Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

39 Conversación sonámbula – Calamanda Nevado-

El chico se sentó en una  silla vacía junto a la barra, aparentaba quince años escasos. Grito unas palabras malsonantes y  dijo a la camarera que tenía las piernas bonitas.  Le espetó   qué como hacía para verlas a través del pantalón.  “Te las vi el otro día”, murmuró.  Mientras atendía a otro cliente  le pidió un wiski. Ella señaló un cartel.  Le exigió el DNI  pero no quiso    enseñárselo. “Tengo dieciocho años,  grito protestón”. Entonces tómese un zumo.  El  muchacho se   fue sin decir palabra  a los aseos. Después de largo rato regresó para sentarse en el mismo sitio. Olía a alcohol y sus gestos eran exagerados. “Quiero una cerveza”. Márchese, está borracho. “Ahí pone prohibido servir bebidas a menores, no dice que no pueda estar borracho”. Fuera, murmuró desanimada. Se encaró con ella y le gritó: “estoy  enamorado de usted,  quiero   verla y  me voy a quedar”. Sin saber qué hacer le sirvió un té y el chico no    volvió a hablar.  Respiraba calmada  cuando la llamó un tipo calvo, bajito. “He visto lo que le ponías al  chaval en la infusión”,  resaltándole  que era menor. Cada vez más tensa, se  agachó para coger del  estante un cuchillo oxidado.

 

 

4 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Un muchacho imberbe enamorado de una camarera mayor que él, acostumbrada a lidiar con todo tipo de situaciones. El alcohol como supuesto aliado del joven para darle el valor que cree necesitar para abordar a una mujer que le viene grande. Ella utiliza algún tranquilizante en el té que le sirve para calmarle. Alguien es testigo de todo y amenaza con denunciarla, en el fondo subyace la corta edad, preocupante cortapisa. Ante el miedo y la angustia a que la ley se le caiga encima ya no sirven sustancias desinhibidoras o tranquilizantes, ella estima que solo puede esgrimir un arma blanca, que lejos de solucionar nada, puede complicarlo aún más todo.
    Amor (o enamoramiento), acoso y amenazas conforman el cóctel de una historia que, difícilmente, puede terminar bien. Cuando ocurre algún suceso luctuoso nos escandalizamos, nos preguntamos cómo se pudo llegar a eso. Tu relato demuestra que nada surge de la nada, que para todo hay motivos.
    Un abrazo y suerte, Calamanda

  2. CALAMANDA NEVADO CERRO

    Hola Ángel, te agradecozco una vez mas tu generosidad y la forma de captar los acontecimientos y trasmitirlos. Estoy de acuerdo, -nada surge de la nada-. Pidamos no vernos en situaciones de difícil solucion, que puedan complicarnos la vida.
    Suerte con tus trabajos, muy buenos, y abrazos.

  3. María José Escudero

    El miedo puede nublar nuestra capacidad para resolver con inteligencia las situaciones. Pero en estos tiempos que corren donde la educación de los jóvenes deja mucho que desear no resulta fácil actuar con la calma debida. Ese acoso y la falta de empatía le pueden conducir a cometer el más grave error. Espero que esta camarera recupere el control y no se complique la vida. Aún tiene tiempo. Mucha suerte, Calamanda. Un beso.

  4. CALAMANDA NEVADO CERRO

    María José gracias, me gusta tu punto de vista en el comentario. Ya sabes como son los finales abiertos.
    Mis deseos son reciprocos. Besoss

Dejar una respuesta