Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

03. DESDE EL INFIERNO

Regresó de su voluntario exilio interior y decidió enfrentarse a sus demonios de una vez por todas.

La bondad no tiene buena prensa y estar siempre del lado de los tontos, como le decían, había acabado agotándolo.

Entonces, se alzó desde lo más profundo del infierno y se convirtió en el gigante que nunca quiso ser.

Y el recién nacido ángel vengador exterminó a sus enemigos,  expulsándolos, definitivamente, de su vida.

Una gloriosa mañana se asomó al amanecer y, por fin, sonrió al sol.

Y el sol hizo brillar su nuevo par de amenazantes colmillos.

6 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    En nuestra tradición existen ángeles asociados a la bondad, mientras que otros han renegado de este camino para pasarse al célebre lado oscuro, basado más en la fuerza, la intimidación y el egoísmo. Tu personaje pasó voluntariamente de un extremo a otro, convencido de las ventajas del segundo, tras valorar pros y contras. No somos quienes para juzgarle, el tiempo le dirá si se equivocó o no.
    Un relato sobre la posibilidad de elegir entre el bien y el mal, esa dicotomía presente en la mayoría de nuestros actos, sin necesidad de ser ángeles o demonios, aunque lo más probable es que todos tengamos algo de las dos cosas.
    Un abrazo y suerte, Puri

  2. Puri Rodríguez

    Hola, Edita. Te agradezco mucho tu comentario, conciso pero muy acertado. La eterna dicotomía que, en multitud de temas, nos presenta a veces la vida. Aunque me temo que mi personaje, agotado, también se ha decantado, al fin, por el lado oscuro. Un beso, guapa.

  3. Hola, Puri. Un ser curioso que se cansa del bien, de la tontería asociada a la bondad. La bondad por simple bondad no tiene sentido o al menos ese ser ya no comparte esa idea. Muy buen texto de enfrentamiento interior que termina en el lado malo (el lado interesante, por supuesto 😉 ). Suerte y abrazos, Puri.

  4. Puri Rodríguez

    Graaaacias, Rafa. Como siempre, has entendido a la perfección el sentido último de mi relato. No siempre el lado políticamente correcto de la vida es el más conveniente. A veces, es necesario seguir el punto de fuga. Un abrazo.

Dejar una respuesta