Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

HISTORIAS PARA NO DORMIR

lunaAl parecer, una de las fuentes del microrrelato, entre muchas otras, es la tradición oral, las historias cortas que se narraban unos a otros, que se transmitían de generación en generación, o que se contaban al calor de un buen fuego. Y allí, nos lo podemos imaginar, serían frecuentes los cuentos de fantasmas, aparecidos, muertos vivientes, vampiros, hombres lobo, brujas, demonios y demás personajes tan característicos de las historias de terror, que siempre han fascinado en cualquier época, sobre todo cuando hay luna llena. De ahí que quizá este género le vaya tan bien al microrrelato, y que muchos de ellos incluyan elementos de carácter sobrenatural en sus tramas.

La lección, de Kalton Bruhl, es un ejemplo fantástico —en el doble sentido de la palabra—, para ilustrar cómo debe ser una historia de terror bien contada en pocas palabras. Me gustaría destacar dos aciertos (seguro que vosotros podéis destacar otros) que a mí son los que más me han llamado la atención: la originalidad al haber elegido la edad de los “monstruos”, tan acostumbrados como estamos a leer sus andanzas en su versión adulta; y el ritmo empleado para causarnos esa gradación del miedo que se le exige a una buena historia de terror: empieza con el desasosiego del protagonista al encontrarse solo, de noche, en un bosque; sigue con la intranquilidad de no recordar lo que le ha llevado hasta allí; con el dolor y la angustia de haber recibido un daño físico irracional; con la presentación del elemento sobrenatural; y remata con un final escalofriante. Esperemos por lo menos que los chiquillos aprendiesen bien la lección, después de las molestias que se tomó la madre.

Concurso: La Microbiblioteca – Biblioteca Barberà del Vallès Esteve Paluzie  –  Ganador del mes de diciembre.

(1200 caracteres máximo, incluido título – periodicidad mensual)

 

LA LECCIÓN, de KALTON BRUHL

Estaba anocheciendo cuando despertó en medio del bosque. Frente a él estaba la mujer que había conocido por la mañana. Lo último que recordaba era que ella lo había invitado a su casa en las afueras de la ciudad. Intentó levantarse, pero casi de inmediato se fue de bruces. El agudo dolor y la rápida inspección con la punta de los dedos le indicaron que le habían cortado los tendones de Aquiles. La mujer dio un silbido y casi de inmediato dos chiquillos salieron de entre los árboles y corrieron a abrazarse a sus piernas. «Ya está saliendo la luna  -les dijo la mujer, apartándolos de sí-  es tiempo de que aprendan a cazar.» El hombre supo que debía huir. Comenzó a arrastrarse y no miró hacia atrás, ni siquiera cuando escuchó un aullido a sus espaldas y empezó a sentir como los pequeños, pero afilados dientes, se hundían en sus piernas.

 

Enlace:  http://lamicrobiblioteca.blogspot.com.es/2014/01/guanyadors-de-desembre-ganadores-de.html

9 Respuestas

  1. Amélie

    Muy bien, muy bien, me gusta mucho tu sección de micro-champions. No sé con qué quedarme, si con el relato o con la magnífica presentación que haces de él; sin contar las imágenes muy acertadas que acompañan. Desde luego para mí eres un referente.

  2. Paloma Casado

    Rafa, me gusta mucho esta sección que llevas con el esmero de quién hace algo que le entusiasma: Los sagaces comentarios acerca de los micros que por su calidad han alcanzado laureles de gloria,su bien ilustrada presentación, el tono de su crítica. Enhorabuena.
    Por otro lado,este micro de Kalton me parece muy bien ambientado, con una trama sobrecogedora que consigue atraer nuestra atención y que cierra un estupendo y espeluznante final.

  3. Los cachorros de hombre lobo en plena clase práctica. Se ven, se ven esos dientecillos afilados clavándose en la carne. El hombre convertido en presa de una fiera, lo veo como argumento para una peli. Micro inquietante.

  4. Mel

    Me encanta tu sección Rafa, micros estupendos, comentados y buscando las claves de sus éxitos. Efectivamente el terror es un tema muy interesante en micros, donde dejar un final abierto por ejemplo, implícito o sugerido como aquí lo hace aún más inquietante. Y sí, comparto tu apunte sobre el acierto de la edad de los “niños”. Muy buen micro, enhorabuena Kalton.

Dejar una respuesta