Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

02. CRÓNICAS DE DECADENCIA (Ángel Saiz Mora)

Aquel individuo iba a traer problemas, fui consciente de ello nada más verlo, hasta tirité de inquietud. No era un buen comienzo.
Al contrario de los infelices que llegan a esas instalaciones especializadas, él parecía radiante. Consciente del desafío, planifiqué una estrategia para resolver tamaña extravagancia, que no estaba dispuesto a consentir.
Mi recibimiento fue muy frío, capaz de intimidar a cualquiera. Después no tuve compasión al aplicarle las más crueles técnicas de acoso y sufrimiento, pero resultó inútil. El tipo no dejaba de sonreír.
Opté por investigar su trayectoria. Algún punto débil debía de tener. Fue explotado en trabajos precarios, además de sufrir abusos durante la infancia. En los archivos constaba que una vez creyó haber encontrado el amor, pero fue esquilmado por la pensión compensatoria de su implacable exmujer, incluso tuvo que mendigar. Entonces supe que cualquier tormento era mejor para ese hombre que lo vivido antes.
Con el amor propio por los suelos, entregué la renuncia y mis accesorios de encargado entre sollozos, antes de marcharme para siempre. Fue el principio de una era inconcebible. Sin cuernos ni tridente nunca he vuelto a ser el que fui, el infierno tampoco.

48 Respuestas

  1. Pablo Cavero

    Cuando he leído el puñetazo final, he regresado a degustar todos los detalles de todo el relato que ya encajaban a la perfección. Genial ese frío infernal. Me has atrapado y creo que es una historia muy original. Un abrazo, amigo y suerte.

  2. Barceló Martínez

    Hola, tocayo.
    El segundo relato de este año en el que predomina el dos, no podía ser otro que el de Ángel Saiz.
    Original como siempre tu relato. Me he quedado helado con la crónica de esa decadencia que fuerza a un nuevo comienzo. Me lo apunto como metáfora, las catarsis no son agradables pero fuerzan al renacimiento.
    Un cálido abrazo, muy apropiado para esta convocatoria.

    1. Ángel Saiz Mora

      Si es cierto que existe, tal vez el fuego eterno sea necesario, como destino final de almas torcidas y sin remedio. Pero puede que un mundo sin él resultase mejor, en todo caso, diferente. Ya que el que tenemos no es perfecto, ni mucho menos, igual no perderíamos nada con probar. Es cierto que los cambios dan miedo, pero a veces son a mejor.
      Mil gracias, tocayo. Ahí va otro abrazo cálido para empezar este año con doses.

    1. Ángel Saiz Mora

      En fútbol y en política procuro no tomar partido en público, que siempre surgen enemigos. No obstante, el calvario vital de este hombre le dejó inmunizado de cualquier tormento, eso sí que es una vacuna definitiva.
      Muchas gracias, Rafa.
      Un abrazo

  3. Gran ingenio para trabar las palabras. Gran imaginación para componer las historias. Gran maestría para mantener el misterio. Gran escritor y, sobre todo gran hombre. Ese eres tú, Ángel.
    Muy bueno. Como siempre.
    Abrazos de enero sin frío y con ausencia de calidez (paradójicamente).

    1. Ángel Saiz Mora

      Sí que está siendo un invierno atípico, aunque es mejor no decirlo muy alto, no sea que venga otra Filomena.
      Lo que a mí me ha aportado calidez es una novela que me ha acompañado durante algunas semanas y que terminé casi al final del año: «La resurrección de Jandra Sweet», una lectura muy recomendable. Ingenio, imaginación, maestría, buena escritura y buen fondo son todas cualidades de su autora.
      Mil gracias, Mercedes.
      Un abrazo

    1. Ángel Saiz Mora

      Igual que le sucedió a uno de los personajes, hasta que no se reúnen y encajan todas las piezas no es posible comprender lo que ocurre; solo después puede actuarse en consecuencia.
      Muchas gracias, Aurora.
      Otro abrazo grande para ti.

