Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

65. CONQUISTADORES, PIMIENTOS Y LA PÉRDIDA DE CAPACIDAD

Éstas siempre fueron buenas tierras para los conquistadores, que vendíamos al peso por aquella época, cuanto más si brotaban vestidos con armaduras metálicas, así que, cómo no nos íbamos a sorprender los labriegos el día que brotó el primer pimiento, que ni hablaba ni nada y hasta que supimos que se podía cocinar un buen pisto con ellos pasaron muchos años; pero más sorpresa todavía cuando descubrimos que eran pimientos de Padrón, que unos pican y otros no, madre mía, las primeras veces… Luego ya todo volvió a la normalidad, porque a fuerza de repetirse una cosa deja de sorprender, y sacamos provecho a aquellas matas tan hermosas cargadas de frutos. Lo raro sería que volvieran a brotar conquistadores ahora que no está bien visto eso de conquistar y la fábrica de conservas funciona a todo trapo. Y no sé si eso provocaría alguna reacción, porque después de lo de los pimientos perdimos esa capacidad de sorpresa, ya ves tú, el mes pasado llovió tocino y como si nada, ya te digo. En fin, que voy a echarle un poco de alpiste a la alpargata, que el otro día se metió en una jaula y resulta que hasta canta.

2 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    En una tierra en la que, de forma asombrosa, brotan conquistadores, como si eso fuese la cosa más natural del mundo, no es de extrañar que cause sensación ver brotar un simple pimiento, aunque sea de Padrón y carezca de la facultad de hablar. Aunque a todo se acostumbra uno, como sabiamente cuenta tu narrador o protagonista, incluso a que una zapatilla cante dentro de una jaula.
    Una historia surrealista, divertida y sorprendente.
    Un abrazo y suerte, Ana

Dejar una respuesta