Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

44 EL CONSTRUCTOR DE HISTORIAS (IsidrøMorenø)

Se acercaba Halloween y aún no tenía relato para el dominical del periódico. Me propuse escribir sobre un trozo de historia que, hacía poco, había oído vagamente por la radio. Esa noche anoté algunas ideas, pero era muy tarde y las musas estarían dormidas o, simplemente, me ignoraban.

Ya en la cama seguí imaginando historias de sombras que habitaban la vivienda y que, como imperfectos hologramas, se me aparecían y se desvanecían, primero en el pasillo, luego, en cualquier otra estancia. Las fugaces sombras siempre eran de dos fornidos varones cuya presencia yo percibía por el ruido de su respiración, o veía por el rabillo del ojo unas cimbreantes líneas de siluetas o, directamente, me topaba con las sombras negras; a veces más negras que la oscuridad del pasillo.

Mi esposa me despertó de aquella aterradora pesadilla. No volvimos a comentar nada sobre ese tema. Me propuse que nunca más me iría a la cama con historias de terror en mente.

Una semana después, me he sentado a escribir el relato para el periódico. Tengo angustia. Sé que ahora están detrás de mí. Percibo su frío aliento en mi nuca, pero no me atrevo a mirarlos desde hace una semana.

5 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Tener imaginación está muy bien, el problema es cuando los límites entre realidad y fantasía, en este caso con mieditis incluida, se difuminan.
    Al menos, el relato que pretende escribir ha de salirle terrorífico por fuerza, el tuyo tampoco anda escaso de ello.
    Es curioso que con el tema del miedo, que yo recuerde, nadie haya ambientado hasta ahora su historia en Halloween.
    Un abrazo y suerte, artista

  2. María Jesús Briones

    Tu personaje es muy sensible y se contagia del pánico del ambiente Halloween: calaveras, esqueletos, brujas y demás difuntos que nos recuerdan el futuro, para hacerlo de algún modo presente.
    Mucho miedo y mucha suerte por tu estupendo relato.
    Besito y saludo virtual.

    1. No sé si el personaje estaba contagiado por el ambiente Halloween o quizás, y más probable, por la obsesión de tener que escribir sobre el miedo. Sabes que cuando la inspiración no llega lo que sí puede llegar es la obsesión en mitad de la búsqueda.
      Muchas gracias, amiga, por leer y comentar.
      Un abrazo fuerte.

  3. ¿Quién dijo que las musas deban ser entes amables que siembren de coloridos pétalos el camino de nuestra inspiración?
    Pues no, amigo mío. Pueden ser seres terribles, y deben serlo si pretendemos que estimulen el lado más oscuro de nuestra imaginación. Y esto último, imaginación, es lo que abunda en este estupendo relato tuyo, con un final que pone a flor de piel uno de los miedos más ancestrales, el de las pesadillas hechas realidad.
    Fantástico, Isidro. Me ha gustado mucho.
    Un abrazote.

Dejar una respuesta