Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

43. HIJO DE UN CARPINTERO

Transcurridas varias jornadas la estrella todavía permanece suspendida sobre el pequeño establo de Belén.

En el interior del pesebre un buey y una mula procuran calor suficiente al recién nacido.

Belén se convirtió en un hervidero de pastores, no cesa el trasiego de visitas llegadas desde ciudades lejanas, y es cierta la afluencia de monarcas que viajan con urgencia desde reinos lejanos, allí donde otros pregonan a los cuatro vientos el nacimiento de un nuevo Mesías.

Los curiosos se arremolinan ante las puertas de la cuadra y pugnan por mantenerse el mayor tiempo posible cerca del bebé, en su intento por depositar presentes a los pies del que, aseveran, nació para redimir a la humanidad.

Mientras José se desvive en atenciones hacia tres reyes que permanecen postrados frente al pesebre, colmándolo con cofres a rebosar de oro, incienso y mirra, su esposa, María, se aferra al vientre y se ruboriza al ver cómo el joven aprendiz de carpintero lucha con denuedo por hacerse un hueco entre el tumulto y así poder ver de cerca al niño, para comprobar que sus ojos, como afirman todos, son idénticos a los de él.

 

4 Respuestas

  1. Un hijo de carpintero cuyo padre no es el padre putativo que le atribuyen las Sagradas Escrituras y la historia, y un pesebre que está lejos de esa imagen tradicional y beatífica que solemos tener al pensar en el pesebre…

    Un micro muy osado en su planteo y muy, muy bueno.

    Felicidades, TON.

    Cariños,
    Mariángeles

    1. ton pedraz

      Hola, Mariángeles.

      Un poco de osadía no viene mal en los tiempos que corren. Además, no es más que ficción.
      Te deseo Feliz Navidad, y que 2021 afloje un poquito, para ir regresando a la normalidad.
      Bicos,
      Ton

  2. Ángel Saiz Mora

    Todo es cuestión de fe y, para quien cree, más que los detalles, lo importante es la esencia. El papel de José, que acepta el hijo de su compañera a sabiendas (o quizá no9 de que no es propio, y que ella no ha conocido varón, no se sostendría en la práctica real, pero sí en un relato en el que lo divino y lo sobrenatural se entremezcla con lo humano. En todo caso, este Hijo de Dios, no de José, aunque divino, recién llegado al mundo de los hombres, es comparado con los ojos del padre terreno, aunque biológicamente éste no lo sea.
    Un relato muy apropiado para esta época, en un escenario muy concreto, en el que dos mundos se unen y solo la Virgen María parece tener todos los datos, además del lector.
    Un abrazo, Ton. Suerte

    1. ton pedraz

      Hola, Ángel.
      Como aclaras en el comentario, sólo ella tiene la explicación a las dudas que nos puedan surgir. Muy acertado, como de costumbre.

      Muchas gracias por tus comentarios. Deseo que pases felices fiestas.
      Ton

Dejar una respuesta