Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

54. El último Cercanías

«Esto de estar muerto es que es para vivirlo», me dice Nicolás. No he conocido a nadie que se queje más que él. Que si los perros no dejan de ladrar a su paso. Que si está harto de tratar sólo con muertos. Que si echa de menos los placeres de la vida. Sube siempre en la parada del cementerio y se sienta a mi lado. Confiesa sentirse mejor desde que sabe que al menos yo puedo verlo. Mira ávido cuanto llevo encima mientras me habla, con excitación contenida cuando descubre algo que le gusta de un modo especial. Como mucho, dice: «Zapatillas nuevas, ¡eh!». A las chicas las observa con discreción y una mezcla de anhelo y tristeza. «No sabes lo que fastidia morirse joven», suelta de pronto. Yo me callo, pero tampoco es que sea un muchacho. O bien: «Yo era un tío elegante, ¿sabes?». Y ahí sí que le doy la razón, porque aún se le ven hechuras. Suele quedarse inmóvil cuando llega el revisor, como inseguro de su invisibilidad. Por su gesto al mirarme pagar el billete, diría que es el único momento en el que no envidia mi condición de vivo.

12 Respuestas

    1. Enrique Mochón Romera

      Muchas gracias, Yolanda. Valoro mucho tu opinión y me alegra lo que dices. Lo del libro lo veo muy difícil, siempre. Un abrazo.

  1. Si algo puede envidiar un muerto, es estar vivo. La frase inicial de tu protagonista ya lo anuncia y es una feliz invitación a la lectura del relato.
    Un humor muy fino lo atraviesa, hasta la culminación del final con el gesto del personaje.
    Una propuesta magnífica, Enrique.
    Un abrazo.

    1. Enrique Mochón Romera

      Muchas gracias, Carmen. Al final me he decidido por una envidia más o menos justificada, y creo que tu razonamiento del principio sintetiza la idea del relato. Me alegra que te haya gustado y también que hayas conectado con ese desenfado que he querido dar a la situación. Un abrazo.

  2. Pablo Núñez

    Así se escribe, Mochón. Para enmarcar. Un principio que atrapa, una forma de narrar sencilla y exquisita y un final de traca. La originalidad a la hora de tratar el tema es otro plus. Un verdadero placer leerte, Henry.
    Abrazo.

    1. Enrique Mochón Romera

      El placer es recibir comentarios como el tuyo, Paul. Pienso que este es uno de esos relatos que a algunos también pueden dejar indiferentes. Muchas gracias, generoso. Un abrazo.

  3. María Jesús Briones Arreba

    Entre la realidad y el absurdo has conseguido una historia atractiva y divertida que invita a pensar.
    Me ha gustado mucho, Enrique

    1. Enrique Mochón Romera

      Muchas gracias, Bea. En realidad no ocurre gran cosa en esas 200 palabras, pero si se hace agradable su lectura, esa era mi intención. Lo del libro ya está más difícil, jajajjaja. Un abrazo.

    1. Enrique Mochón Romera

      Muchas gracias, María. Me satisface mucho todo lo que me dices, especialmente lo de la dulzura porque es algo que se fue imponiendo por sí solo. Un abrazo.

Dejar una respuesta