Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

47. Amapola en el arcén

Domingo. Lucía oye el paso incierto de su hijo de vuelta de una de sus juergas. Su marido, recién llegado de un viaje de negocios, aún duerme. ¿Cuánto tiempo lleva ella sin viajar?… ¡Basta ya de pretextos! Se viste, coge dinero, las llaves del coche del durmiente y se va.

Sentada en el arcén de una carretera comarcal, María intenta recobrar el aliento. De repente, un coche que se acerca. Se pone de pie. Es una conductora y no es el Audi rojo de antes. Levanta una mano y con la otra sujeta el tirante roto de su vestido.

Lucía ayuda la joven a subir al coche.

—No, al hospital, no. Al cuartelillo tampoco —insiste María.

Solo quiere hablar del chico del Audi rojo, de lo bien que lo habían pasado al principio, riéndose hasta de sus familias. Él, con un padre siempre de viaje para sus supuestos negocios, y la imbécil de su madre, en casa, sin querer enterarse de nada. Pero luego, en un camino de tierra, el chico…

Lucía deja de escuchar. Piensa en cosas. Por ejemplo, en que no le gusta conducir el Audi rojo de su hijo. Prefiere el Mercedes de su marido.

 

 

5 Respuestas

  1. Jesús Garabato Rodríguez

    Hola, Dominique. Menuda historia (historias, más bien) se atisba tras tus palabras… Con unas “suaves” pinceladas no dejas pensando en alguna de las ¿paradojas? de la vida de las personas durante un buen rato. Objetivo conseguido el de tu relato. Por cierto, creo que en el tercer párrafo se ha perdido una “a” por el camino. Enhorabuena y suerte.

  2. Dominique

    Gracias, Jesús, por tu lectura y tu comentario. Sí es un relato matrioska y me gusta saber que no resulte “lioso”… intenté que no lo fuese, pero no siempre se consigue el objetivo. Y sí, ahora mismo me voy a añadir esa “a” viajera… en francés se dice, por ejemplo, j’aide Pierre” y no “j’aide à Pierre”, y por eso mi.error…ay, ay, ay… 46años en España y ya ves… 😉

  3. Ángel Saiz Mora

    Una historia compuesta de crónicas que se entrecruzan, para componer un mosaico de personajes en el que cada cual tiene su papel. Cuando la madre y esposa protagonista quiere salir de los límites del suyo encuentra una información que no le gusta y hace que vuelva a su rígido guión, convencida de que hay cosas que es mejor no saber, porque solo traen sufrimiento.
    Un planteamiento tan original como novedoso, con un título llamativo y de lo más apropiado.
    Me atrevo a emular un poco a Jesús, a quien no se le escapa una, para sugerirte que quizá “viaje de negocios” en plural sea más correcto, por usual en el habla cotidiana, que solo “negocio”, aunque seguro que también está bien.
    Un abrazo y suerte, Dominique

  4. Que dura coincidencia Dominique. Por nad a me gustaría estar en la piel de tu protagonista. Me ha noqueado guapa, esta historia. Suerte y felicidades.
    Besicos muchos.

  5. Dominique

    Gracias, Ángel y Nani. La verdad es que sí puse a mis protagonistas en unas situaciones muy duras. Gracias también por chivarme otro pequeño error que ahora rectificaré… antes de que se enteren los demás😉