Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

26. DIETA SILVESTRE (Rafa Olivares)

Al abuelo Juan Salvador, que ya no andaba ni hablaba, lo sacábamos todas las mañanas en su silla de ruedas al balcón, bajo el cobijo del toldo, para que se entretuviera mirando al parque. Cuando nadie lo veía, se encaramaba a la barandilla y salía revoloteando hasta la rama de un castaño de indias. Allí observaba los juegos de los niños, los arrumacos de los enamorados, los paseos de los ancianos y los trabajos de los jardineros. A veces, algún empleado municipal le increpaba por subirse al árbol. Él nada decía y seguía a lo suyo. Después, planeaba hasta el suelo a comer semillas e insectos, que encontraba con habilidad entre la hierba, y se acercaba al estanque a sorber algo de agua. Antes de la hora de comer, alzaba el vuelo de vuelta al balcón y se sentaba en su silla como si nada hubiera pasado. Ahora mamá anda preocupada, dice que últimamente el abuelo no come mucho.

10 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Surrealismo, lírica, originalidad y, probablemente también, homenaje al Juan Salvador Gaviota de Richard Bach, un personaje libre, auténtico, diferente al resto, que actúa como nadie se espera en pos de su curiosidad innata, la misma de este anciano, a quien nadie puede poner límites, por aquello de genio y figura hasta la sepultura.
    Sus familiares se preocupan por él, lo cual les honra, pero es innecesario. Siguiendo con los refranes, ya se sabe que no comer por haber comido no es tiempo perdido.
    Un abrazo y suerte, Rafa

  2. Gracias, Ángel. Siempre tan certero en tus apreciaciones. Efectivamente, los espíritus libres e inconformes también se hacen mayores, pero ello no necesariamente implica que pierdan su esencia.
    Un abrazo.

  3. Isabel Cristina Fernández Sánchez

    Hola Rafa,
    Totalmente de acuerdo con lo que te dice Ángel; solo quiero añadir que yo de mayor, quiero ser como tu abuelo.
    Un micro precioso e ilusionante.

  4. Hola, Rafa. Juan Salvador Gaviota marcó mis primeros años de facultad, por lo que me ha encantado encontrarlo aquí, ya viejito, pero con sus ansias de volar y su curiosidad intactas… Menos mal que su nieto (¿Juan Salvador Gaviota Junior?) sabe de estas andanzas a hurtadillas y guarda el secreto de su abuelo, que pareciera que no come mucho cuando es todo lo contrario…

    Una dieta silvestre y secreta que se las trae…

    Besotes😘😘😇😇

Dejar una respuesta