  4. CALAMANDA NEVADO CERRO

    Hola, Ángel.
    Nos has llevado y traido por este singular suspense, y a sabiendas que el final sería inesperado, has conseguido hacernos reir y reflexionar.
    Suerte y feliz 2022.
    Abrazos

    1. Ángel Saiz Mora

      Suscitar una sonrisa y un poco de reflexión aporta sentido a cualquier cosa que podamos escribir o decir, por lo que no puedo por menos que agradecer tus palabras.
      Abrazos y feliz 2022, Calamanda

  5. Salvador Esteve

    No puedes infringir sufrimiento a quien transita por las brasas de la adversidad y del dolor durante toda su vida. Un relato duro, pero que, con toques de humor, nos muestra las tinieblas de una existencia. Gran relato, Ángel. Un abrazo y feliz 2022.

    1. Ángel Saiz Mora

      El hombre estaba vacunado de todo, nada peor de lo sucedido podría ocurrirle ya. De cualquier cosa se puede extraer alguna ventaja, hasta de las calamidades.
      Muchas gracias, Salvador. Otro abrazo para ti y feliz 2022.

  6. Aurora

    Hola, Ángel
    Está claro que a este individuo las desgracias le hicieron fuerte como decía Hemingway e hizo una entrada «extravagante» en el infernus, me pregunto qué haría para acabar allí y destronar al del tridente, o quizás era éste su único propósito por todo lo que había pasado durante su vida…un texto muy ingenioso desde luego, está genial!
    Feliz año, abrazos

    1. Ángel Saiz Mora

      La verdad es que el hombre tenía más ganado el cielo que el infierno. Tal vez terminó en el segundo para acabar con ese lugar de sufrimiento y hacer que el ángel caído se cayera de nuevo, quizá de forma definitiva, porque cada vez que levanta cabeza no hace nada bueno.
      Gracias, Aurora
      Abrazos y feliz año.

  7. Lucas Romano

    Cómo está el mercado laboral, ya no tienes el puesto asegurado en ningún sector, aunque tengas trienios y trienios de antigüedad. Muy bueno, Angel.

    1. Ángel Saiz Mora

      No se respeta ni lo más sagrado. Por lo menos, antes quedaba el recurso de mandar al jefe al infierno en caso de despido, pero ya ni eso.
      Gracias por leer, Lucas.
      Un abrazo

  8. La Marca Amarilla

    Genial relato, campeón!!

    Me quedo con el escalofrío inicial!! Jajaja Haz siempre caso a tu cuerpo, algo malo se avecina.

    Muy bien hilvanado!!

    Suerte, Ángel!!
    Feliz año

    1. Ángel Saiz Mora

      La naturaleza es sabia, desde luego, no se nos debería olvidar que formamos parte de ella y hacer caso a sus señales, porque todo sucede por algo. Un escalofrío, un pálpito, una inquietud estomacal, pueden confirmarse como falsa alarma, pero también ser el principio de una pequeña revolución, o no tan pequeña.
      Mil gracias, ¡campeón!
      Deseando leer el tuyo.
      Un abrazo y feliz año

  9. Tu relato dirá lo que quiera, pero como comienzo es bueno. Y para colmo, lo haces con ambos términos. Me gusta pensar que el diablo también puede dar fríos recibimientos. 😉 Hasta el diablo parece estar en horas bajas en estos tiempos que corren. Has conseguido que casi dé más pena el Príncipe de los infiernos que el pobre tipo sufridor. No me extrañaría que cualquier día salga por algún telediario pidiendo perdón. Genial, Ángel. Suerte y abrazos.

    1. Ángel Saiz Mora

      Estamos en una época en la que a veces se pide perdón por hechos ocurridos hace años siglos, como ocurrió con el Vaticano con Galileo, o con el Gobierno alemán con los nazis, así que no es de extrañar que, como bien dices, Lucifer pida cualquier día disculpas públicas por su pasado malévolo.
      Gracias por tu lectura y comentario, Rafael.
      Un abrazo

    1. Ángel Saiz Mora

      Casi resulta digno de lástima, es cierto, aunque ese «casi» tiene su importancia, pues quien se creía omnipotente ha encontrado la horma de su zapato. Quizá también se le podría aplicar aquello de «a todo cerdo le llega su San Martín».
      Muchas gracias, Puri.
      Otro abrazo para ti.

