuando escribía el relato. Eso o la reciente mano de pintura, gris por cierto, que le han dado a mi escalera 😉
    Un abrazo colectivo

  7. Anna, hay que ver los efectos tan beneficiosos que ha producido el color «Rosa Coral» en esa comunidad de vecinos. A veces, basta un pequeño cambio en nuestras vidas para que cambien y se llenen de color.
    Por favor, no permitas que regrese al gris a sus vidas.
    Un relato fresco y divertido. Me ha gustado mucho. Te deseo mucha suerte,
    Besos apretados.

    1. Qué beneficios ha aportado a la vida de los vecinos una mano de pintura, sobre todo en lo que a ganas de vivir se refiere. Mejor que no lo cambien por el gris. Ni por el blanco neutro por el que apuesta la narradora.
      Original y divertido, Anna.
      Suerte y besos.

  8. Pilar, Yolanda, Carmen, muchas gracias por vuestras lecturas. Celebro que os haya divertido y, sobre todo, celebro que el rosa os parezca tan acertado para pintar una escalera. En mi comunidad la idea no ha triunfado. Y no me explico por qué.

Dejar una respuesta