Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

36. DESCANSO CASI ETERNO (Rafa Olivares)

Durante siglos, nadie vino a perturbar nuestro sueño. Ni siquiera los típicos vecinos que alguna vez necesitan un poco de sal o de arroz para la comida o bien quieren obsequiarnos con un racimo de dátiles recién cogidos o con un hojaldre de leche y miel. Nada, ni la más mínima interrupción o molestia. Sin embargo, cuando ya creíamos gozar del reposo eterno, empezaron a oírse golpes de pico y pala, voces, música extraña de instrumentos irreconocibles, bocinas estridentes y gritos desagradables. El ambiente se tornó insufrible, hasta que hoy ha irrumpido en la mismísima Cripta de los Faraones, con casco, linterna y lleno de polvo, un celoso escriba municipal requiriendo algo así como una Cédula de Habitabilidad de la pirámide.

16 Responses

  1. Pobres Faraones! No tenían bastante con los saqueadores de tumbas que ahora también tienen que aguantar a los burócratas. Yo que ellos le atizaba en toda la cocorota con el cetro, a ver si así les dejan en paz de una vez. Y rogando porque no aparezcan los del museo…
    Original y divertido relato, Rafa, mucha suerte y un abrazo.

  2. Ángel Saiz Mora

    Nadie tiene asegurado nada, ni siquiera eso para lo que se dice que no hay remedio: la muerte. Ni aún fuera de este mundo, ni habiendo sido faraón, dejan a la gente descansar en paz, los escribas municipales son capaces de llegar donde ni los vecinos que piden arroz pueden.
    Un relato muy simpático, con su trasfondo social.
    Un abrazo y suerte, Rafa

  3. Rosa Gómez Gómez

    Ni los faraones se salvan! Cada vez es más complicado eludir al funcionariado empeñado en cumplir su tarea. Aunque por otro lado no se implican tanto con las construcciones ilegales en la costa o en la montaña.
    ¡Que la maldición de la momia caiga sobre nosotros!
    Divertido!

  4. Ana Fúster

    Qué mal está el tema de la vivienda (y parece que también el de la morienda). A poco que se descuiden, los declaran okupas.
    Qué imaginativo y qué divertido. Un abrazo y suerte, Rafa.

  5. Pablo Núñez

    ¡Qué relato más bien hilado! Primero, con toda naturalidad, cuentas una posible situación cotidiana, y poco a poco atrapas al lector hasta llevarlo por un viaje en el tiempo hasta ese final entre arqueólogos que perturban la tranquilidad, y que demuestra, una vez más, la maestría de tu pluma, Rafa.
    Un saludo y suerte con él. Nosotros ya la hemos tenido al leerlo.

  6. Hola Rafa:
    Si en vez de faraón fuese La Faraona, les habría dicho aquello de «Si me queréis, irse!».
    Lo cierto es que además de original, y simpático, el relato está genial, y almacena un tesoro (si me permites el símil) detrás, por lo realista. De hecho, conozco gente que no quiere morirse por no dejar tanto papeleo a sus parientes.
    Un abrazo y enhorabuena

Leave a Reply