    1. Ángel Saiz Mora

      Consideramos al infierno como el peor lugar posible, aunque no tengamos pruebas tangibles de su existencia. Sin embargo, «hay otros mundos, pero están en éste», como bien dijo Paul Éluard; entre estos universos, conocemos unos cuantos avernos, nada teóricos, sino tangibles y terribles, tanto, que el príncipe de las tinieblas no puede competir con ellos
      Gracias por leer, saludos y feliz año, José Ignacio

  10. Se nota que dominas el mundillo de los ángeles (¿por qué será?), tanto de los elevados a los cielos como del caído. Has hecho un maravilloso puzle de los que invita a releer para saborear el regusto de un buen relato. Pero, ¡qué tonterías digo, ni que fuera novedad!, siempre haces buen relato.
    Muy bueno, amigo Ángel, te mando doble abrazaco por si alguno se perdiese por el camino o por los infiernos, que ya nada me extraña.

    1. Ángel Saiz Mora

      No niego que, por coincidencia con la denominación de origen con la que se me reconoce, el mundo de esos seres amables no me sea del todo desconocido, aunque, a las pruebas me remito, a veces puede ser más fascinante el de los caídos.
      Mil gracias, Isi.
      Recojo ese par de abrazacos y te hago llegar otros dos.

  11. Anda, a los dos nos ha dado por la crónica. Juro que no he intentado copiar: Procuro no leer antes de escribir para no contaminarme y claro, a veces pasan estas cosas. Pero luego, los relatos, ni punto de comparación: tú juegas en otra liga. ¡Genial!

  12. Ángel Saiz Mora

    No te preocupes. A mí me sucede igual, también procuro no leer mucho antes de poner el mío, para no verme influenciado, luego ya sí. No hay ningún problema
    Muchas gracias por tus palabras.
    Un abrazo, Edita

  13. Hacer tiritar al diablo de inquietud y, encima, lograr que entregue cornamenta y tridente antes de dejar para siempre el infierno no es poca cosa… ¡Todo lo contrario!… Menudo comienzo de año para don Satán que, como se suele decir, encontró la horma de su zapato… sólo nos resta imaginar cómo será esa «era inconcebible» de la que está viviendo el principio, cosa que en su actual contexto, no es muy difícil de hacer…

    Un placer leerte, ÁNGEL querido, ¡aun «en la decadencia», jaja!

    Cariños,
    Mariángeles

  14. Ángel Saiz Mora

    La verdad es que, tal como está el mundo, si el príncipe de las tinieblas, decepcionado y autodesterrado, desea afincarse en otro territorio que le sea propicio, seguro que encuentra algún rincón no muy lejos de nosotros, en este planeta lleno de desigualdades y tensiones. Por otro lado, si el infierno pierde su sentido, tal vez ya no haya miedo alguno a infringir normas. Ahí queda esa hipótesis abierta.
    Muchas gracias, Mariángeles, ya sabes que a mí también me gusta leerte.
    Un abrazo

  15. María Jesús Briones

    Me encanta la habilidad que tienes para hacernos creer algo y darlo la vuelta con una estocada final que lo cambia todo y nos hace reflexionar. Ingredientes que todo buen micro debe tener.
    Lo he disfrutado mucho, Ángel.
    Un abrazo

  16. Ángel Saiz Mora

    Tú sabes bien que un micro, por su brevedad, ha de tratar de no dejar indiferente. Al menos es lo que intentamos.
    Me alegro que te guste, María Jesús.
    Muchas gracias y un abrazo

  17. El mismo demonio renuncia a su cargo ante tamaño héroe, ejemplo de estoicismo y resiliencia.
    Hay en tu relato una sutil ironía que apunta a una crítica de la sociedad actual. La sorpresa final acerca de la identidad del narrador es magnífica.
    Genial, Ángel.
    Un abrazo.

