Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

44. Experimento con gigantes

Considerados tradicionalmente rudos, hostiles y desalmados, estos seres escapaban al estereotipo de la felicidad, el amor y la belleza, de ahí que constituyeran mi mayor reto.
Esta vez, yo había puesto la mira en Polifemo, así que fui observándolo y tomando notas discretamente.
Al principio me ignoró. Resoplaba mientras descargaba su agresividad haciendo trazos sin sentido en un lienzo.
Al tercer día me miró de soslayo. Los rayajos coloridos del lienzo iban resultando conocidos y él parecía menos furioso.
El quinto día fue definitivo. La ira había desaparecido y su rostro tenía una expresión placentera. El entusiasmo que ponía en los trazos de lo que resultó ser una mujer era tal, que el lienzo parecía vivo y por primera vez se comunicó conmigo, pidiéndome con elegancia y lucidez que me acercara a contemplar la belleza de su amada.
Mientras iba retocándola, observé que su ojo desprendía el mismo éxtasis que yo había visto en el Rey Salomón por la Reina de Saba o en Julio César por Cleopatra: una pasión torrencial.
Esa evidencia para mí fue concluyente. Por eso, antes de volar en busca de los Hecatónquiros hice una última anotación: “la flecha es efectiva también en los gigantes”.

6 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Nadie se libra de las flechas del amor cuando son certeras, sin importar el tamaño, la actitud o el poder. Incluso dentro del gigante más temible late un corazón vulnerable, susceptible de sensibilidades, posiblemente de una magnitud acorde con sus dimensiones. Seguro que sucede lo mismo con esos seres de cien brazos con los que el inquieto Cupido va a proseguir sus experimentos.
    Un abrazo y suerte con este relato, Cecilia.

  2. Cecilia Rodríguez Bové

    Así es Ángel, el amor siempre aproxima, reconduce la ira y nos hace mas humanos.
    Muchísimas gracias por pasar y dejar tu certero comentario. Un abrazo.

Dejar una respuesta