Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

21. CROMATOGRAFÍA DE TUS OJOS (Mercedes Marín del Valle)

Difícil adivinar qué pensabas cuando ocultabas tus ojos tras las gafas. Te sentaban muy bien, es indiscutible, pero pasaba mi tiempo hablando, sin adivinar si me mirabas a mí, sin saber si al menos me escuchabas, porque siempre supe que los oídos escuchan y los ojos comprenden.
Pasó el tiempo y con él, pusimos algunos secretos sobre el tapete. Los míos más aventurados que los tuyos, y las gafas siempre presentes. Sin embargo, y a fuerza de insistir en ello, un día, dichoso para los dos, se produjo el milagro y las dejaste olvidadas sobre la mesa de la cafetería.
Me dediqué entonces a descifrar los misterios ancestrales que ocultaban tus pupilas: En los amaneceres una esfera imperfecta recreaba las tres cuartas partes de la Tierra, con sus pequeñas islas acarameladas. Al atardecer, el sol hiriente arrancaba sus lágrimas y un mar de confusión trataba de ahogarnos. Con la magia de la noche se oscurecían y brillaban como un cielo salpicado de constelaciones.
Tus ojos, azules, pequeños y melancólicos, aprendieron a besar mi boca mientras te hablaba.
Un día aparecieron las gafas, pero ya no supiste ponértelas. Habías descubierto la luz, la tuya propia que viste reflejada en los míos.

15 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Que los ojos son el espejo del alma es mucho más que una frase hecha, se trata de algo muy cierto y literal. Por mucho que queramos disimular son dos ventanas abiertas que reflejan nuestro interior. Tu personaje los oculta, quizá temerosa de que se conozcan sus sentimientos, de dejar al descubierto su verdadera esencia; tal vez por temor a ser herida, o por vergüenza, por no considerarse a la altura de la otra persona a la que no desea contrariar en lo más mínimo, sino al contrario, agradar al máximo, movida por un miedo no confesado a perderle.
    Mostrarnos tal cual somos y ser aceptados es una de las mayores dichas, siendo, como somos, seres sociales.
    Un relato dibujado con primor, sobre relaciones e inseguridades.
    Un abrazo y suerte, Mercedes

  2. Barceló Martínez

    Hola, Mercedes.
    «Los oídos escuchan y los ojos comprenden», gran frase, me la apunto.
    El relato cuenta como poco a poco dos personas se van abriendo la una a la otra hasta el punto de llegar a conocerse bien e incluso, al final, identificarse en la mirada del otro. Espero haber entendido bien el significado.
    Un abrazo y muchísima suerte con el azul.

  3. J. Ignacio

    Hola. Gracias, me has hecho reír.

    Cuando te sale bien, te sale muy bien. Y no es que me dejes sin palabras, pero cualquiera de tus seguidores te va a comentar mejor que yo, que nunca me he considerado nada. Y menos aún… ¿escritor? – me da risa sólo pensarlo. Mi tiempo aquí se debía a circunstancias personales, que no literarias, aunque era como chocar contra un muro de hormigón.

    Así pues, como temía aburrirte y considero que algunas palabras por sí solas pueden ser un regalo, pues para allá que te fue ese ‘bellísimo’ y tan feliz que me quedé, porque creo que expresa mucho con poco. A veces menos es más, y esa es toda la explicación que puedo darte.

    Gracias, insisto, por sacarme una sonrisa. Ojalá haya sido compartida, y colorín colorado, hasta pronto si nos vemos (???), y como dijo un gran sabio de la antigüedad:

    Si fuera yo capaz de conseguir
    Tenerte alguna vez entretenid@
    Hacerte por lo menos sonreír
    Prometo estarte… a g r a d e c i d o

  4. Pepito Cancho

    Un relato redondo y lleno de guiños, nunca mejor dicho, a los pensamientos que se esconden tras las miradas. Muy acertado bajo mi punto de vista azul.

  5. Anda, pues te aseguro que no leí el poema al que te refieres, pero es que, en realidad, si ponemos un poco de sentimiento coincidimos, sobre todo los que escribimos de ese modo.
    Gracias Carmen, por tu presencia, por tus letras y por tu apoyo.
    Un abrazo y un lunes feliz para ti. Besos.

Dejar una respuesta