  18. Ángel Saiz Mora

    Hay personas que tienen o han tenido una vida más parecida a un tormento, por lo que poco más se les puede martirizar. Por otro ldo, un mundo sin demonio sería algo distinto a lo que conocemos, o igual no, es difícil saberlo.
    Muchas gracias, Carmen. Un abrazo

  19. Hola, Ángel, vaya micro más endiabladamente bueno. ¡Qué sorpresa nos aguardaba al final! Sacar de quicio y hacer que deje el mando al mismísimo demonio es toda una proeza. Me gustaría saber qué puede haber llevado a merecer el infierno a una persona que ha sufrido tanta injusticia en su vida. Seguro que cualquier cosa que hiciera sería humanamente comprensible, pero por lo visto no a los ojos del de arriba. Sobre la desaparición de la imagen del demonio, iría paralela a la desaparición del mal. El uno sin el otro no pueden existir y creo que estamos cada vez más lejos de que eso llegue a ocurrir, por desgracia, a pesar de todos los avances, el mal entre los hombres goza de muy buena salud. Suerte con este relatazo. Un abrazo.

  20. Ángel Saiz Mora

    Tienes toda la razón, un hombre que ha sufrido tanta desdicha tendría ganado el cielo, pero quizá el listón está muy alto o son otros los méritos para permitir el acceso. Por otra parte y como bien dices, ojalá no tuviera sentido un lugar donde se castiga eternamente el mal, porque éste se hubiese erradicado; es cierto que estamos a años luz de que eso suceda.
    Gracias por leer y comentar, Juana María
    Un abrazo

  21. Dice el refrán que más vale lo malo conocido…Pues eso, quizá ese diablo sustituto sea más demonio que el que cuelga el tridente, pero hasta que eso sea comprobado, con historias como la tuya lo que está asegurado es pasar un muy buen rato; me encanta comprobar que tu ingenio sigue al alza.
    Mucha suerte y un abrazo

  22. Ángel Saiz Mora

    No sabemos si este condenado tomó las riendas del averno, dándole quizá otro sentido, o, simplemente, la empresa se vino abajo, descabezada de su líder, tras perder su sentido punible.
    A mí lo que me alegra es leer tus letras, como también agradezco mucho que te detengas en las mías.
    Un abrazo, Paloma

  23. Francisco Javier Igarreta

    Madre mía, el diablo en primera persona. Yo creo que, en caso de que dimitiera de sus funciones habría más de un sustituto. Tal vez, al principio no darían la talla, pero con un poco de práctica…
    Un abrazo y suerte.

  24. Gloria Arcos

    Que relato tan bueno, Ángel. Nos mantienes intrigados hasta el final y ahí vemos que hasta el Diablo puede ser doblegado por un pobre sufridor.
    Seguro que estará entre los ganadores. Enhorabuena compañero de la noche. Un abrazo. Gloria

  25. Ángel Saiz Mora

    Candidatos a diablo debe de haber muchos, sin duda. Hay cosas en las que todo es ponerse. Ya se sabe que el lado oscuro es seductor y engancha.
    Muchas gracias, Javier. Un abrazo

  26. Ángel Saiz Mora

    Belcebú se encontró con la horma de su zapato cuándo, dónde y con quién menos se esperaba.
    Me alegra que te guste, Gloria.
    Muchas gracias y un abrazo

  27. Enrique Mochón Romera

    Hasta las peores torturas pueden parecer caricias a alguien tan castigado por la vida. Corren malos tiempos incluso para el lado oscuro. Muy acertada tu historia y también su título, y con un final abierto en el que uno puede imaginar a su antojo los cambios que se producirán a partir de ese momento en una institución tan sólida como el infierno. El tema da para escribir una larga serie de crónicas. Suerte con esta gran propuesta, Ángel, y un fuerte abrazo.

  28. Ángel Saiz Mora

    Nos las prometemos muy felices, pero todo es frágil y cambiante, hasta el infierno, su fuego eterno y su encargado. Cuando menos se espera todo puede desmoronarse y nadie está libre de ello, ni el mismísimo Belzebú.
    Mil gracias, Enrique.
    Un abrazo y suerte

Dejar una respuesta