Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

76. Falta de imaginación

Era la hora de la siesta y sus nietos le pedían a coro el cuento de un elefante rosado.

Encarna conocía muchos cuentos para niños, pero no de elefantes, y menos que fueran de color rosado; además, su pobre fantasía era un cazo desfondado con el que no podía atrapar las ideas y las palabras indispensables para dar forma a un relato.

 

Apenada ante la evidencia de que iba a defraudar a todas esas caritas que la miraban con ilusión,  elevó al cielo una mirada suplicante y prometió que daría no importa qué por un elefante de color  rosa.

Entonces la vio.

Con su abanico  y su batería de aerosoles  enfiló muy decidida hacia la pequeña nube: mullida, maleable, apropiada.

12 Respuestas

  1. Maite Moreno

    !Las abuelas!, siempre intentando suplir carencias para complacer.De esta tendrán para siempre su recuerdo en forma de elefante rosa.
    Me gusta, ternura e imaginación. Un bico.

    1. Jorge Zas

      Sí, Maite, como bien dices, estos niños nunca olvidarán el elefante rosa de la abuela. Quienes tuvimos la dicha de disfrutar a nuestros abuelos, atesoramos recuerdos que nos acompañarán de por vida.
      Gracias por tu cálido comentario.
      Un gran bico para ti.

  2. Original cuento, y original la manera de resolver el problema. Quién no ha se ha visto en un apuro a la hora de inventar cuentos para los niños? Y quién no ha jugado a ver personajes en las nubes.
    Enhorabuena por este enfoque diferente para el color rosa.
    Abrazos.

    1. Jorge Zas

      Gracias por tu comentario, Asunción. Me alegro que el relato te haya gustado a pesar de su ingenuidad, pero de vez en cuando hay que abrirle las puertas al niño que llevamos dentro.
      Abrazos para ti.

  3. Bea Porro

    Espero que, el precio a pagar por el deseo pedido, haya compensado a Encarna. Es muy fina la línea que separa la realidad de la fantasía. Buen giro final, como todos los que haces. Un saludo Jorge.

    1. Jorge Zas

      Gracias, Bea, eres muy generosa con tu comentario. En cuanto al precio a pagar por Encarna, yo no le cobraría nada, ¿Tú le cobrarías? Creo que no. Es lo que sucede con las abuelas, te da no sé qué cobrarles sus pedidos. Y por eso se aprovechan. Ja, ja.
      Un cálido saludo para ti.

  4. ton pedraz

    Hola, Jorge.
    Magnífico final para esa abuela atrevida, a la que nada le pone freno cuando se trata de complacer a sus nietos.
    Abrazo y mucha suerte.

    1. Jorge Zas

      Gracias por tu comentario, Ton.
      Esa es la función de abuelas y abuelos, complacer todos los caprichos de sus nietos, que de educar ya se encargarán los padres.
      Un abrazo.

    1. Jorge Zas

      Te lo había adelantado, el rosa no me ofreció nada más que este cuento infantil, pero a pesar de ello, es un placer descubrir que a alguien le ha gustado la historia.
      Un abrazo para ti, Ángel.

Dejar una respuesta