Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

80 ACERA DEL TRIUNFO, 64 (Toribios)

Pinos Puente está muy cerca de Fuente Vaqueros, pero él no lo sabía. Se limitaba a estarse quieto. “No se mueva”, le habían dicho, y él firme, con su correaje, sus borceguíes, su diminuto gorro cuartelero terciado sobre el cráneo, y su pistola, esa pistolita como de juguete que de niño tanto me intrigaba. No leyó nunca al poeta, ni supo de su muerte, pero estaba allí entonces, en la mili, que nunca le gustó decir la guerra por no darse importancia. Me mira con sus ojos azules, a través de los muchos velos ya tendidos, y creo ver su miedo, su asombro, quizás su punto de ilusión por la aventura de estar lejos de casa a sus recientes veintiuno. La mano derecha reposa en una silla tapizada, en la izquierda los guantes de gala y un reloj de esfera cuadrada en la muñeca; toque de distinción, siempre le conocí uno redondo, más corriente. El poeta quizás había ya muerto, no hay fecha. Solo un detalle al pie: “Acera del Triunfo”. Curiosa dirección en aquella Granada del 36.

4 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Cuánto se ha escrito de la muerte absurda de un genio, que de haber vivido sin duda hubiera aportado mucho más aún de lo que legó al mundo. Que alguien como él dejase de existir antes de tiempo contrasta con la continuidad de sus verdugos, como éste muchacho, parte del ejército que de forma implacable dio fin al poeta, un muchacho uniformado al que una pistola pequeña le venía grande, con la juventud por delante, sin demasiadas letras, ignorante de hasta dónde puede llegar eso de acatar órdenes ciegas, sin percatarse que formaba parte de una locura sin sentido, no de una aventura.
    Tu relato me ha recordado otro que escribí en ENTC hace años, también con una fotografía de por medio y un soldado del pelotón de ejecución de Lorca. Seguro que a alguien se le ocurrió antes que a mí algo similar. Las ideas y temas sobre los que se puede escribir no son tantos en realidad. Donde se nota la diferencia es en la forma de contar y en la calidad de las letras, de la que este relato va muy bien servido.
    Un abrazo de verano, Antonio.
    Suerte

  2. ANTONIO TORIBIOS GARCIA

    Gracias, Ángel, por tu certero y generoso comentario. Efectivamente, el soldado no es consciente del momento histórico, sólo piensa en volver al cuartel antes de que lo castiguen sin paseo. Sí, y me consta, lo era de que no estaba con los buenos, quizás porque en las guerras no lo son ninguno de los bandos, o porque había visto cosas ya terribles.

  3. Josep Maria Arnau

    Sutil relato, Antonio. Nos muestra la ceguera ante la guerra y sus terribles consecuencias. Alguien que está mirando una foto de un joven militar la interpreta para nosotros y vemos su miedo, su asombro y su punto de ilusión en unos momentos terribles. Ajeno a lo que estaba sucediendo realmente más allá de los cuarteles. Utilizas muy bien el recurso del contraste con la muerte de García Lorca. He puesto la dirección del título en Google y me ha aparecido una foto de “Foto Aguilar” de Granada…
    Buen verano y mucha suerte.
    Un abrazo.

Dejar una respuesta