Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

77. Dientes, dientes…

Viajes increíbles, comidas en los mejores restaurantes, fiestas estupendas, risas y felicidad a raudales. ¿Quién no querría tener una vida tan envidiable como la suya? Todo el mundo hace clic en «Me gusta» menos él mismo.

6 Responses

    1. Barceló Martínez

      Hola, Juan.
      Gracias por pasarte a comentar mi escueto relato. Creo que se puede extraer mucho de esta pequeña crítica en tan pocas líneas. El «postureo» muchas veces esconde frustraciones, envidias y otros desajustes. Yo no entiendo esa necesidad de aparentar.
      Un refrescante saludo, querido compañero.

    1. Barceló Martínez

      Hola, Carmen.
      Gracias por tu comentario. Es siempre un placer cruzar unas palabras contigo.
      Un abrazo con todo mi afecto.

  1. Si hubiera habido un botoncito de «No me gusta» para cliquear, dudo que el envidiado hubiera hecho clic en él… aunque a decir verdad, ni siquiera le hubiera hecho falta: esa omisión de él (no hacer lo que todo el mundo hace) lo dice todo…
    Así pasa con la gente que vive de la envidia ajena: no dejan de ser una cáscara que nada de lo que tienen y ostentan puede llenar…
    «El dinero no hace a la felicidad»: ¡Qué bien que refleja tu micro este refrán!

    Me gustó leerte en versión condensada, Barceló querido…

    Cariños,
    Mariángeles

  2. Barceló Martínez

    Hola, Mariángeles.
    Creo que, como bien apuntas, el botoncito de «No me gusta» debería aplicárselo cada cual a sí mismo para tratar de corregir lo que no le complace su vida, en vez de tratar de hacer ver falsamente que todo es de color de rosa. Yo siempre digo que se puede engañar a los demás, pero la peor mentira que puedes decir es la que te dices a ti mismo.
    Gracias, siempre, por tu atención, querida amiga argentina. Un abrazo.

Leave a Reply

?>
slot toto toto slot slot toto gacor situs slot toto slot gacor hari ini situs slot gacor slot terupdate situs slot toto terbaru