Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

44. BICHOS RAROS

Ellos, piel oscura de sol y desierto. Atávica estirpe de titanes y dioses. Antiguo legado inmutable más allá del espacio y el tiempo.

Nosotros, forasteros. Extraños y pálidos. Tan quebradizos. Tan inconsistentes. Notas exiliadas en acordes ajenos.

Nos miran como a bichos raros.

Cruzamos el oscuro mar huyendo de la Muerte, la Guerra y el Hambre, balbuceamos. No tenemos nada. Sólo traemos a cuestas nuestros míseros retales de vida y la poca dignidad que nos queda.

Ceños fruncidos. Nos observan taciturnos. Desafiantes. Desconfiados.

No nos devolváis al mar, imploramos. Acabaremos devorados y regurgitados por las horrendas criaturas abisales que ahora pueblan nuestras tierras. Sólo queremos un pedazo de paz y respirar de nuevo.

Una marabunta de voces tronando. Miradas de fuego y acero encienden la noche. Hogueras de furia. De miedo. No nos quieren aquí. Nuestros pies mancillan su sagrado suelo.

Una lágrima nuestra se posa en la arena dorada y caliente. Del suelo brota un manantial de rosas blancas y pensamientos. Esto es lo que podemos ofreceros.

Silencio. El anciano se acerca. Invoca a los ancestros. Dos estrellas fugaces surcan el cielo. Una es el corazón de nuestro pueblo. La otra, nuestros hombros siempre que necesitéis consuelo.

4 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Una de las tragedias de nuestro tiempo, no por repetida o hasta cotidiana, menos triste y dramática, es la de la inmigración por pura necesidad, las diferencias abismales que existen por el solo hecho de haber nacido en un lugar u otro, a lo que se suma el color de la piel. Según la perspectiva desde la que se mire o se viva, esos trasiegos de personas se ven como amenaza, molestia, problema, «bichos raros» y/o drama humanitario, esperanza. Tú lo has contado desde el punto de vista de los protagonistas, con elegancia, pero sin restar importancia a lo que sucede, a una situación inhumana, hermanada con la desesperación.
    Un saludo y suerte, Pablo

  2. Isabel Cristina Fernández Sánchez

    Un micro muy bien escrito y muy necesario de repetir una y otra vez pero sólo lo leerán y lo escucharán las personas preocupadas y sensibles a esta tragedia sin fin. Mi enhorabuena y mi gratitud por tu precioso relato.

  3. Pablo

    Gracias Isabel. Habrá que seguir contando ésta y otras tragedias hasta que el mundo despierte y no haga falta contarlas más.

    Un abrazo grande.

Dejar una respuesta