Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

37. IMAGINAR DA HAMBRE

Era sábado, día de visita al abuelo.

El abuelo está en un mundo de fantasía al que le gusta llevar a Miguel y éste, como niño que es, queda embobado con las magníficas historias que le cuenta ese viejo encogido y feliz.

Hoy le hablaba de los cíclopes, que tienen un solo ojo y del tamaño escultural de un coloso y de ese medio-dios, medio-humano que era un titán…El abuelo y sus superhombres.

Miguel disfrutaba escuchando esas historias fantásticas y era feliz imaginando esos seres enormes y poderosos. ¡Tal vez algún día…!

 El abuelo necesitaba descansar el músculo de su boca; miró a su nieto y le dijo que era la hora de comer. Miguel asintió con la cabeza, con los ojos muy abiertos por buscar  tanto monstruo de leyenda. Muerto de hambre, caprichosamente, se pidió una hamburguesa gigante con mostaza.

4 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Una hamburguesa gigante puede satisfacer, de forma momentánea, la sed de un niño hambriento. La imaginación, sin embargo, no se sacia nunca; al contrario: a mayor desarrollo más hambre de conocimientos genera, pues el campo se amplía y no tiene límite. No es problema mientras se disponga de una persona gigante en conocimientos y amenidad al transmitirlos, simbolizada en ese abuelo, que con su nieto componen un tándem entrañable.
    Un saludo y suerte, Isabel

  2. Isabel Cristina

    Hola Edita,
    Por supuesto que imaginar da hambre pero también es una magnífica manera de gastar esa fabulosa energía… Mejor no te lo pienses

Dejar una respuesta