Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

02 FLORENCIO

Mi primer amor tenía siete años, como yo, y ambos íbamos a un parvulario en el centro de Madrid, con dos aulas separadas por sexos, como era preceptivo en la década de los sesenta del pasado siglo.

Una mañana, durante nuestra tediosa lección, oímos la voz de un niño que, desde la clase contigua, gritó: “¡¡¡Puri, me gustas mucho!!!”.

Niñas y maestra lo oímos con toda claridad, pero el silencio se hizo tan atronador que a mí no se me ocurrió otra cosa que contestarle, también a voz en grito, para que me oyera: “¡¡¡Y tú a mí también!!!”. Era la pura verdad.

Nuestra maestra y el suyo hablaron un momento y pasaron al despacho de la directora que, de inmediato, decretó nuestra expulsión a partir del día siguiente mismo. Habíamos transgredido unas normas no escritas.

Aquel episodio supuso mi primera decepción con la oscura y pacata docencia institucionalizada de mi infancia, carente de empatía y sentido del humor con dos críos de tan solo siete años.

No hace mucho busqué aquel parvulario y había desaparecido. Pero juro que ese amor entre Florencio, aquel niño al que nunca volví a ver, y yo, no fue un sueño.

4 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Los niños son espontáneos y sinceros, tienen mucho que descubrir y aprender, pero también es cierto que saben lo que se dicen. Luego están los adultos, que a veces son comprensivos, pero otras se empeñan en cortar esa gracia natural y esas alas maravillosas lo antes posible
    Un relato que es reflejo de una sociedad intolerante, sin empatía, de dirección única. Un suceso que bien podría haber sido real. Un episodio pequeño, en principio sin demasiada trascendencia dentro de una vida, pero de los que, por motivos quizá misteriosos, se recuerdan siempre.
    Un abrazo y suerte, Puri

  2. Puri Rodríguez

    Muchas gracias, Rafa. Es muy cierto lo que dices. Volver a revisitar el pasado suele depararnos una decepción y, en este caso, fue total. De ese colegio y de aquel primer amor nunca más se supo. Un abrazo, guapo.

Dejar una respuesta