Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

70. El discurso del miedo (Alberto BF)

Madrid, Noviembre de 2021.

Hace tiempo que no salgo de casa. Ni siquiera, a por el pan. Cómo voy a salir.
Tengo miedo, no hago más que escuchar en los medios que en cuanto pise la calle, ocuparán mi piso.

Y que lo ocupen no será lo peor; no hay duda que lo hará una pandilla de inmigrantes, de esos que vienen a quitarnos nuestros trabajos y violar a nuestras mujeres.
De pensarlo me dan los siete males.

Afortunadamente, puedo hacer la compra por internet y así evito, además, tener que esquivar a vagabundos dispuestos a robarme si me acerco a las tiendas del barrio.
Y si enfermo, me atenderá el médico por videollamada, gracias a mi seguro de salud privado. Qué tranquilidad.

Eso sí, mataría por unas cañas. Fútbol, misa y toros también se echan en falta, aunque menos. Los puedo ver en televisión.
Pero unas cañitas, así, fresquitas, en una terracita… son tan imbatibles como un chuletón al punto.

Creo que al final contrataré la alarma. Dicen en la radio que la seguridad es fundamental. Y sentirme libre, más.

Aunque hay algo que me angustia: ¿me dará tiempo a contratarla antes del gran apagón mundial?

2 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Has hecho una enumeración muy actual, a través de este personaje tan temeroso, de parte de los miedos colectivos que nos aquejan, con el mensaje implícito, tal vez, de que no queda otra que vivir con los riesgos, que son esos y muchos más. Ni aislándose en una burbuja se evitan todos los males, además, qué vida sería esa.
    Un relato para la reflexión, que bien parece inspirado en las noticias diarias, terroríficas si nos tomamos todo muy a pecho.
    Un saludo y suerte, Alberto

    1. Alberto Benito

      Muchas gracias por tu comentario, Ángel.
      Efectivamente,se trata de un personaje muy temeroso. Un ciudadano que responde tal y como quieren las élites ante el discurso del miedo que plantean: cómprame una alarma y vive sin preocuparte de los okupas con los que te bombardeamos en los medios de comunicación que informan a mi dictado, paga tu seguro privado para poder acceder a unos servicios que antes eran públicos y ahora sólo están al alcance del que pague dinerito para que mi negocio funcione.
      Y bueno, por otro lado, la tan devaluada «libertad» en los últimos tiempos, que algunos personajes se apropian como si fuera su patrimonio. Una palabra con tanto significado, tan vital y necesaria, que se ha convertido en un eslogan asociado a la mediocridad personificada.
      Muchas gracias, y suerte a ti también!

Dejar una respuesta