Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

77. EL ZULO

Escuchamos el chirriar de la cerradura y nuestros cuerpos se tensan. Contenemos la respiración. Esperando. Trae una nueva. Tiene los ojos rasgados y parece muy joven. La ha empujado sobre el jergón infecto que hay en la esquina y se ha ido.

Ella gimotea sin cesar. Ninguna se acerca a consolarla. Cuando logra calmarse un poco empieza a hablarnos de su vida. Salía de clases de inglés, sus padres la estarán buscando, nunca llega a casa más tarde de las diez. Se culpa por haberse fiado de él, y vuelve al llanto como quien vuelve al calor de un abrazo.

Sabemos como se siente, en unos días empezará a perder la esperanza, a sentir que sus recuerdos no le pertenecen.

Nosotras respiramos tranquilas, durante las próximas noches nos dejará en paz. Aunque ninguna saca el tema estoy segura de que todas pensamos lo mismo. Dijo que acabaría con nosotras cuando terminase la colección, a ella no le decimos nada, miramos nuestras pieles, nuestros rasgos, solo le faltaba una oriental. Y ya no hay más colchones vacíos.

7 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Un coleccionista de muchachas, a las que arrastra con engaños y utiliza sin miramientos y, por si todo esto fuera poco, planea terminar con ellas con la misma compasión que ha demostrado hasta ese momento, es decir, ninguna.
    Por fortuna, existen pocos monstruos, pero haberlos y por desgracia, los hay. El de tu relato es de los peores. Él no habla, pero por los pensamientos y palabras del resto de personajes, sus víctimas, sabemos de lo que es capaz.
    Un abrazo y suerte, Yolanda.

  2. Gloria Arcos Lado

    Yolanda, esta es de las colecciones más macabras, y el coleccionista será en breve un asesino en serie. Muy buen y crudo relato que nos recuerda que hay pocos monstruos pero que sin duda este es uno de ellos. Querida Yolanda, que te sea leve esta cuarentena. Un abrazo virtual. Gloria

    1. El coleccionismo contado desde el punto de vista de los «coleccionados»… Original. Además, porque no son objetos, sino personas. Eso sí, amontonadas a la fuerza, como todas las colecciones, y con fecha de caducidad.
      Siniestro, oscuro y macabro psicothiller. Apuesta valiente que merece premio.
      Suerte y felicidades, Yolanda!

Dejar una respuesta