Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

64. El abrazo del ángel.

El edificio en el que a duras penas ha conseguido esconderse está en ruinas. Los muros apenas se tienen en pie y de los grandes ventanales que antaño los coronaban solo quedan algunos pedazos de vidrio con restos de sangre.

Le cuesta respirar, y la herida que le acompaña desde la última reyerta insiste en abrirse camino en su interior.

Recostado sobre unos cartones, y a esas alturas de la guerra, su esperanza de vida es un hilo cada vez mas fino que ya no alcanza a sujetar.

A través de las ventanas desvencijadas mira al cielo. Parece que algo se acerca. La vista también empieza a fallarle. Se frota los ojos con la parte mas limpia de su manga y vuelve a mirar.

Siempre se ha considerado creyente, incluso en los peores momentos.

La imagen está cada vez más cerca, envuelta en una aureola brillante. Su madre le dijo cuando era niño que todos tenemos un ángel de la guarda que cuida de nosotros y nos guía en el camino al más allá.

En su último aliento, el soldado le tiende la mano al ángel y se marcha con él, antes de que el misil destruya el edificio.

 

3 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Tu protagonista, agobiado por las circunstancias y en inminente peligro, cree ver una mano salvadora que le conduce a una mejor vida cuando todo parece perdido. Puede que todo sea fruto de su fe desde la infancia, un último intento de aferrarse a algo en un ambiente donde impera la destrucción, previa al vacío eterno, pero puede que también sea cierto eso de que no todo está perdido con la muerte. Este personaje no va a regresar para confirmarnos una de las dos opciones, queda al criterio del lector, aunque queda también un espacio para la esperanza.
    Un saludo y suerte, Alfonso

  2. La sensación de sentirse a salvo es tan importante como estarlo. Una mano puede ser la diferencia entre irse solo o acompañado, incluso fuera de este mundo. Una historia que nos lleva a la actualidad de la guerra (que por desgracia siempre está ahí). Suerte y abrazos, Alfonso.

Dejar una respuesta