Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

49. Anunciación

El ángel del Señor… Pero antes de que él hablase, la joven se fijó en los cálidos ojos azules de aquel cuerpo celeste, en sus pómulos ardiendo como rosas salvajes, en la curva perfecta de sus labios dispuestos a abrirse con la divina noticia. Y bajo la saya cristalina que lo cubría, imaginó su vientre de mármol rompiéndose sobre las púberes ingles doradas de aquel ser astral. De solo mirarlo fue suficiente… Y concibió por obra y gracia del Espíritu Santo. 

6 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Había una laguna en los hechos narrados que se suplía con fe. En ese hueco te atreves a incluir una hipótesis, que- sigue una lógica que acerca más lo divino y lo humano.
    Un saludo y suerte, Raúl

  2. Raúl Aragoneses Lillo

    Muchas gracias, Ángel. La fe mueve montañas, pero es difícil que mueva el cuerpo de esa manera, jeje. Donde la fe no llega está nuestra imaginación. Un abrazo.

  3. Raúl Aragoneses

    Gracias, amigo Rafa. Qué buen título me das 🙂 Acabo de aterrizar por aquí, con tanta gente buena. He venido a por mi tarro de mermelada también. Un fuerte abrazo.

Dejar una respuesta